Telemedicina <br>¿La diferencia entre a

Gracias a este sistema, un médico puede escuchar el latido del corazón de una persona que está a

La telemedicina dejó de pertenecer al terreno de la ciencia ficción para convertirse en uno de los negocios de salud más prometedores de fines de milenio. En muy pocos años, este sistema demostró tener excelentes perspectivas de crecimiento, dadas las dificultades para llevar servicios médicos de calidad a las zonas rurales del mundo.

-

Su práctica es revolucionaria porque permite a cualquier persona con una computadora –en cualquier lugar del mundo– consultar, en tiempo real, a médicos especializados. En muchos casos puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte, ya que facilita la atención de pacientes graves que no pueden ser trasladados (por ejemplo, con una fractura de la espina dorsal en una región donde no exista un gran hospital).

-

Gracias a la telemedicina, un médico puede escuchar el latido del corazón de una persona que está a miles de kilómetros de distancia, ver una radiografía, transmitir expedientes y otros datos, conversar con el paciente y procesar los expedientes clínicos. Todo al mismo tiempo.

-

Las primeras experiencias de telemedicina datan de los años 60 en Canadá y Escocia, donde se trató de dar servicios médicos a distancia a personas aisladas por las condiciones climatológicas. Pero su verdadero desarrollo sobrevino esta década, cuando las telecomunicaciones dieron un importante salto gracias, principalmente, a los satélites y a la fibra óptica.

-

En todo el mundo, la telemedicina sigue siendo elitista debido a la elevada inversión que debe realizar un hospital o un particular para practicarla. Se requiere tener –como mínimo– una computadora, una videocámara, acceso a Internet (en caso de un particular) y acceso a comunicaciones vía satélite o fibra óptica (para un hospital).

-

Los costos de instalación varían según la sofisticación del equipo que se utiliza. "Todo depende de cuánto está dispuesto a invertir cada hospital", dice Carlos Linares, director de Comunicación y Relaciones Públicas de la zona Pacífico-Bajío de AT&T empresa que busca concretar acuerdos con hospitales privados para conectarlos a su red de fibra óptica.

-

Para instalar el equipo de telemedicina, un hospital debe gastar entre $90,000 y $210,000 dólares, asegura el doctor Héctor Antonio Carrillo López, subdirector de enseñanza del Hospital Infantil Federico Gómez, perteneciente a la Secretaría de Salud.

-

En el caso de particulares que desean adquirir el sistema, la inversión asciende a cerca de $12,000 dólares para tener una computadora personal (tipo Laptop) conectada a una cámara de video y a una línea telefónica que permite enlazarse con los mejores hospitales del mundo.

-

La práctica de la telemedicina ha tenido un fuerte empuje en Estados Unidos y en la actualidad es frecuente encontrar unidades de videoenlace en los hospitales privados. Las Fuerzas Armadas de ese país también tienen un programa de telemedicina para dar videoconsultas a los militares que prestan sus servicios en zonas remotas. Desde hace unos años, se creó la Asociación Americana de Telemedicina, que busca difundir información y lograr una mayor penetración de su práctica. Recientemente, esta institución se apuntó una gran victoria en el Congreso de Estados Unidos al lograr que se aprobara una iniciativa que obliga a las compañías de seguros a reembolsar los gastos de telemedicina a partir de 1999.

-

ENLACES SALUDABLES
-
En México, la telemedicina tiene un gran potencial de crecimiento que comienza a ser explotado por algunas instituciones públicas y privadas. De acuerdo con Teléfonos de México (Telmex), cerca de 20,500 poblaciones que ya tienen servicio telefónico terrestre o inalámbrico podrán tener acceso a los servicios de telemedicina en unos años.

-

"Es una herramienta poderosa que tiene grandes aplicaciones", asegura el doctor Romeo Rodríguez, director del mismo hospital Federico Gómez, que está en proceso de cambiar su unidad de televisión a distancia (Cemesatel) por una de telemedicina.

-

De acuerdo con Rodríguez, si llegara a desatarse una epidemia de cólera la telemedicina permitiría movilizar rápidamente a las instituciones públicas y privadas para erradicarla. Además, ayudaría a bajar los gastos de salud de las aseguradoras y del sector salud, al reducir la afluencia de personas que se trasladan a las grandes ciudades en busca de servicios médicos especializados.

-

Las primeras transmisiones de telemedicina en México se realizaron en 1995, gracias a un financiamiento de Hughes Aircraft. El Centro Médico Nacional 20 de Noviembre –dependiente del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE)– se conectó con otro en Tuxtla Gutiérrez para dar una consulta a distancia. Desde entonces, el ISSSTE se ha convertido en un centro líder en América Latina en telemedicina; de hecho, es la única institución pública en el mundo que brinda a sus derechohabientes este servicio. El 20 de Noviembre está conectado a siete hospitales regionales y para el año 2000 tiene previsto ampliar su cobertura a 22.

