Salud en las finanzas

La sociedad queretana de ahorro y préstamo ya trascendió las fronteras estatales y, a pesar de las
Laura Fierro

Con un total de 136,000 socios, 19 sucursales en cinco estados de la república (estado de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro) y un promedio de incorporación de 2,000 miembros al mes, Caja Libertad es la Sociedad de Ahorro y Préstamo (SAP) más grande del país.

- Según Agapito Arellano, director general de la institución, ൴% de la población económicamente activa del estado de Querétaro es socia de Caja Libertad". Cifra importante, sin duda. Arellano señala que en la zona del Bajío su éxito es tan palpable que, a pesar de los momentos por los que atraviesa el país, las SAP "son las empresas que realizan el mayor flujo de efectivo y las únicas instituciones de crédito sin problemas de cartera vencida".

- Con activos totales de N$896.1 millones de nuevos pesos en diciembre de 1994, la Caja Libertad opera fundamentada en principios bien definidos: "En primer lugar, creemos en el respeto y trato igual a las personas. Consideramos al crédito como un ahorro anticipado, del que cualquier individuo es sujeto potencial. Partimos de los principios de no especulación y no lucro. Nuestros esfuerzos se encaminan a que los socios obtengan beneficios; el dinero debe estar al servicio del hombre".

- Suena bien, sobre todo cuando la banca establecida desdeña a clientes como el carpintero, el herrero o la señora que vende tacos, a pesar de que -en pequeña escala- sus necesidades de ahorro y préstamo son las mismas que las de un empresario de mayor tamaño.

- Arellano recuerda: "Un grupo de estudiantes de la UAQ hizo el servicio social en Caja Libertad y descubrimos, entonces, que ésta podía llegar a ser una empresa productiva si se administraba adecuadamente. Comenzamos de manera paulatina a introducir elementos más elaborados y a contratar personal calificado que garantizara la protección del ahorro y la durabilidad del proyecto. Tornamos una compañía que había comenzado mal, pero quienes tuvimos la visión y creímos en la causa estarnos añora cosechando los resultados de nuestro esfuerzo".

- En efecto, el esfuerzo rindió frutos.

- La década ganada
Fue a mediados de los 80 cuando Caja Libertad empezó a crecer en forma vertiginosa: de los 10 nuevos socios que se registraban anualmente, en 1994 alcanzó un promedio de 2,000 mensuales. “Esto se logró -señala Arellano- gracias a la estrategia elegida: abrirnos a la economía nacional y aceptar todo tipo de ahorros e inversiones del público en general. Para captar un mayor volumen, había que motivar con intereses de ahorro muy atractivos y tasas de crédito muy bajas".

- Así, Caja Libertad tiene como política ofrecer a sus ahorradores intereses entre cuatro y seis puntos arriba de Cetes, mientras en materia de intereses por préstamos ha manejado un promedio de 2% mensual (por supuesto, añora ha tenido que hacer ajustes sobre los ajustes). "Pero no son las tasas el principal atractivo de esta modalidad de inversión, sino la calidad y accesibilidad de la atención que ofrece", apunta.

- En contraste con la banca regular, que enfrenta serios problemas de cartera vencida, en Caja Libertad 70% de los solicitantes de crédito lo paga sin requerimientos. El porcentaje de morosidad, asegura Arellano, no rebasa 6%. "Nos sustentamos en la teoría económica que afirma que el dinero subsidiado es la peor lacra que puede tener un país", agrega. "Es un asunto psicológico: si el dinero, de un crédito pertenece a la propia comunidad, la gente siente la responsabilidad moral de cumplir con sus compromisos."

- El sistema con base en el cual operan las SAP fue diseñado originalmente en Alemania, donde se le denominó Sparkasse, hace más de 100 años, y jugó un papel predominante en la superación de las crisis de posguerra que vivió esa nación. Y es que fue a través del ahorro interno generado como las sociedades de alta industrialización -como también la canadiense- alcanzaron su actual solidez económica.

- La condición actual es la reciprocidad. Por ejemplo, como requisito para ser socio, Caja Libertad solicita un depósito inicial de N$300 nuevos pesos (que se integra a la "parte social"). Cuando el socio pide un crédito, el monto puede ser hasta seis veces superior a lo ahorrado, más la parte social que el solicitante haya invertido en la sociedad.

- Posteriormente, como indica Arellano, se podrá dar la apertura total, de manera que ya no sea necesaria la reciprocidad, como sucede actualmente con las Sparkassen alemanas, que funcionan desde hace muchos años con un esquema idéntico al de los bancos.

- Para ello, los directivos de Caja Libertad se encuentran haciendo gestiones ante el gobierno federal para suprimir las restricciones actuales y obtener mayores facilidades financieras, como recibir pagos de servicios públicos, realizar operaciones en dólares con documentos, manejar fondos de ahorro y nóminas, promover el fondo de ahorro para el retiro (SAR), etcétera.

- De acuerdo con Arellano, los beneficios aportados por las cajas populares a la comunidad queretana han sido reconocidos por el gobierno estatal, el cual fungió como mediador ante la federación para lograr, hace un año, la regulación y registro de este tipo de sociedades. Como resultado de estas gestiones, además del registro obtenido, la Comisión Nacional Bancaria realiza auditorias periódicas a las cajas.

- En el futuro mediato, Caja Libertad tiene ambiciosos planes de expansión. Por ejemplo, el Distrito Federal es una plaza que todavía no conquista. "Es un mercado virgen -dice Arellano-. Quien lo domine llevará las riendas de la economía cajista." Sin embargo, su estrategia concreta es ir penetrando a través de Toluca, en donde ya establecieron una sucursal: "Tenemos todavía que desarrollar la tecnología para entrar con paso firme a la capital. Este será un proceso paulatino y para que suceda necesitamos total reconocimiento del gobierno federal".

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×