Rosario Robles, secretaria de Gobierno d

La primera mujer que ocupa la segunda posición de poder en la ciudad más grande del mundo desgrana
María Antonieta Barragan

Abierto el túnel que lo condujo al gobierno de la Ciudad de México, Cuauhtémoc Cárdenas delega diariamente su confianza y una cuota invaluable de poder en las manos de una joven y a la vez antigua guerrera de la política mexicana, de esa política que durante mucho tiempo acarició la utopía en los muros universitarios, en las calles populares y los barrios marginales, entre asambleas, dogmas y traumas: Rosario Robles Berlanga, la primera mujer que llega a la Secretaría de Gobierno de la ciudad más grande del mundo.

-

Detrás de una apariencia un tanto hosca, se encuentra a una mujer de convicciones, abriéndose paso en medio de la avalancha burocrática, secretarias ancladas en las viejas nociones del servicio público, el fardo pesado del bajo salario, la tentación de un pago extra para poner encima el expediente, el chantaje al ciudadano para otorgarle un permiso. Robles es reactiva a la corrupción y al abuso de poder. No sólo declinó la prestación oficial de un guardarropa, sino que asumió la disminución de su salario junto a su jefe y es, entre todos los nuevos funcionarios de “izquierda”, la más modesta en propiedades.

-

Pero ¿cómo han sido estos cinco meses de gobierno capitalino?, ¿cómo le queda el puesto a Robles?, ¿cuál es el peso político que da a su nombramiento?

-

Sobre esto último responde: “El mensaje del ingeniero Cárdenas es claro en cuanto al reconocimiento de la participación de la mujer y sus aportaciones en la vida económica, política y social de la Ciudad de México. Durante su campaña se comprometió a que las mujeres estarían representadas en una proporción equivalente a nuestra participación en la sociedad; que estaríamos conjuntamente con él tomando decisiones, así que mi nombramiento es una actitud congruente con esta posición.”

-

Robles recuerda, para confirmar su derecho a estar donde está, sus luchas por la democracia, antes de y a lo largo de la era de Cárdenas, su convicción de que se está disputando un proyecto de nación y su pertenencia sólida a los cuadros dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD): consejera nacional, diputada y dos veces miembro de la Dirección del Comité Ejecutivo Nacional del partido. Ella fue una pieza clave al frente de un proyecto –las brigadas del Sol– que dio muchos votos.

-

Se le inquiere la razón por cual la diputada perredista Raquel Sevilla la “acusó” de ser la menos apta para el puesto y de haber sido favorecida gracias a su relación amistosa con Lázaro Cárdenas, el hijo del ingeniero. Su gesto se endurece y contesta que “utilizar a las mujeres en contra de las mujeres es una fórmula tradicional, una política priísta, que se produce en los sótanos del poder y se instrumenta ante los cambios democráticos”.

-

El tema no es de su agrado pero se le recuerda que esa diputada lo es por el PRD y su respuesta deja al descubierto que Sevilla ha ido alejándose cada vez más del PRD y acercándose a posiciones e intereses priístas. Incluso, agrega, la diputada votó en contra de las propuestas que presentó Cárdenas para designar delegados y formó parte de la oposición priísta en el encendido debate por el presupuesto del Distrito Federal. Remata: “No fui el único blanco de sus ataques, sino que fuimos varios; el ingeniero Cárdenas en primerísimo lugar, y el grupo de colaboradores en general”.

