Sueños de acero

México está lejos de tener su propio diseño automotriz, pero este mexicano se adelantó
AR

José Luis Díaz de la Vega convirtió su afición, los autos, en una forma de vida: es el director de diseño y jefe de interiores, colores y materiales de la sueca Volvo Cars. La experiencia de este mexicano se remonta a hace más de 20 años, cuando comenzó sus estudios en el Royal College of Art de Inglaterra.  Después trabajaría para firmas como Peugeot, Mazda, Talbot, Renault y Nissan.

- ¿Por qué en México no se desarrolla el diseño automotriz?
A México le falta una marca propia y que su mercado sea más maduro y fuerte no sólo a nivel de ventas, sino de producción y de presencia de marcas.  Además, el cliente es vital para este negocio y mientras no haya un mayor interés por el servicio no habrá grandes perspectivas en cuanto a diseño.

- ¿En qué radica el éxito de un diseño automotriz?
Principalmente en su aspecto visual, pero éste no es su único elemento, ya que la reputación de la marca es indispensable. No sólo se venden formas, sino funcionalidad, confort y seguridad.

- ¿El eventual acuerdo económico entre México y la Unión Europea podría fomentar el desarrollo del diseño automotriz?
La Unión Europea y su tratado con México podría sentar precedente para que inicie el diseño automotriz mexicano, pero el problema es que estos acuerdos son de carácter comercial únicamente.

- Es ahí donde estará la tarea de las áreas de diseño y manufactura de ambas regiones para trabajar conjuntamente, buscar una filosofía y llegar, en un futuro, a plasmar valores, percepciones y filosofías en un producto como un auto.

- ¿Qué diferencia hay entre el diseño automotriz de Europa y el de Estados Unidos?
El volumen de producción y la forma en que se aprecia la vida cotidiana. En general el mercado americano está 100% enfocado al consumo. Las compañías están acostumbradas a producir vehículos nuevos cada uno o dos años; con esa base, el consumidor está habituado al cambio y espera diferencias radicales. El consumidor europeo por su estilo de vida y de ahorro, prefiere cambiar su vehículo a más largo plazo.

- ¿El mexicano con cuál se identifica más?
La influencia de Estados Unidos desde finales de la Segunda Guerra Mundial y hasta principios de los 90 ha hecho que el gusto se enfoque más hacia los autos estadounidenses, y aunque en México había presencia de Volkswagen, esta marca ha cumplido mucho con una ideología de fabricación en serie, como con el escarabajo. Sin embargo, es algo meramente de costumbre, ya que sabe que aun y cuando el auto europeo es más caro, también se le percibe como de más calidad porque no cambia cada año. México en este sentido es una cultura nueva, en proceso de expansión, que no le falta mucho para perfilarse como uno de los mercados más fuertes del mundo, para ello primero tendrá que soportar la competencia de más marcas, seguir con altos índices de manufactura de calidad para después entrar de lleno a crear los sueños y fantasías que se plasman en el diseño automotriz.

Ahora ve
No te pierdas