Telecomunicaciones. La moneda está ...

El acceso a internet promete un gran mercado a los proveedores de tecnología de comunicaciones. Los
Juan Antonio Oseguera

El pasado 29 de agosto, Jorge Nicolín, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL), anunció que la empresa Satmex apagó el satélite Solidaridad i, lo que obligó a más de un centenar de clientes a migrar a otros vehículos espaciales o a sistemas de comunicación alternos.

-

¿Las consecuencias? La industria de televisión por cable fue una de las afectadas. En su momento Gerardo González, vocero de la Cámara Nacional de la Industria de Televisión por Cable (Canitec), explicó que la programación de 15 canales fue temporalmente inaccesible para los más de 1.5 millones de clientes del sistema de televisión restringida.

-

El sistema nacional de telesecundaria dejó de impartir clases en 16,000 puntos escolares de recepción del llamado Edusat, cuyas principales señales eran transmitidas por el aparato. Por lo tanto, más de un millón de alumnos perdieron clases en zonas rurales de la república donde cursan la secundaria a través de este modelo de enseñanza a distancia.

-

Para el especialista en telecomunicaciones Manuel Gamero Esponda, de la Universidad Iberoamericana, lo ocurrido con el satélite mexicano Solidaridad i es un hecho que debe considerarse “normal” dentro de estos sistemas, por lo que resulta fundamental que las empresas privadas y públicas, así como los servicios que se benefician de sus transmisiones sean capaces de recolocar sus señales antes de resultar afectados.

-

En tanto, el sector bancario aseguró no haber enfrentado problemas mayores. ¿Por qué? Según Héctor Rangel Domene, presidente de la Asociación de Banqueros de México, después de las fallas que registró el Solidaridad i, en abril y mayo de 1999, el gremio bancario tomó la decisión de cambiar las operaciones al satélite Solidaridad II y a la red digital de Telmex.

-

Sin embargo, según el diario Reforma, a pesar de las previsiones se reportaron contratiempos aislados en sucursales bancarias de Banamex ubicadas en el interior del país. Voceros de la institución precisaron que solamente fueron 15 de las 1,350 unidades las que sufrieron fallas en sus sistemas.

-

Y entonces –como se pregunta Vijay Jayant, analista de telecomunicaciones satelitales de Bear Stearns & Company– ¿cuál es el papel de los satélites en un mundo cableado? Los satélites, dotados de tecnología unidireccional como la del televisor, en la cual no hay interacción del usuario, ¿cómo harán para competir contra una computadora conectada a internet que permite la intercomunicación?

-

“Es una carrera por desarrollar la mejor tecnología, la más barata y la de mayor velocidad de transmisión. Los corredores son: la telefonía, los satélites y los celulares”, asegura Jayant.

-

Satélite para rato

-

El incidente del Solidaridad i no es el único problema que enfrentan los satélites como servicio de telecomunicaciones. Medios alternativos –fibra óptica, celulares, cable de televisión de paga– compiten por los mismos clientes.

-

La penetración de internet en América Latina es aún muy baja, lo cual ofrece un gran potencial de crecimiento. Se estima que durante los próximos tres o cuatro años la región crecerá a un ritmo de 30% anual; México podría superar esa tasa y llegar a 35%, y una tercera parte de ese crecimiento será impulsado por el acceso a internet vía satélite.

-

La infraestructura de telecomunicaciones en México, comparada con otros países de la región, es incipiente. Mientras que en Argentina la penetración de telefonía fija es de 19.8 líneas por cada 100 habitantes; en Chile, 17.9 y en Brasil, 11.1, aquí apenas es de 10.6.

-

La telefonía móvil, la televisión por cable y vía satélite, y la penetración de computadoras, son otros ejemplos que muestran el rezago en la infraestructura nacional comparada con los vecinos sudamericanos.

-

En ese sentido, afirma una fuente de Satmex, los retos que afronta la industria satelital son lograr la agilidad para atender la demanda creciente en un mercado con infraestructura limitada, atender a todas las localidades, desde Monterrey hasta Mérida y responder con el nivel de servicio requerido.

-

A su juicio, la alternativa satelital promueve el crecimiento del mercado de la web debido a que permite al proveedor de servicios de internet (ISP, por sus siglas inglés) ofrecer acceso en cualquier lugar y mejora notablemente el tiempo de respuesta.

-

Además, dice, provee un ágil incremento del ancho de banda en caso necesario, asegura la integridad del contenido, da acceso a nuevos nichos de mercado en donde no se justifica aún la instalación de fibra óptica o microondas y libera infraestructura de la red del cliente para el tráfico de voz. La cobertura y la capacidad de transmisión son otras ventajas, así como la garantía de no saturación.

-

Internet por satélite es ideal para los portales, para los carriers u operadores de telecomunicaciones; universidades para aplicaciones de educación a distancia, multicasting y video, y para los corporativos, a quienes brinda una conexión rápida y directa, agiliza las transacciones de comercio electrónico y permite adecuación en el ancho de banda conforme a la demanda de la empresa.

-

La fuente de Satmex, que pidió el anonimato, no cree que las fallas que se han presentado en los últimos meses signifiquen el final de la compañía y sus operaciones, ya que es una empresa financieramente muy sólida. “Afortunadamente, los mercados ya habían previsto el turn-around y la eficiencia con la firma satelital venía dando resultados antes de que sucediera el incidente con Solidaridad 1. Existen seguros y previsiones que son normales en la industria; por ello, la pérdida de un satélite para una empresa como Satmex no significa de ninguna manera su fin”, asegura.

