Tras el eslabón perdido

Con Mono, los desarrolladores podrán generar programas casi gratis.
Roberto Morán

4. Miguel de Icaza
Este hombre tiene fanáticos en el mundo del software de código abierto. Gracias a sus contribuciones, Linux, el lenguaje que desafía a Microsoft, puede ser utilizado por un número creciente de personas. Actualmente, como director de Tecnología o chief technology officer de la empresa Ximian, encabeza un nuevo programa, Mono, una base para facilitar el trabajo de escribir códigos de software y corregir las eventuales fallas.

-

Según explica De Icaza, su investigación sirve para reducir los costos de desarrollo. Un ejemplo: la firma acaba de producir un clon de Outlook –el programa de correo electrónico de la agrupación de Gates– llamado Evolution. “Nos salió carísimo producirlo, dos años y medio, 27 programadores muy buenos. Un chingo de tiempo y de dinero.” Contar con un fundamento como Mono habría facilitado mucho las cosas. Tal vez el producto habría estado listo en poco más de un año.

-

El caso es que, de cumplir con su promesa, Mono –que ya puede obtenerse en algunas versiones– abrirá el camino a los desarrolladores de programas en la reducción de sus gastos y será el eslabón necesario para que el usuario final cuente con más programas gratuitos.

-

“Producir software es extremadamente barato. Si además de eso utilizas software libre como fundamento, no sólo bajas costos, sino que además en vez de partir de cero, empiezas más arriba.”

-

Una vez terminado, Mono tendrá funciones similares a las que ya cumple el proyecto .Net de Microsoft o Java. Aunque algunas publicaciones contraponen a De Icaza con la corporación estadounidense, él declina tal honor: “A mí esto de las religiones no se me da: me gusta .Net y me gusta Mono, están alineados con lo que yo creo que es agradable. Cada quien puede usar la plataforma que le guste.”

-

Insiste en que no es agitador: “En México hay mucha gente que hace mucho más activismo del que yo hago, lo que pasa es que no le ponen atención.” Pero lamenta que el gobierno y muchas agrupaciones nacionales tarden en entender que no es tan conveniente utilizar software propietario. “Desgraciadamente el país no exporta mucho, lo que hacemos es vender cosas muy baratas, como maquila y petróleo, y a cambio de eso importamos cosas extremadamente caras, a un precio altísimo. ¿Cuántos kilos de bananas puedes adquirir con el precio de una computadora, cuántos con una licencia de Office?” La investigación en tecnología puede ayudar a cubrir esa diferencia y hacer de México una nación capaz de exportar algo más que materias primas.

-

Según sus cuentas, la administración de Fox ha montado cinco millones de computadoras en México con programas de Microsoft, lo que significa un gasto de $3,500 millones de dólares: “Es dinero que sale del país y no regresa. ¿Qué traerá el dinero de regreso si nosotros no producimos un carajo?, no producimos tecnología.”

-

De Icaza narra que en una reunión con el equipo de e-México los partidarios del software libre habían ganado en votación aplastante por adoptar Linux, que puede bajarse en forma gratuita de la Red, pero el gobierno optó por comprar Microsoft, después de que Bill Gates ofreciera $40 millones de dólares para capacitación. “Hay que ser estúpido para no darse cuenta de que $40 millones, menos $3,500 millones [que costarán las licencias], da menos $3,460 millones.”

Ahora ve
CNDH concluye que hubo “graves violaciones a los derechos humanos” en Nochixtlán
No te pierdas
×