Se acabó el dinero

El comportamiento del crédito seguía un camino alcista hasta antes de la sequía económica. Como
Oscar Granados y Alejandro Castillo

A poco más de un año de concluida la reprivatización de la banca, aquí se analiza el desempeño que tuvo durante 1994 el sistema en su conjunto. Cuál fue la relación de la banca comercial y la de desarrollo con los distintos sectores de actividad, que atención le otorgaron a cada uno en cuanto a la dotación de recursos y cómo se reflejó la situación económica, así como la debilidad o fortaleza de cada actividad en la evolución de las carteras vencidas.

-

Como se ha señalado, a pesar de las dificultades políticas, la economía del país logró un fuerte repunte en 1994, después de la recesión de 1993. Todo parece indicar que el manejo del crédito interno tuvo en parte responsabilidad en esa recuperación, pero también en la crisis que llegó al final del año, la cual determinó ajustes a la política crediticia.

-

Por otra parte, aunque sólo se dispone de cifras acerca del comportamiento del crédito y la cartera vencida para enero, se comprueba la forma drástica en que se redujeron los recursos disponibles en materia crediticia y cómo crecieron los saldos impagables para las diferentes actividades. De antemano se puede decir que lo que ocurrió en enero, tal como se anuncia en el programa de ajuste económico, se extenderá por lo menos hasta el término del primer semestre.

-

Debido a las dificultades que enfrentaban quienes solicitaban financiamiento, situación agravada por las elevadas tasas de interés que prevalecieron durante la mayor parte de 1994, se llegó a pensar que los recursos disponibles en el mercado habían disminuido o crecido muy poco en relación con 1993.

-

Sin embargo, según las cifras del Banco de México (BM) acerca del comportamiento del crédito otorgado por la banca comercial y de desarrollo, el saldo para el conjunto del sistema registró un crecimiento real de 39.6%. En el caso de la banca de desarrollo el aumento en el crédito otorgado fue de 62.9% y, de hecho, hoy se sabe que ese crecimiento en los recursos a disposición de los usuarios fue la causa del déficit público que se reconoció al cierre de 1994. Por otra parte, es indudable que el crecimiento del saldo del crédito explica en buena medida el comportamiento de la balanza comercial del país.

-

De chipotes y parejuras. Uno de los propósitos de la banca de fomento es impulsar a las diferentes actividades económicas, que sus recursos no se orienten a obtener elevados intereses, sino a alcanzar nuevos estadios de desarrollo. Anteriormente, un alto porcentaje de sus recursos se canalizaba vía créditos al gobierno, que utilizaba parte de esos montos para impulsar el desarrollo de infraestructura. Esa situación se modificó radicalmente en los años recientes, en los que el equipo gobernante promovió la idea de que la infraestructura podría y debía correr a cargo de empresas privadas. Así, los recursos canalizados al gobierno disminuyeron su proporción en el crédito de la banca de fomento de 61% en 1988 a 42.7% en 1994.

-

Sin embargo, todo indica que en 1994 los recursos propios de las empresas concesionarias de obras de infraestructura fueron insuficientes, ya que la construcción fue uno de los renglones en los que se observó un mayor crecimiento, 171%, en el crédito otorgado por la banca de desarrollo. Algo semejante se podría señalar en el caso de la industria energética, cuyo saldo crediticio aumentó en 83%.

-

Otras áreas de la actividad económica recientemente transferidas a la iniciativa privada también se beneficiaron de los recursos de la banca de desarrollo, como la industria siderúrgica, que captó 111% más respecto del año anterior.

-

Por otra parte, el fomento a importaciones y exportaciones parece estar atrás del crecimiento de 486% que se observó en el renglón clasificado por el BM como servicios bancarios extranjeros.

-

Desafortunadamente, el incremento en los recursos crediticios otorgados por la banca de desarrollo evidencia la falta de una estrategia de fomento de largo plazo. Eso se refleja en la preferencia que tuvieron algunos renglones en el incremento de recursos. Por ejemplo, el apoyo a empresas de servicios profesionales creció 149%, en tanto que los créditos otorgados a la industria manufacturera apenas crecieron 14%.

-

En cambio, la banca comercial mostró un comportamiento con menos altibajos. En comparación con diciembre de 1993, el saldo del crédito otorgado por la banca comercial, que representa poco más de 70% del total, creció 31.8% en términos reales. En la banca comercial sólo el renglón relativo a cinematografía y otros servicios de esparcimiento observó un fuerte repunte (323%). Sin embargo, es necesario aclarar que incluso con dicho incremento ese renglón sólo capta 1.4% del crédito total. El siguiente renglón con mayor crecimiento fue turismo, con mayor crecimiento fue turismo, con 78.8%, mientras el resto se mantuvo en tasas cercanas a 50%.

-

La cuesta se inclinó más. Enero es un mes en el que estacionalmente disminuyen los recursos crediticios. Sin embargo, como consecuencia de la contracción impuesta a la economía, en enero de 1995 las caídas reales en los saldos de los créditos otorgados por el sistema bancario nacional fueron muy grandes.