- -DIÁLOGO Y TOLERANCIA
-
Pasados algunos meses de haber asumido tal responsabilidad resulta obligado preguntarle cómo se ha sentido en el cargo y si se considera capaz de enfrentar los retos. Contesta que está acostumbrada a luchar en condiciones adversas y eso ha fortalecido su carácter y le ha dado consistencia. Asume que está aprendiendo y dice tener un doble compromiso: “Como política estoy convencida de que se requiere una nueva cultura; en el espacio que a mí me corresponde, la tolerancia y el diálogo son signos que deben distinguir nuestro ejercicio. Como mujer siempre he luchado contra toda forma de exclusión, nunca he aceptado la política de excluir a nadie, no sólo a mujeres.”
-

En cuanto a la capacidad de sacar adelante la abrumadora carga que debe ser llevar ese puesto y sentirse en la mira para señalarle el mínimo error, Robles no se amedrenta y reconoce que no está exenta de cometer errores, menos “en un cargo como el mío”. Advierte, por lo tanto, que está abierta a la crítica, a la reconsideración y, sobre todo, a rectificar el camino si comete alguna equivocación que así lo amerite. Y orgullosa repone: “La única experiencia que no tengo es la de enriquecerme al amparo de un cargo de poder.”

-

Han crecido los cuestionamientos por lo que muchos consideran pocos resultados y un déficit entre lo prometido y lo cumplido en los primeros meses de gobierno cardenista, y se le inquiere sobre este punto. Argumenta que el planteamiento de campaña era para corto, mediano y largo plazo, y dice con firmeza que un deterioro de más de 60 años no puede resolverse en tres. “Esta es una etapa de transición, apenas sentaremos las bases para reorientar el rumbo de la ciudad, pero de ninguna manera en tan poco tiempo podremos resolver sus grandes problemas. Tenemos la obligación de decirle a los ciudadanos hasta dónde podemos cumplir, qué es posible realizar en el corto plazo, cuáles asuntos exigen más tiempo y en cuáles habrá que esperar un tiempo mayor.”

-

Explica que en el primer caso –el corto plazo– el propósito es cambiar la actitud y el trato con la población; forjar, agrega, un nuevo concepto de la gestión pública cotidiana y, por supuesto, realizar un combate frontal contra la corrupción. “Ese cambio no implica grandes inversiones, se trata básicamente de educación y capacitación del servidor público”, observa.

-

La secretaria de Gobierno apuesta a una relación directa, en la que los ciudadanos participen, opinen y puedan influir en decisiones importantes, y donde la gestión social tenga peso.

-

Al insistirle en que existe la sensación de que Cárdenas y su equipo no están respondiendo a las expectativas que despertó su triunfo, ella replica diciendo que esa percepción es parte de una campaña orquestada desde los medios –o desde algunos medios–, que tienen un objetivo muy claro: romper la relación que existe entre Cárdenas y la mayoría de los ciudadanos, y destruir la confianza depositada en él exigiendo una transformación mágica. “Si se hubiera tenido esta posición tan crítica en los últimos 60 años seguramente la ciudad no estaría tan deteriorada”, observa.

-

Expone como una muestra del cambio su propia posición en la Secretaría y alude que “en el gobierno de Cárdenas hay muchas más mujeres que en cualquier otra administración del país”.

-

“Hemos avanzado en la revisión y auditoría de las condiciones en que recibimos la administración. En nuestro caso comprobamos la existencia de un boicot, un vacío de información. Constatamos que se giró la instrucción de no dejar ningún tipo de información política que es fundamental para esta Secretaría”, apunta.

- -DESCENTRALIZAR LAS SOLUCIONES
-
Con respecto al trato con organizaciones sociales, Robles comenta que se ha elaborado un nuevo esquema de trabajo para dar respuestas más eficientes a las demandas. El objetivo es que en las propias delegaciones se lleven a cabo audiencias públicas y que allí mismo se resuelvan los conflictos. De esa manera, se descentraliza la negociación y se vuelve un trabajo más ágil.
-

Enumera otros avances como el programa de reordenamiento del comercio ambulante –que sin embargo ha sido muy poco visible– y la creación de dos secretarías, la de Coordinación Metropolitana y Delegacional, y la de Trabajo y Previsión Social. La primera, enfocada a la solución de los grandes problemas de la ciudad y a darle seguimiento al trabajo delegacional; y la segunda, concentrada en diseñar una política laboral que garantice el respeto a los derechos de los trabajadores.