-

"Las consultas más frecuentes son de oncología, traumatología, pediatría, hematología y cirugía reconstructiva", asegura el doctor Hugo César Balboa Parada, durante un videoenlace desde Tuxtla Gutiérrez. Los pacientes muchas veces se muestran sorprendidos de estar frente a una pantalla, pero terminan por aceptarlo al ver que del otro lado se encuentran también médicos, asegura el galeno.

-

En términos económicos, la telemedicina ha mostrado tener un gran futuro. El doctor Manuel González Vivian –responsable del proyecto de telemedicina del ISSSTE– señala que tan sólo durante el plan piloto se logró reducir en 50% los traslados de la provincia a la capital. Calcula que la inversión de $1.8 millones de dólares realizada en 1995 se recuperará este año. En la actualidad, la institución tiene ofrecimientos de algunos hospitales latinoamericanos (principalmente de Argentina) para firmar convenios de colaboración.

-

En lo que se refiere a la Secretaría de Salud, ésta ha anunciado que implementará varios planes piloto de telemedicina en diferentes puntos del país. Para el año 2000, la dependencia espera contar con la infraestructura necesaria para dar consultas de telemedicina en todo el territorio nacional.

-

En el terreno de la medicina privada, el Hospital Ángeles del Pedregal fue el primero en intentar poner en marcha un programa de telemedicina, pero fracasó debido a los elevados costos de transmisión. Recientemente, el Hospital ABC y la Clínica Londres se incorporaron a un convenio con Telmex, Consorcio Red Uno MD/TV y Multimedia Medical Systems, para brindar servicios médicos vía teleconferencias. Estos programas se tropiezan con los elevados costos que significa tener unidades de telemedicina funcionando en el país.

-

LOS LÍMITES EN MÉXICO
-
Un gran impedimento para desarrollar en forma masiva la telemedicina en México son las telecomunicaciones, que –a pesar de haberse desarrollado en forma importante en los últimos años– siguen siendo limitadas en algunos sentidos. México, por ejemplo, aún no cuenta con una red de servicios digitales integrados que permita a los hospitales conectarse directamente a una central de comunicaciones. Mientras que en Estados Unidos ya existe un sistema de discado directo que enlaza a los hospitales con una central de comunicaciones–por tiempo de uso específico–, aquí aún no se tiene acceso a este tipo de tecnología.

-

"Actualmente, en México no existe el sistema de discado directo, ya que la planta instalada de centrales telefónicas es muy diversa y no todas las centrales son digitales –expresó un vocero de Telmex–. Es evidente la necesidad de implantar esta tecnología de comunicación, ya que existe gran demanda en el resto del mundo. Las actuales compañías telefónicas deberán ofrecer este servicio cuanto antes."

-

Si un hospital decide utilizar fibra óptica para realizar un videoenlace debe invertir –por lo menos– medio millón de pesos en instalar su propia red de fibra óptica para enlazarse con una central. "El problema es la última milla, es decir, el enlace desde la central al hospital", asegura el doctor González Vivian. Además, muchos especialistas en México aseguran que la imagen que llega por fibra óptica no es tan nítida como la de satélite. El doctor Carrillo López asegura que la fibra -óptica sigue siendo un medio de transmisión demasiado caro.

-

El costo de una videoconferencia médica por medio de fibra óptica es, en promedio, el doble que vía satélite. De acuerdo con los expertos del ISSSTE sus transmisiones vía satélite cuestan cerca de $35,000 pesos al mes, lo que les permite tener un enlace de 24 horas. Con el uso de fibra óptica hay que instalar "la última milla" y pagar una renta mensual de alrededor de $12,000 pesos, así como el tiempo de uso y las llamadas de larga distancia.

-

Hasta ahora, las autoridades de Telecomm (desde este año SatMex) dan precios preferenciales (40% por debajo de las tarifas normales) a las instituciones públicas que practican la telemedicina. Sin embargo, la privatización de los servicios satelitales –que tendrá lugar este año– plantea nuevas interrogantes sobre el futuro inmediato de la telemedicina en México. El gobierno reservará 11% de la capacidad satelital para fines gubernamentales, que será distribuida entre todas las dependencias públicas. Mientras que antes los satélites mexicanos estaban subutilizados, ahora su tiempo de uso –con subsidio– será disputado por varias dependencias, entre las que se cuentan la Secretaría de Salud y el ISSSTE.

-

Más adelante, si la fibra óptica llega a tener una penetración masiva en el campo de los videoenlaces, la telemedicina tendrá un gran impacto porque permitirá superar las barreras de tiempo y distancia para ofrecer servicios médicos en tiempo real y desde cualquier punto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

A pesar de los cambios en la medicina, no faltarán los pacientes que prefieran ser revisados o atendidos en persona. Claro, si se encuentran cerca de un hospital o de su doctor.

Ahora ve
‘Despacito’, de Luis Fonsi, arrasa en la entrega número 18 de los Grammy Latino
No te pierdas
×