Sin destino

Sin apoyo, las aerolíneas del viejo continente vuelan bajo.
Marco Appel / Bruselas

La Unión Europea (UE) respondió muy diferente que Estados Unidos a la crisis de sus aerolíneas.

- -

El gobierno del vecino país del norte otorgó un paquete de rescate por $15,000 millones de dólares; la Comisión Europea, en cambio, ha decidido no dar ni un euro en subsidios estatales y únicamente otorgar compensaciones por las pérdidas que ocasionó el cierre del espacio aéreo de la Unión Americana del 11 al 14 de septiembre.

- -

El órgano ejecutivo de la UE opina que las dificultades en su sector no comenzaron en ese mes y que aplicar una política de subvenciones acarrearía un grave problema de competencia. La mayoría de los 15 miembros están de acuerdo y sólo Francia, Italia e Irlanda pidieron un mayor margen de ofrecimiento que, como sea, no rebasaría los ocho días. Igual piensan la alemana Lufhtansa y British Airways, la número uno en vuelos trasatlánticos, pero no las demás.

- -

Karl-Heinz Neumeister –secretario general de la Asociación de Aerolíneas Europeas (AAE)– estima que desde los ataques el tráfico ultramarino de pasajeros ha caído 30% y el intraeuropeo 10%, y que a fin de año sus 28 agremiados habrán perdido $3,400 millones de dólares.

- -

Swissair Group y Sabena SA, de Bélgica, prácticamente están en bancarrota y dependen de sus gobiernos para permanecer en el aire. Aer Lingus, de Irlanda, está en una situación similar porque más de la mitad de sus vuelos van a Estados Unidos.

- -

Las compañías del tío Sam redujeron sus precios hasta 50% después de recibir el paquete de indemnización, lo que ha sido considerado por los europeos competencia desleal.

-

Ahora ve
No te pierdas