Televisa pierde brillo

La trayectoria de la empresa del canal de las estrellas se enfrenta a una lluvia de meteoritos que p
Roberto Aguilar

Quizás el mayor logro de Emilio Azcárraga Jean fue resolver el complicado pasado de Televisa. Ahora su prueba de fuego consiste en descifrar el futuro de la principal productora de contenidos en español del mundo. Heredó un emporio televisivo, pero también onerosas facturas y una guerra sin cuartel por el control de la firma que, con el apoyo del magnate Carlos Slim, libró victoriosamente. Ya en el timón se concentró en sanear las finanzas mediante la venta de activos, reducir costos y gastos –lo que implicó la salida de más de 5,500 trabajadores– y mejorar el perfil de los pasivos.

- -

El desempeño de los mercados financieros le permitió a Azcárraga Jean alcanzar con creces sus objetivos y liberarse de una abultada deuda, no sólo por el monto sino por los candados que los compromisos financieros imponía a sus ambiciosos planes.

- -

Cuando finalizó la reestructuración, Alfonso de Angoitia, vicepresidente de Finanzas de Televisa, explicó que la empresa estaba lista para iniciar una etapa de crecimiento sustentada en internet, radio y DTH. La estrategia fue parcialmente definida y en sus arcas la compañía contaba con $700 millones de dólares para ejecutarla, hasta que una sucesión de acontecimientos la obligó a plantear una nueva estrategia y buscar diferentes avenidas.

- -

Al momento en que las autoridades impidieron la fusión con Acir –decisión que fue apelada por la televisora– la correduría internacional Merrill Lynch comentó que aparentemente se trató de una determinación para prohibir futuras adquisiciones y que no sería sorpresivo que el consorcio buscara oportunidades en Estados Unidos. Televisa envió a Jaime Dávila, vicepresidente de Operaciones, a promover nuevos negocios en el vecino país del norte, donde participa a través de Univision y próximamente en el negocio de espectáculos en vivo. Durante la reestructuración financiera Dávila se ganó el respeto de los mismos analistas que externaron preocupación al nombramiento de José Bastón como relevo. "El mercado aún no conoce bien a Bastón, pero puede llegar a ser un excelente COO", dijo Salomon Smith Barney (SSB).

- -

Los temores de una recesión en Estados Unidos volvieron a los anunciantes más cautelosos en detrimento de las proyecciones de Televisa, lo que se manifestó desde el cuarto trimestre de 2000 –cuando cifras inferiores a las expectativas llevaron a las acciones a su nivel más bajo desde octubre de 1999– hasta los primeros tres meses de 2001.

- -

Al coctel se sumó la intención de Televisa de aumentar sus intereses en Univision, cadena que recientemente amplió su cobertura con la compra de 13 nuevas estaciones por $1,100 millones de dólares. En su próxima asamblea los accionistas de Univision podrían decidir sobre la propuesta de la empresa mexicana, que desde 1998 redujo su tenencia de 25% a 6% con ganancias superiores a $460 millones de dólares. Recuperar su participación original le costaría a Televisa más del doble de lo que recibió si se toma en cuenta el valor actual de la cadena. "Aunque hay muchas formas de hacerlo que serían menos costosas", opina Pablo Burbridge de SSB. Otros especialistas agregan que disputas relacionadas con los negocios de internet de ambas partes y la incursión de Univision en el negocio musical, especializado en el género grupero, complicarían acuerdos más ambiciosos.

- -

La coyuntura obligó a Televisa a instrumentar un nuevo programa de reducción de costos por $60 millones de dólares con "el fin de mantener y minimizar cualquier decremento en el flujo de operación". Esta iniciativa incluyó la salida de 750 empleados, el cierre de estudios de grabación y del Sistema Informativo ECO.

- -

Analistas nacionales y extranjeros coinciden en que la decisión no debe interpretarse como una señal de alerta. "Es el reflejo de la diferencia de plazos de mercado con una administración que busca generar a los accionistas valor a largo plazo", explica Burbridge.

- -

Con esta óptica el especialista dice que la principal tarea de Azcárraga es plantear adónde quiere llevar a la empresa y qué estrategia desarrollará. Sugiere que con la venta de la participación mayoritaria en sus unidades de negocio enfocadas a la música y las publicaciones, además de que las áreas se verán fortalecidas por la llegada de un socio, la compañía recabará recursos para consolidar su presencia en el mercado hispano de Estados Unidos y en el segmento local de televisión de paga donde participa a través de Cablevision.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Francisco Rivero, de Santander Investment México, tiene una visión distinta: considera que Televisa posee negocios a los que no les dedica tiempo suficiente porque se concentra en el de televisión, pero no apoya la idea de disminuir sus intereses en las citadas divisiones. Mientras la administración mantiene en total hermetismo las posibles directrices de su estrategia, los analistas se muestran optimistas respecto del futuro de la empresa. A pesar de que la propia compañía espera una baja de hasta 6% en sus ventas totales para este año, los expertos consideran que las condiciones a partir de la segunda mitad del año pueden ser más favorables.

-

Ahora ve
Amazon abrió su primera librería física en Nueva York
No te pierdas
×