Sobre el peso

-
Héctor Chávez

Haciendo un balance de lo ocurrido en México en materia económica durante el primer trimestre, no cabe duda que el resultado es positivo.

-

La revisión de la nota de riesgo país a grado de inversión por parte de las tres calificadoras más importantes del mundo, la recuperación de la economía de Estados Unidos, el alza de los precios del petróleo y la posición relativa favorable que tiene México con respecto a otras economías latinoamericanas, son algunos de los factores más importantes que han permitido que se consolide como receptor de flujos de capital extranjero.

-

Una característica importante de éstos es que no son especulativos, sino de inversionistas con una visión a mediano plazo. Es por ello que, a pesar de que las tasas de interés han descendido a niveles históricamente bajos, el tipo de cambio permanece fuerte, cerca de los $9.00 pesos por dólar.

-

En esta ocasión no se puede “culpar” al Banco de México de estar fortaleciendo la moneda con altas tasas de interés. Hace un año, cuando el banco central las mantuvo así mientras en el vecino país del norte los réditos bajaban, el peso se fortaleció pues era más atractivo invertir en tal moneda debido a la gran diferencia de rendimientos. Sin embargo, actualmente está pasando lo contrario. Las tasas de interés en pesos están en mínimos históricos, al igual que las de la unión americana, y a pesar de ello el tipo de cambio permanece fuerte.

-

En este escenario de un peso persistentemente sólido debido a flujos de capital estables y de mediano plazo, lo único que las autoridades monetarias pueden hacer para contrarrestar un poco el vigor del tipo de cambio es permitir que las tasas de interés se mantengan bajas. Más aún en un entorno de inflación en caída. Lo anterior tiene el sentido de evitar que los flujos de capital especulativo se sumen a los de recursos de mediano plazo.

-

Ahora bien, viendo hacia delante, es probable que a lo largo del año existan elementos que provoquen un pequeño movimiento al alza en la paridad. La tendencia negativa que probablemente presente el déficit comercial, así como el regreso de los precios del petróleo a niveles más bajos pueden ser dos de los factores que contribuyan a este movimiento. También la elevación de las tasas de interés en los Estados Unidos, que se anticipa a partir del verano, ayudaría a este ajuste.

-

Sin embargo, no hay que olvidar que si la razón de fondo por la cual el tipo de cambio se ha apreciado es la fortaleza de la economía mexicana, las expectativas de recuperación de la actividad productiva y el buen manejo tanto de la política fiscal como de la monetaria, la corrección que se puede presentar debe ser muy moderada. En resumen, si bien es probable que la equivalencia entre peso y dólar presente un ligero movimiento ascendente a lo largo del año, es poco probable que éste rebase $9.50 pesos por billete verde.

-

-El autor es director de Análisis Económico de Banco Santander Mexicano

Newsletter
Ahora ve
¿Has soñado con ser una sirena?, una escuela te enseña cómo
No te pierdas