TLC empalagado

Los productores azucareros mexicanos tienen sus bodegas a tope mientras que estados Unidos importa u
Verónica García de León

El tema del azúcar desató la más reciente —y una de las más amargas— batalla comercial entre México y Estados Unidos. Tras meses de consultas con su mayor socio comercial y en medio de una fuerte presión de los industriales azucareros, el gobierno mexicano solicitó a la Comisión del Tratado de Libre Comercio (TLC) un panel que resolviera el desacuerdo sobre el monto de azúcar que México puede exportar a Estados Unidos a partir de octubre de 2000. Mientras emite un fallo (según cálculos optimistas tardaría siete meses) se recrudece la agonía de la industria mexicana del azúcar que además de enfrentar sobreproducción, deterioro de precios y un alto grado de apalancamiento, no podrá vender todos sus excedentes a Estados Unidos como lo había previsto.

-

Las posiciones encontradas de ambos países parten de una interpretación distinta del TLC. México argumenta, a partir del texto del acuerdo, que como productor superavitario del dulce puede vender a su socio comercial todos sus excedentes (570,000 toneladas) a partir de octubre. El gobierno estadounidense, con base en las llamadas "cartas paralelas" que firmaron Jaime Serra y Michael Kantor, permite la entrada sólo de 110,000 toneladas. Las cartas determinan el superávit de México en edulcorantes contando también su consumo de fructosa, de 520,000 toneladas, y no sólo de azúcar.

-

Para Carlos Soane, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA), la solución al problema es casi obvia: equilibrar lo inequitativo que fue el tratado de origen, pues mientras Estados Unidos importa 25,000 toneladas anuales de azúcar mexicano, a México ingresan 250,000 toneladas de fructosa de ese país que, según Soane, han desplazado del mercado nacional 550,000 toneladas de azúcar. La venta de esos excedentes en un mercado mundial con precios deprimidos ha costado a la industria $200 millones de dólares anuales, dice.

-

Seoane adelanta que pedirán a las autoridades mexicanas medidas adicionales al panel, como una salvaguarda, que frene la importación de fructosa.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Pero si México aplica tal salvaguarda, Estados Unidos podría imponer otra a exportaciones mexicanas. Hasta ahora no ha habido una solicitud formal. Lo que sí estará sobre la mesa será la validez de las cartas Kantor-Serra, que el panel deberá determinar. El fallo de éste dependerá del enfoque que predomine entre los cinco abogados que lo integran, purista o internacionalista, además de cuál sea el país con mayoría en el panel, lo que se decidirá por sorteo.

-

Ahora ve
Así es el Gran Hotel Manzana Kepinski, el primer mall de lujo en Cuba
No te pierdas
×