Señales anticipadas

-
Arturo Hanono

Aunque hasta agosto los resultados en el sector real de economía no eran favorables, en lo que toca a la parte financiera se observa sin embargo un poco más de optimismo: las tasas presentaron cierta tendencia a la baja, la paridad gozó de mayor estabilidad y la bolsa se recuperó.

-

Fue precisamente el sector financiero el que reflejó en un primer momento la incertidumbre y es ahí mismo donde se registra la promesa de un mejor panorama, siendo el entorno extranjero el principal propulsor de tal cambio.

-

La estabilización de las variables financieras  como son la inflación, el tipo de cambio y las tasas de interés y el ajuste en las finanzas públicas, que son logros alcanzados a finales del segundo trimestre del año, auguran un ambiente macroeconómico más favorable para las empresas y los consumidores para el segundo semestre de 1995. Sin embargo, los efectos que sobre las empresas y los consumidores tuvieron la devaluación, la contracción monetaria, el alza en las tasas de interés, la inflación y el ajuste fiscal derivado del aumento en los impuestos y la disminución del gasto, seguirán manifestándose en lo que resta de 1995.

-

Los pronósticos para el segundo semestre. Los pronósticos para el segundo semestre del año de diversos intermediarios financieros, tanto nacionales como extranjeros, ubican hacia el final del actual año a las tasas de Cetes a 28 días ligeramente arriba de los 30 puntos porcentuales, mientras que la expectativa inflacionaria mensual se halla por abajo de 2.5%. En cuanto a la paridad, si bien la estimación oficial la fija entre N$6 y N$6.20 nuevos pesos, existen proyecciones que suponen que el peso cerrará 1995 entre N$6.75 (JP Morgan) y N$6.50 (Macro Asesoría Económica) por dólar.

-

En cuanto a los movimientos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), las estimaciones ubican al indicador bursátil cerrando en un rango que va de los 2,800 a los 3,000 puntos. En este escenario, la apreciación de los extranjeros sobre el desarrollo económico nacional desempeña un papel importante.

-

Respecto al movimiento actual y venidero de la bolsa, es interesante verla en términos en dólares. En este sentido, la gráfica que el 31 de julio presentó El Inversionista Mexicano es ilustrativa. La cúspide de la bolsa (en dólares) se alcanzó el 8 de febrero de 1994 con un índice en 928 puntos, llegó a su nivel mínimo el 9 de marzo de 1995 (204 puntos) y se ubicó el 25 de julio en 400 unidades. Respecto a su nivel mínimo el mercado subió 96%, sin embargo está a menos de la mitad de su valor histórico en dólares.

-

Lo difícil de pronosticar es quizás el tipo de cambio en el que se podría dar esta recuperación. Sin embargo, los precios actuales de las acciones mexicanas son atractivos para un extranjero.

-

En parte, un mejor panorama económico y financiero se podría ver apoyado por la baja en la inflación que, de haberse ubicado en abril en 8%, en julio cerró en dos puntos porcentuales con una tasa acumulada (a julio) de 36% anual. Si bien por este nivel prácticamente se reconoce que la meta oficial (42%) se verá superada, un nivel de 49% de inflación anual no es malo, tomando en cuenta la magnitud de los acontecimientos. Décimas más, décimas menos, varias firmas de consultoría económica coinciden al tomar a estas cifras como proyección.

-

Si se compara en este sentido el 49% estimado para 1995 con el 36% acumulado a julio, significa que casi tres cuartas partes del proceso inflacionario ya se dieron y que el resto se distribuirá en las quincenas restantes.

-

Reelección y ataques. En la medida en que se aproxima el año de 1996 y las elecciones presidenciales en Estados Unidos, los ataques contra William Clinton y su reelección servirán para presentar a un México con muchos defectos, ya que estas críticas serán, indirectamente, obstáculos para el actual mandatario estadounidense y sus aspiraciones de continuar en la Oficina Oval. La primera piedra en el camino fue el debate en el Congreso estadounidense sobre el préstamo por $20,000 millones de dólares que recibió México. Anticipándose a los peros que ponía el Congreso, Clinton utilizó su poder ejecutivo para brincarse a los representantes y otorgar a la mayor brevedad posible los recursos.

-

La apreciación del inversionista sobre esta postura del Congreso estadounidense no fue tan pesimista, pues en sentido estricto casi dos terceras partes del crédito ya se utilizaron.

-

Así, cabe señalar finalmente que, aunque prevalecen riesgos económicos, políticos y sociales, que pueden modificar las proyecciones para el segundo semestre, se debe reconocer que hoy el panorama se ve menos pesimista.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es director de Asesoría Patrimonial en Operadora de Bolsa-Serfin, S.A de C.V.

Ahora ve
Cientos exigen transparencia en el uso de recursos para los damnificados del 19S
No te pierdas
×