Tic tac tecno

Los habitantes de Franche-Comté empezaron como relojeros, pero la competencia los devastó... enton
Louise Guénette / Francia

Los pobladores de Franche-Comté empezaron a fabricar relojes como artesanos, explica André-Pierre Augé, nieto de un industrial de ese ramo. A los agricultores que llenaban sus largas noches de invierno con ese trabajo minucioso, les llegó la industrialización en los años 50 y transformaron la zona en una verdadera capital mundial del sector. Pero los desarrollos tecnológicos, como la introducción de los mecanismos de cuarzo, abarataron la producción y la mayor parte de ésta se trasladó a Asia hacia finales de los 60. Unas 119 firmas regionales siguieron produciendo relojes para un mercado de alto poder adquisitivo, pero la mayoría cerró o se vio obligada a reconvertirse. El padre de André tomó las riendas de una filial familiar de corte de metal, Augé Découpage, y buscó mercado. Al principio hacía hebillas de cinturones y hojas para serruchos; sin embargo, se especializó en conectores y lead frames (soportes conectores) para aparatos eléctricos y electrónicos.

-

Poco a poco, logró formarse un nuevo nicho de la economía mundial en el área, con base en la aptitud de sus moradores para la precisión y la minuciosidad heredada de la relojería. Su progreso se dio también, en parte, gracias a su papel de proveedor de algunas grandes corporaciones francesas como Valeo, Gemplus y Schneider.

-

Precisión de relojeros
Hoy Franche-Comté es más industrial que el resto de Francia. En 2001 tenía  una tasa de desempleo dos puntos inferior a la media nacional de 9%. Mantener estas cifras, empero, no es fácil.

-

Mientras esas firmas tienen miras de instalarse en México y otros países con mano de obra barata, existen varias industrias regionales aquí, como los zapateros de Guanajuato, que necesitan encontrar un nuevo nicho en la economía mundial y reconvertir su producción. Enfrentan al mismo dilema de la Franche-Comté de ayer y de hoy.

Newsletter
Ahora ve
LauDrive transporte ‘on demand’ para las mujeres
No te pierdas