Señales que perturban

La percepción es que el clima de negocios podría empeorar en los próximos meses. Ante esto, quien
Mauricio González

Los periodos electorales atraen nuestra atención hacia el futuro político -del país, no obstante, lo que se prevé en el campo económico no es del todo -satisfactorio y debería ser motivo de cuidado para aquellos que aspiran al -poder. El Banco de México realiza mensualmente una medición de expectativas -entre consumidores y especialistas económicos y ambas señalan un deterioro en -el crecimiento económico para 2006; el clima de negocios y la conveniencia de -invertir por parte de las empresas.

- Desde la segunda mitad de 2004, los pronósticos de crecimiento económico -para el año próximo han descendido. Nadie apuesta a que en el año venidero la -economía pueda crecer más allá de 4%. Asimismo, tres de cada cuatro -entrevistados estima que el clima de negocios permanecerá igual o empeorará en -los próximos seis meses y cuatro de cada cinco no está seguro o de plano cree -que es mal momento para que las empresas amplíen su planta productiva.

- ¿Qué se requiere para evitar el marasmo económico asociado a dichas -expectativas? La respuesta está en la inversión privada. En las circunstancias -previsibles –en las que las exportaciones no petroleras no aumentarán en el -corto plazo a mayor ritmo que el actual y que la productividad de la mano de -obra prospera con lentitud– la inversión privada es el factor principal que -puede detonar un círculo virtuoso caracterizado por mayor inversión-mayor -producción-más empleo-más gasto-mayor inversión.

- La inversión privada ha crecido raquíticamente en los pasados cinco años, -a una tasa de 1.1% anualmente en promedio, con una caída sucesiva durante los -tres primeros años. No es casual que esto coincida con la obstrucción de las -llamadas reformas estructurales (fiscal, laboral y energética). Ideologías, -preferencias y militancias políticas deben mantenerse aparte, ésta es una -realidad que no debe soslayarse, ya que hacerlo es condenar la marcha económica -del país a la mediocridad. El nuevo Ejecutivo, quien quiera que sea y el -próximo Congreso, independientemente de su composición, deben estar muy -conscientes que seguir retrasando las reformas y perpetuar la falta de ingresos -públicos, solapar la baja productividad laboral al amparo de la legislación -vigente en la materia o impedir la participación del capital privado en el -sector energético, implica que la inversión privada permanecerá relativamente -inmóvil y esto, a su vez, evitará que se active el círculo virtuoso -mencionado.

- Para que la economía crezca a una tasa de 6% anualmente, la inversión -privada debería aumentar al menos 15% por año, ritmo 13 veces superior al -ocurrido durante el pasado quinquenio, de acuerdo con estudios de diversos -especialistas. Estas estimaciones no traen aparejada ninguna bandera política, -solamente reflejan el engranaje económico con el que funciona el país.

- Uno de los retos principales de las plataformas económicas electorales está -en convencer qué tanto alientan la inversión privada. A todos debe quedarnos -claro que propiciar la formación de capital no es en afán de favorecer al -sector empresarial o acrecentar sus ganancias, es simple y llanamente que las -circunstancias coyunturales hacen de ésta el detonante principal del -crecimiento económico para los próximos años.

- Ya no hay espacio para las promesas huecas o las cuentas alegres en materia -de crecimiento económico, el aumento de la inversión privada será el aval -indispensable que lo que se ofrezca en este sentido se cumpla efectivamente. -Habrá que dudar de todo aquel candidato que no exprese de manera clara y -contundente el papel de la inversión privada en su posible programa de gobierno -o en la plataforma de su partido.

- El autor es economista.
-Comentarios: magg01@hotmail.com

Ahora ve
No te pierdas