Terroristas del siglo XXI

Los grupos de hackers tienen una filosofía: mantener Internet como una zona libre, sin control de l
Fran Ilich

Este ha sido un descripción típica de los hackers: criminales, no respetan nada ni a nadie, roban dinero de los bancos y lo transfieren a cuentas suizas, alteran sus calificaciones para poder seguir matando el tiempo en los videojuegos, son inteligentes y siempre terminan trabajando dentro del espionaje, terrorismo o en el hampa, pocos de ellos se convierten en el Robin Hood. Se pinta a los hackers como incomprendidos y rencorosos, que desesperadamente buscan desaparecer del sistema solar, con solo oprimir la tecla delete.

-

Las películas de Hollywood presentan a los hacker s como jóvenes que entran en la red para pasar el rato. Existe bastante confusión en cuanto a este movimiento. Los hackers tiene doble filo: disfrutan con las computadoras y sus complicaciones son retos. Pero a su vez ayudan a mejorar el mundo de la informática, crean, innovan y se relacionan con otros aficionados.

-

En México la computación subterránea con fines ilícitos ha mantenido un perfil bajo, la actividad detectada se basa, sobre todo, en el intercambio de información e ideas, en la creación de software. Aunque sí existe la excepción: algunos individuos han creado virus, como el Tijuana 1.0, o han invadido con propaganda websites del gobierno; estas incursiones se llaman cracks.

-

En 1998, los hackers irrumpieron en la escena con la aparición en televisión nacional de X-Ploit Team, una agrupación de estos individuos. Gracias esa difusión, un sector de la población se enteró que ya había hackers mexicanos. El discurso de X-Ploit está relacionado con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), aun cuando la agrupación siempre negó pertenecer al movimiento chiapaneco. Rápidamente se inició una campaña de desprestigio hacia los hackers.

-

En concreto, ¿qué es un hacker? El término es objeto de continuo debate entre el mismo movimiento, pero la definición más concisa, por lo que se puede deducir, radica en que un hacker sería aquel amante de la informática, con grandes conocimientos de la materia (programación, sistemas, redes, criptografía, etcétera) que se siente parte de un movimiento contracultural positivo para que la información sea libre, al igual que el acceso a la misma, y que luchan contra la tentación de grandes compañías, instituciones públicas y demás, que pretenden controlar esta información. Son, de alguna forma, los últimos románticos con un gran arma en sus manos: la computadora.

-

Hackers reales
Leadrain, LoTek y des son miembros de X-Ploit. Ellos consiguieron intrusiones a websites del gobierno mexicano, entre ellos el del Senado de la República, donde alteraron el contenido y en su lugar instalaron imágenes de Zapata y textos subversivos pro EZLN.

-

Ellos mismos se definieron muy crípticamente, según declararon en una entrevista al New York Times: “No somos niñitos script actuando sólo para ser 31337, sólo secundamos a hackers que actúan sensatamente”. Lo que X-Ploit hizo fue marcar la diferencia de la pléyade de tecnófilos que sólo actúan para grabar su nombre en un website, y del hacker clásico que desea conocer y mejorar los sistemas. X-Ploit se identifica con el hacktivismo político. Después de las acciones del equipo mexicano y, sobre todo, de otros subversivos en Estados Unidos, se atrajo tanta atención hacia este terrorismo cibernético que el congreso estadounidense legisló una ley anti-hacking.

-

Una serie de interrogantes han surgido a la fecha: ¿existe en realidad X-Ploit Team? ¿Fue un proyecto del gobierno mexicano para adelantarse a los hechos y prevenir posibles futuras intrusiones a sus sistemas?

-

Estas preguntas surgieron a partir de la imagen de la agrupación. Y es que reúnen todas las cualidades que un experto mexicano hacktivista debiera tener: estética de hip-hop, vagos nexos con el EZLN pero sin demasiado intelectualismo, y acercamiento y difusión de ciertos medios (The New York Times, Wired, Televisa y TV Azteca).

-

Sin embargo, otros individuos que prefirieron permanecer anónimos declaran no querer absolutamente ninguna clase de nexos con la política y trabajan para desaparecer de los medios la imagen del hacker político y terrorista.

-

Tal vez X-Ploit Team sí existe. Pero esa nueva ley anti-HACKING calmó los ánimos intrusivos de los hackers. Es más, ciertos grupos y camarillas del mundo subterráneo de la cibernética dudan de la existencia del grupúsculo, cuyos miembros han sido considerados por varios expertos y analistas políticos como un evento prefabricado para la creación e instauración de esta nueva ley.

Ahora ve
No te pierdas