Rumbo al desafuero

-
Alfonso Zárate*

La suerte de Andrés Manuel López Obrador está echada: antes o después deberá pagar el desacato a una orden judicial. Si le quitan el fuero, pierde. Si lo mantiene, tampoco gana porque el proceso judicial por la violación a una “orden de suspensión” en un juicio de amparo no concluye con la eventual negativa del Legislativo. Sólo es cuestión de tiempo: aun si la mayoría simple de la Cámara de Diputados considerara que no existen razones para el desafuero, la mano de la justicia lo estaría esperando a la vuelta de la esquina. Justo cuando solicite licencia a la jefatura de gobierno para contender por la Presidencia de la República en 2006.

-

No hay salida legal, salvo la negociación espuria y/o el retorcimiento del marco jurídico, y por parte de López Obrador tampoco se ha visto la intención de buscar una salida que permita manejar con pragmatismo los tiempos jurídico-políticos.

-

López Obrador se ha decidido por la vía política, el despliegue estratégico de la movilización y la presión social a las instituciones para “vender muy cara la derrota”. Especialmente si se contempla que más allá de El Encino, lo que verdaderamente está en juego es la posibilidad de llegar a Los Pinos.

-

Para Vicente Fox, Santiago Creel, Rafael Macedo de la Concha y otros en el PAN lo que está realmente en juego es descarrilar a López Obrador. No están dispuestos a negociar la ley.

-

El gobernante capitalino y el PRD han decidido encarar la embestida con los instrumentos a la mano. Un despliegue ofensivo en diferentes pistas y destinado a cumplir múltiples objetivos. Uno de ellos es la movilización social. Hace unas semanas, hubo una desangelada marcha de 100 horas alrededor del Zócalo capitalino. También ha realizado una suerte de campaña informativa (o precampaña presidencial) en distintos espacios nacionales e internacionales para dar a conocer la posición del partido y la defensa del jefe de gobierno.

-

El gobernador perredista de Baja California Sur, Leonel Cota Montaño, afirma que el desafuero a López Obrador “puede llevar al país a graves conflictos porque grupos que no encuentren una salida democrática podrían optar por otras vías… conflictos armados, movilización, enfrentamiento”.

-

¿En ello consiste la “legítima defensa”? ¿En espantar con el petate del muerto o en chantajear con la amenaza de inestabilidad y conflicto?

-

*El autor es director de Grupo Consultor Interdisciplinario.

Newsletter
Ahora ve
El grupo terrorista “ISIS” se atribuye ataque al Parlamento en Londres
No te pierdas