Sucede cada seis años

-
Alberto Barranco

A contrapelo de la añeja tradición de “El Estado soy yo”, en que el - país se reinventaba sexenio a sexenio, en el cuarto que parece sexto del - actual el proceso de metamorfosis se realizará en un máximo de tres meses... - bajo el rigor de las reglas espartanas de la Maratón.

- Quienes sobrevivan finalmente, dedo índice al hombro, curul aplastada, - garganta sangrante, a la refriega –en el doble sentido de la palabra– - legislativa, se toparán de frente con otra circunstancia: acaso la opción - chilena de la segunda vuelta en la elección presidencial, a falta de - contundencia...

- ...acaso el regreso, con cuerpo, bigote, botas y saco sin corbata al estilo - Fox, de la aduana para los hijos de padre o madre extranjera…

- …acaso el fin de la larga pesadilla de las contrataciones vía sindicato, - las prestaciones vía sindicato, los escalafones vía sindicato y hasta las - golpizas a independientes vía sindicato.

- O quizá la existencia de un fideicomiso del fideicomiso del fideicomiso, - radicado en Nacional Financiera por supuesto, para guardar bajo sus alfombras - la basura del Fobaproa que no aceptó el exceso de celo de los señores - diputados, tras exigir cárcel para los banqueros defraudadores... de los - bancos.

- Y ¡pácatelas!, que el IVA se quedó en 15%... pero parejo, y a volar la - tasa cero y la tasa seis y..., es decir, ahora hasta estornudar lo causa, en - tanto el Impuesto Sobre la Renta subía a 36%... a cambio de la promesa de - apretar ahora sí a la economía informal, aunque nadie asista a los mítines - del PRI y no haya quien cargue las mantas de “Gracias, señor Presidente” - en el zócalo de cada 1º de septiembre...

- ...además, claro, de despedir, ahora sí, a los ayudantes de los asesores - de los asesores del asesor que abundan en las nóminas de la Reforma Agraria, - Agricultura, Turismo y Energía, luego de cerrar la pista al medio millón de - aviadores de apellido me suena...

- Y jóvenes y señoritas, a ver a quién le piden autógrafo a las puertas - de los reclusorios; a ver a quién los hace llorar con una amarga historia - cuando la cargada de dedos le dé el sí a una nueva legislación para - castigar los delitos de cuello blanco y corbatas de seda.

- Y a ver quién le golpea la mano sobre el escritorio al presidente de la - Comisión Nacional Bancaria y de Valores, cuando se le aparte del camino del - mal, es decir, se le quite la patria potestad a la secretaría de Hacienda, - aunque tampoco se le otorgue al Banco de México.

- Ahora que para no desvelar a los reporteros con sesiones de espacio hasta - la madrugada, las iniciativas de la Ley de Ingresos y Egresos, la Miscelánea - Fiscal y los Criterios Generales de Política Económica llegarán a - San Lázaro en septiembre... digo, para tener tiempo de revisar antes de la - primera posada.

- Y desde hoy, damas y caballeros, las grandes decisiones del gobierno, el - hacer una fiesta de la discrecionalidad con disfraces de rescate bancario, - deberán de meterse a las reglas del referéndum. El sí o no como portazo en - la cara al autoritarismo.

- El problema es el tiempo.

- Con periodo extraordinario o sin él, los legisladores de la polémica - tendrán frente a sí una montaña de 100 iniciativas de ley, cada una de - ellas con el reto de la gran polémica bajo el brazo.

- ¿A cuántas caídas le parece la propuesta final para sellar el escándalo - Fobaproa? ¿A cuántas las reformas pospuestas durante 30 años de la Ley - Federal del Trabajo? ¿A cuántas la idea de una reforma fiscal integral que - sacuda al fisco de su dependencia cuasisiamésica del ingreso petrolero?

- La fila es enorme: de la propuesta panista para dar mayor autonomía a los - municipios al reglamento interior del Congreso, pasando por el uso de los - colores patrios con fines políticos... hasta llegar a la propuesta de mayor - autonomía al Banco de México.

- ¿Habrá saliva para tanto?

- El autor es columnista de la sección Negocios, el diario capitalino - - Reforma.

Ahora ve
No te pierdas