-

Al respecto, Marco Antonio Romero, subdirector de marketing de MCM Telecom, señala: “Más que el fin de la empresa, es una alerta para que se tenga mayor control, porque el cliente pide un buen servicio por cada peso que paga.”

-

Agustín Camelo, director de ingeniería y operaciones de MetroRed, comenta que la demanda de servicios satelitales se ha reducido notablemente como resultado del crecimiento explosivo de compañías telefónicas internacionales y nacionales de larga distancia y de acceso local.

-

Sin embargo, la comunicación satelital continuará atendiendo áreas rurales y aisladas del desarrollo económico donde no se justifica, por costos, el tendido de fibra óptica.

-

Roberta López Negrete, gerenta de comunicación estratégica de Pegaso PCS, prefiere no comprometerse en el tema de los satélites: “La tecnología falla”, dice escuetamente.

-

Dependencia telefónica

-

Usualmente, los proveedores utilizan tecnología avanzada para mejorar la capacidad de transmisión satelital. Así, para las rutas más frecuentes destinan mayor ancho de banda, de tal forma que garantizan que no se sature el satélite.

-

Para un usuario casero, en opinión de Romero, el sistema vía satélite aún depende de una línea telefónica: “Aunque la vía satelital ofrece velocidades de descarga de información de 400 KBPS (kilobits por segundo), se necesita un receptor adaptado en la PC, software especial, y un módem de salida de 56 KBPS, lo que es una limitante ya que sigue dependiendo del operador local.”

-

Respecto del costo para instalar sistemas vía satélite, el ejecutivo de Satmex afirma que es muy similar a los terrestres. Además, en los satélites disminuyen considerablemente los costos al considerar más puntos de transmisión.

-

Entre las desventajas que Satmex contempla está el hecho de que no todos los países cuentan con autorizaciones para recibir las servicios vía satélite, lo cual restringe el mercado.

-

Camelo agrega otras desventajas para el usuario casero: “Para la transmisión de internet vía satélite se necesita una mini estación terrena de Receive Only y una tarjeta en la PC, cuyo costo agregado sobrepasa los $700 dólares, más la renta mensual y el costo por megabit del proveedor del servicio.”

-

En defensa de la conexión inalámbrica a internet, vía celular, López Negrete, de Pegaso, menciona: “La movilidad que ofrece internet inalámbrico es la comunicación persona a persona, no de lugar a lugar. Además, ahora se manejan datos y voz. Las compañías deben trabajar para ofrecer sistemas de datos sencillos y accesibles.”

-

Acerca del mercado total de usuarios de internet comenta que algunas firmas especializadas señalan que va de 2.6 a 4.2% de la población total del país. “Quien se atreva a dar una cifra del acceso a través de teléfonos celulares es muy aventurado, ya que es demasiado temprano para ello.”

-

Romero apunta que en México se vive un boom de internet inalámbrico, específicamente en celulares. “Aunque la capacidad es limitada, se ofrecen noticias, ofertas, clima, entre otros. El acceso alámbrico (vía un teléfono conectado a la red de fibra óptica) sigue siendo la mejor opción.”

-

Ya sea a través de dial up (conexión telefónica) o de un acceso dedicado (servicio que suele contratarse en oficinas) se asegura la conectividad. Y es que resulta más probable un corte en la conexión inalámbrica que en la fibra óptica. Y en ésta, aunque llegara a suceder, existe un sistema de redundancia, ya que los anillos que rodean a las ciudades (básicamente México, Guadalajara y Monterrey) están duplicados, de tal forma que la información que viaja por ahí puede encontrar otra forma de llegar a su destino. Los costos para una empresa por el servicio de acceso dedicado van desde $90,000 pesos (pago único por instalación) y renta mensual hasta $8,000 pesos.

-

Instalar fibra óptica requiere hacer tendidos subterráneos. Los anillos de fibra óptica que han instalado las telefónicas y otros proveedores ofrecen accesos a internet en banda angosta (hasta 2 MBPS) y en banda ancha (por encima de 2 MBPS).

-

Los costos de romper banquetas y “cablear” con fibra óptica son muy elevados. Sin embargo, “la calidad del servicio con este tipo de infraestructura es superior a cualquier solución, sea de cobre o inalámbrica”, asegura el ejecutivo de MetroRed.

-

No obstante, Jayant de Bear Stearns & Company señala: “Hay una gran oportunidad para la industria satelital en los países en desarrollo. En Estados Unidos existen alrededor de 30 millones de casas rurales, y en Latinoamérica el potencial es enorme. El reto consiste en vender tanto la antena como el receptor a precios razonables. El sector (satelital) reporta anual y globalmente ganancias por $70,000 millones de dólares, y a tasas de 15% de crecimiento.”

-

La competencia entre las distintas tecnologías de telecomunicación, coinciden los especialistas entrevistados, está por comenzar. El satélite continuará ofreciendo servicio en áreas de difícil acceso y para medios que requieren flexibilidad en el ancho de bando (como la televisión y la educación a distancia); las redes subterráneas explotarán al máximo su capacidad de transmisión, en tanto que las inalámbricas tendrán que mejorar el servicio. “No será sino en dos o tres años que veremos una verdadera revolución en cada segmento en cuanto a la transmisión. Y vendrá directamente cuando se logre la integración real, entre video y datos”, concluye Jayant.

-

Con la colaboración de Alura Trujillo.

-

Ahora ve
Con la mira en Donald Trump, arrancó el G7 en Taormina, Italia
No te pierdas
×