Todos remando en la misma dirección

-
Luis Hernández Martínez

Bob Boylan.
Editorial Plaza & Janés.
143 páginas.

- Siempre, quién se atreve a dudarlo, resulta difícil trabajar en equipo. Desde nuestros días de estudiantes, hasta nuestros momentos como profesionistas, enfrentamos la necesidad de confiar en alguien más para salir adelante en alguna tarea o proyecto.

- Pero, si cumplir como grupo resulta complicado, dirigirlo –por supuesto– dista mucho de ser una actividad dulce y feliz. De hecho, aparecer en la cima de la pirámide, como líder o director de una empresa o departamento, no significa –en lo absoluto– que ya nos tuteamos con los dioses. En realidad, sólo estamos más expuestos.

- Y como las exhibiciones tienen su riesgo, más vale que aprendamos –jefes y apaches– a jalar parejo y en la misma dirección.

Newsletter
Ahora ve
Antonio Tarín sale de la Cámara de Diputados
No te pierdas