Telefonía satelital. Fuera de línea

-
Marisela López Mandujano

Durante la década de los 80, la telefonía satelital apareció en los escenarios tecnológicos. La idea era magnífica: un dispositivo de comunicación que operaba en cualquier condición geográfica y en todos los rincones del mundo. Por desgracia, la aparición de tecnologías más baratas, y que además satisfacían las necesidades básicas del usuario, provocó la caída del sector telefónico basado en satélites. Dos de los principales proveedores del nicho, Iridium y Globalstar, saben que el mercado no muestra un rostro amable.

-

Globalstar modificó su esquema comercial a finales del año pasado. Durante buena parte de 2000, el dueño de un teléfono satelital tenía que desembolsar $15,000 pesos por el equipo, y pagar entre $18 y $22 pesos por cada minuto de llamada. Hoy, la compañía cobra $10 pesos por 60 segundos y el costo del aparato se liquida en 12 o 18 mensualidades.

-

Lauro González, presidente de Globalstar, explica las causas del cambio: “La situación es difícil. El nicho de la telefonía satelital crece con una lentitud inesperada. El precio de la tecnología es el principal factor que inhibe el desarrollo del mercado”.

-

Sin embargo, el ejecutivo conserva el optimismo. Según González, en noviembre de 2000, Globalstar consiguió ventas que superaban los resultados que Iridium obtuvo a lo largo del año. Además, la empresa no modificará su plan inicial de negocios: poseer, dentro de cinco años, entre 70,000 y 80,000 usuarios en México. El lado oscuro: en enero de 2001, la firma, alegando graves problemas de liquidez, no contó con los recursos para pagar los intereses de su deuda.

-

Por su parte, Iridium se declaró en quiebra en agosto de 2000 y dejó en el desamparo a más de 200 clientes mexicanos –y 20,000 en todo el mundo–.

-

A pesar del saldo negativo del sector, Merrill Lynch considera que la telefonía satelital encontrará un lugar en la preferencia de los usuarios. De acuerdo con investigaciones de la correduría, para 2007, 32 millones de personas utilizarán la tecnología, las cuales conformarán un mercado de $31,600 millones de dólares al año.

-

Newsletter
Ahora ve
Servicios de emergencia británicos aterrizan helicóptero frente al Parlamento
No te pierdas