-

Se puede señalar que únicamente hubo aumentos en los saldos del crédito otorgado a los sectores de comunicaciones, cinematografía y otros servicios de esparcimiento, siderúrgica, servicios bancarios extranjeros yo al gobierno federal. Por cierto, debido a ese comportamiento, la participación del gobierno federal en el saldo total creció de 14.6% en diciembre a 15.2% en enero.

-

En cambio, como se esperaba, en la mayoría de los renglones la reducción estacional del crédito se profundizó como consecuencia de la crisis. En conjunto, en comparación con enero de 1994, en el primer mes de 1995 la variación real negativa del crédito otorgado por el sistema bancario creció 98%; en el caso de la banca de desarrollo fue de 239% y en la banca comercial creció sólo 73%.

-

Lo anterior se reflejó en la drástica caída de la demanda interna durante enero y en las dificultades que enfrentaron las empresas para obtener financiamiento.

-

Cartera vencida, en aumento. Uno de los principales males que aqueja al sistema financiero es la incapacidad de la mayoría de los sectores para cumplir sus compromisos financieros. A pesar de que en el año pasado la economía nacional creció 3.5%, el saldo de la cartera vencida aumentó 53% en términos reales, debido a que la contracción de la demanda interna provocó problemas de liquidez. Hay que apuntar que el saldo de la cartera vencida de la banca comercial representó 87% del total a diciembre pasado, a pesar de que su participación en el crédito otorgado es de sólo 71%.

-

El sector con más incumplimientos fue el de servicios, que aportó 33.9% del total en diciembre pasado. Este sector también fue el que reportó una de las mayores tasas de crecimiento real en cartera vencida en 1994: 84.4%. Las fallas para pagar en este sector están compuestas en casi 50% por los créditos a tarjetahabientes y para la compra de bienes de consumo duradero. Si bien el primer concepto registró un crecimiento de apenas 4.2% durante 1994, el incumplimiento de pagos por parte del segundo se incrementó en 81.9%.

-

El siguiente sector con la cartera vencida más voluminosa fue el de comercio, con 23.5% del total. En el caso de las industrias, que captan 22.9% de las fallas en pagos, el mayor peso recayó sobre la industria de la transformación, que por si sola carga con 16% del saldo total.

-

En cuanto a la agricultura, en 1994 se frenó el deterioro de sus créditos, ya que su cartera vencida creció apenas 10.6%. No sucede lo mismo con los créditos para la vivienda, que si bien sólo significaron 5.2% de la cartera vencida total, reportaron un crecimiento de 141.5% en sus saldos para 1994.

-

El problema de los incumplimientos se ha agravado como consecuencia de la crisis. En enero el saldo total de la cartera vencida creció 11.5% en términos reales, 1.9% en el caso de la banca de desarrollo y 13% para la banca comercial. La proyección de esa tasa de crecimiento mensual a todo el año indica que la cartera vencida en 1995 podría crecer más de 200% en 1995.

-

En particular, en enero los incumplimientos afectaron a las actividades productivas, creciendo 23.7% en el caso de la siderúrgica, 31.3% en la construcción, 39% en transporte y 19.7% en la fabricación de productos minerales no metálicos.

-

En cambio, renglones tradicionalmente afectados por este problema, como los créditos a la vivienda y el consumo, registraron una mejoría. La cartera vencida en el caso de la vivienda cayó 4.4% y en el caso del consumo 5.6%. Es muy probable que esto sea consecuencia de la decisión de los usuarios de utilizar sus recursos de fin de año para sanear su posición, así como del interés de la banca por encauzar el problema.

-

En lo que se refiere a la cartera vencida que afecta a las actividades agropecuarias, se observó un crecimiento de 9.2%. Aunque fue ligeramente abajo del incremento que se observó para el conjunto, de todas maneras es muy alto considerando que proviene de una base que ya afecta a importantes regiones del país.

-

Saldos y más saldos. Mucho se ha insistido en la importancia de contar con una sistema bancario eficiente que sepa responder a las necesidades de una economía en crecimiento. De acuerdo con la experiencia de 1994, no se podría afirmar que eso se ha logrado con el nuevo sistema en el que coexisten la banca de desarrollo y la banca comercial. No obstante, hay que reconocer que mientras la banca de desarrollo siguió un comportamiento sin dirección clara, desaprovechando la mayor disponibilidad de recursos, la banca comercial mantuvo la mayor parte de sus saldos crediticios, 57%, concentrados en cuatro actividades básicas: comercio, vivienda, industria manufacturera y actividades agropecuarias.

-

Por otra parte, el crecimiento de la cartera vencida refleja la imposibilidad que tienen los usuarios del crédito de concretar sus proyectos y recuperar su inversión. Ahora, con una fuerte recesión, esa situación se va a complicar. Por otra parte, no se puede ignorar que la disminución de saldos de cartera vencida en vivienda y consumo refleja el esfuerzo realizado por la banca comercial para apoyar a ciertos sectores usuarios del crédito. En cambio, el acelerado crecimiento de la cartera vencida en un sólo mes en sectores o ramas que habían logrado eludir el problema, permite vislumbrar las dificultades que enfrentará en este año la economía en su conjunto.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×