SUVA, a la vuelta de la esquina

Aunque sólo 25% de los coches del país tienen un seguro de cobertura amplia o limitada, la nueva p
Eduardo Huerta

Luego de una veintena de fallidos intentos a lo largo de muchos años, el próximo 1º de julio entrará en vigor el Seguro para Uso de Vehículos Automotores (SUVA) para las unidades matriculadas en el Distrito Federal. Este será un seguro obligatorio de responsabilidad civil que amparará a las víctimas de lesiones provocadas en accidentes de tránsito, excluyendo a los ocupantes del vehículo asegurado.

-

El nuevo seguro, que será irrevocable, pagará los daños ocasionados a terceros en su persona –cubriendo gastos de hospitalización, atención médica, fallecimiento, indemnizaciones por incapacidad, entre otros–, siempre y cuando sean resultado directo del percance automovilístico. Queda excluido el pago por daños a terceros en sus bienes, demandas por perjuicio, daño moral y robo total o parcial del vehículo.

-

Los coches de la capital mexicana deberán portar una calcomanía (holograma) que amparará la vigencia del seguro; de lo contrario, los infractores se harán acreedores a una multa equivalente a 25 salarios mínimos. Además a partir del 1º de julio de 1999 esta obligación se hará extensiva a todos los autos que circulen en la Ciudad de México, aun los foráneos.

-

Una de las ventajas del SUVA es que no perderá validez si el conductor no porta la licencia correspondiente o maneja en estado de ebriedad. En caso de fuga del infractor, existirá un fondo de contingencia creado por la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS) que permitirá cubrir los daños a las víctimas del percance.

-

A LA CARGA...
-
No obstante la protección que otorgará el SUVA, el culpable de un accidente de tránsito no estará libre de pagar los daños causados a los bienes de los afectados y no podrá evadir el pago de fianzas y multas, ni la responsabilidad civil y penal que conlleva un percance de esa naturaleza.

-

El costo de la póliza de responsabilidad civil está calculado entre $250 y $300 pesos anuales, aunque cada empresa podrá incrementarlo o disminuirlo según su estrategia de comercialización, después de registrar su tarifa ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (NCSF). La suma asegurada cubrirá hasta $250,000 pesos por accidente, que se dividirá entre los afectados, y automáticamente será reinstalada para cubrir cualquier otro percance.

-

A este nuevo mercado, que según la mayoría de las aseguradoras no es rentable –una suerte de servicio social, dicen–, ingresarán 36 de las 38 aseguradoras del país que cuentan con una división de vehículos.

-

De acuerdo con Enrique Olmedo, director de Autos de la AMIS, con este seguro se evitará el deterioro patrimonial de los accidentados y sus familiares. Además, dice, se eliminará el costo para el Estado, que frecuentemente tiene que cubrir también los gastos médicos. Enfatiza que todos los vehículos deberán portar su holograma infalsificable que compruebe la existencia de una póliza de responsabilidad civil o de lo contrario, los agentes de tránsito podrán pedir el servicio de una grúa –que pagará el dueño del vehículo– y remitir el coche al corralón.

-

“Los mexicanos carecen de una cultura de la prevención –dice Olmedo– y la tarea de las compañías aseguradoras será concientizar a los ciudadanos y promover la idea de la protección a otras personas.” Un dato revelador es que sólo 25% de los automóviles del país tienen un seguro de cobertura amplia o limitada.

-

Para promover el nuevo seguro, la AMIS lanzó una campaña publicitaria con un costo estimado de $11 millones de pesos. Ésta incluye anuncios en radio –medio que absorberá 60% de la campaña– y en algunos periódicos, como La Prensa y El Nacional, además de 12 carteleras instaladas en puntos estratégicos de la ciudad.

-

Pero no todo es claro para las compañías, que temen que al incrementarse el número de demandas existan víctimas de accidentes que traten de aprovecharse de la situación y pretendan exigir sumas exorbitantes. Para evitar los abusos existirá una tabla en la que se tendrán registrados los precios promedio por hospitalización, curación, operaciones o pérdida de extremidades, señala Olmedo.

-

¿UN BUEN NEGOCIO?
-
Luego de la crisis de 1995, el sector asegurador disminuyó su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) de 1.6 a 1.3%, y no fue sino hasta el año pasado cuando se inició su recuperación. En 1998, con la comercialización de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores) y el SUVA, se espera llegar al tan anhelado 2% del PIB.

-

Aunque las empresas del ramo afirman que el seguro obligatorio no representa un gran negocio, se calcula que una vez consolidado su uso éste les aportará unos $800 millones de pesos al año.

-

De acuerdo con las autoridades capitalinas, en la Ciudad de México circulan tres millones de automóviles, de los cuales 30% cuenta con algún tipo de cobertura y 2.1 millones no tienen ningún seguro. Es ahí, en ese nuevo nicho de mercado, donde las empresas enfocarán sus estrategias de comercialización, dice Gerardo Salcedo, director de la división Automóviles de Seguros Comercial América.

-

Carlos Vieyra, director de autos de Seguros Tepeyac, piensa que la meta será encontrar un punto de equilibrio en la venta de pólizas para no salir con pérdidas. “Los seguros de responsabilidad civil obligatorios no son fuente de recursos en ninguno de los países donde se aplican”, señaló.

-

Para los representantes de Tepeyac y Comercial América lo fundamental en este nuevo producto será la promoción del uso de un seguro. El negocio para las empresas estará en crear paquetes accesibles para los potenciales consumidores. Salcedo enfatiza que la gente se dará cuenta de que la póliza de responsabilidad civil es muy pobre y que requieren otro tipo de cobertura. “Es una excelente oportunidad de promover la adquisición de un seguro más completo. El SUVA será un impulsor, un disparador de la cultura del seguro.”

-

Según el representante de Comercial América –compañía que ostenta casi 27% del sector de autos en el país–, el precio del seguro no variará mucho puesto que la empresa que rebase el estimado quedará desfasada. Sin embargo, la verdadera lucha por los clientes se dará en el servicio.

-

Los clientes de las aseguradoras que tengan contratada una póliza de cobertura amplia recibirán su correspondiente holograma –sin costo adicional– antes de que entre en vigor el programa, explican los entrevistados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En cuanto a la aplicación del SUVA en el resto del país, aún no hay nada escrito. Su éxito o fracaso dependerá del buen servicio que presten las aseguradoras, lo expedito de los trámites y, sobre todo, la conciencia que tomen los ciudadanos de la responsabilidad que implica ponerse al volante.

Ahora ve
Los atuendos de Melania e Ivanka Trump en el primer viaje del presidente
No te pierdas
×