Siderurgia: continuará la bonanza en 19

-
Leopoldo Eggers

No obstante que la recesión económica ocasionó una baja de 20% en la demanda interna de sus productos, la industria siderúrgica continúa superando el pronóstico más optimista: un crecimiento de 10% en la producción de 1995.

-

Según cifras preliminares de la Canacero, la producción de acero líquido en el periodo enero-septiembre ascendió a 8.93 millones de toneladas. Este volumen supera en 18.9% al producido en el mismo periodo del año anterior. Un aspecto a considerar es que en septiembre se obtuvo una producción mayor al millón de toneladas por tercer mes consecutivo. Con esto, el promedio mensual de los últimos seis meses fue 1.01 millones de toneladas.

-

De mantener este ritmo de producción en el último trimestre del año, la producción siderúrgica mexicana podría rebasar los 12 millones de toneladas y presentar un crecimiento anualizado superior a 17%.

-

Otro aspecto interesante es el dinamismo de los segmentos productivos que aportan un mayor valor agregado y alcanzan tanto productividad como calidad internacionales. Los principales son productos planos y laminados: la lámina rolada en caliente aumentó 93.9%, la producción de hojalata 27.4% y la de tubería sin costura 32%. Los únicos segmentos que presentaron comportamiento negativo son productos laminados no planos (-0.8%) y tubería con costura (-40.4%). La razón es que fueron muy golpeados por la recesión en la industria de la construcción, su principal destino de consumo.

-

La bonanza tiene su origen en el buen momento que atraviesa el sector a nivel mundial. Existe un mercado con una tendencia alcista que prevalecerá hasta 1997. En México, las empresas adquirieron amplios márgenes competitivos gracias a fuertes inversiones y la protección que dio la devaluación al mercado interno. Con todo esto, la escasa oferta facilitó la venta al exterior en el periodo enero septiembre de 1995. De este modo, hubo un incremento en las exportaciones siderúrgicas de 133% con respecto al mismo lapso de 1994.

-

La bonanza se refleja también en las principales empresas siderúrgicas del país, sobre todo en las que no son afectadas por los incrementos en los precios de los insumos minerales, como hierro, carbón, coque y (en especial) chatarra. Sus ventas aumentaron en promedio más de 50% y sus utilidades netas son muy aceptables. AHMSA ganó N$533 millones de nuevos pesos y TAMSA N$265 millones, alzas mayores a 100% respecto de la utilidad acumulada al tercer trimestre de 1994. Hylsa, por su parte, multiplicó por 9.6 la utilidad obtenida en el periodo comparativo anterior, con N$293 millones.

-

La mayor parte de las empresas no integradas obtuvieron también incrementos importantes en sus ventas y utilidades. Sin embargo, este último renglón estalló afectado por incrementos de entre 45 y -50% en costos operativos, por el alza en las tasas de interés y las pérdidas cambiarias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Las perspectivas de corto y mediano plazo para las empresas siderúrgicas se mantienen favorables, aunque su cumplimiento depende más que nunca de su capacidad para colocar productos en mercados internacionales. Los segmentos que se perfilan hacia un desempeño más dinámico son productos planos. En hojalata y lámina se esperan importantes aumentos de producción. Esto se debe a que está lista la producción de las nuevas plantas de Hylsa, AHMSA e IMSA (APM). También a la reapertura de la planta de tubería sin costura de TAMSA, en Veracruz. Esta última empresa se beneficiará con los nuevos planes de inversión de PEMEX y la privatización de sus activos petroquímicos, así como con la reciente imposición de aranceles -antidumping contra la tubería sin costura de origen estadounidense.

Ahora ve
Twitter eliminará la verificación de cuentas que infrinjan sus reglas
No te pierdas
×