-

¿Cárdenas tiene o no un programa de gobierno?, se le pregunta a la funcionaria, toda vez que esa ha sido una de las críticas no sólo de parte del PRI, sino de otros partidos. Ella reitera que el 6 de julio la gente votó por un proyecto político que, entre sus líneas fundamentales, considera el respeto a la legalidad. Esta es una exigencia básica, dice, en una ciudad tan deteriorada por la falta de orden y la delincuencia.

-

Se le interroga respecto de la mayoría de su partido en la asamblea legislativa, situación que antes ellos cuestionaban al -PRI. Su respuesta es que la presencia perredista en esa instancia es producto del voto popular. “Eso de estar cansados de la mayoría es relativo, porque la gente emitió así su voto. Algo que también hemos querido dejar claro desde el principio es que cuando nos rechazaron cinco de las propuestas para delegados se habló de debilidad del gobierno de Cárdenas.” La secretaria de Gobierno cuestiona: “¿Entonces, qué quieren los que nos critican? Podíamos haber utilizado nuestra mayoría e imponer nuestro criterio. A Raquel Sevilla podíamos haberle dado lo que pedía y así obtener su apoyo, pero no lo hicimos y resulta que somos débiles. Si lo hubiéramos hecho, entonces se diría que es una asamblea cautiva. No lo hicimos porque para nosotros la asamblea es un poder autónomo”, remata.

-

En cuanto al tan cuestionado presupuesto del DF, donde hubo mayoriteo perredista para su aprobación y quedó sujeto al dictamen de la Suprema Corte de Justicia, Robles advierte que siguieron todos los pasos legales en su presentación; pero que lo que realmente incomoda es el énfasis en asignaturas sociales que no tenía el presupuesto anterior. “En una ciudad con un alto nivel de población indígena antes no había apoyo para sus integrantes. Ahora se van a instrumentar políticas de apoyo al indígena inmigrante, al trabajo artesanal, a las mujeres indígenas que comercian en la vía pública, a sus hijos. Se dispondrá de 16 centros delegacionales para atención a la mujer víctima de violencia, así como capacitación jurídica y psicológica. También habrá dos millones de textos gratuitos y programas para ayudar a los niños de la calle”.

- -PRIMERO, A TRABAJAR
-
Ante la posibilidad de ser la sucesora de Cárdenas si éste se lanza como candidato a la presidencia de la República, Robles afirma que eso no le quita el sueño y que ahora su mayor preocupación es convencer a la gente de que el cambio es viable y que no se equivocó al optar por el PRD. “Lo demás vendrá por añadidura. Aquí no se juega el futuro de una persona, sino el de millones”, señala.
-

Otro tema obligado es conocer su posición ante el uso de la fuerza pública en un escenario de protestas, marchas y actos políticos que casi borran la frontera entre legalidad y delito, situación que muchas veces le fue adjudicada al PRD. Ella sostiene que en el caso de manifestaciones y marchas es contraria al uso de la fuerza pública, ya que éstas son un derecho constitucional; en otros, añade, que sí son ilegales, privilegiará el diálogo para resolver los conflictos, pero si se afectan intereses de terceros se actuará conforme a la ley. “Hablo de aquellos que toman la ciudad como rehén para enriquecerse; o de los invasores profesionales que ponen en riesgo el futuro de la ciudad, y también de quienes entre nosotros –funcionarios públicos– sólo busquen enriquecerse”, expone.

-

Respecto de los grupos de invasores identificados con el PRD argumenta que algunos de los movimientos que se han frenado estaban encabezados por grupos de ese partido, y no se ha hecho ninguna distinción; se han acatado instrucciones de los jueces, como en el caso de viviendas que estaban en poder de organizaciones cercanas a su partido.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Sin embargo se le insiste en que esas han sido prácticas criticadas por el propio perredismo. ¿Cómo se justifican? Con irritación, pero sin dejar de sonreír responde: “Eso pregúntaselo al PRD, ahorita yo te estoy hablando como gobierno.”

Ahora ve
Este video viral puede ser el primero en ganar una nominación al Oscar
No te pierdas
×