Treinta cuadros y una historia de amor

-

Hace 13 años que Nelly Sigaut, investigadora del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de Michoacán, vive un gran amor. La mujer se enamoró de las huellas que un artista dejó por el mundo hace 400 años.

-

Tras una década de investigación y tres años de restauración, tanto amor por fin se comparte con el mundo, a través de la muestra José Juárez. Recursos y discursos del arte de pintar, con la que el Museo Nacional de Arte festeja su vigésimo aniversario.

-

Los motivos de la curadora
Por qué Juárez y no otro
Creo que la pintura novohispana tiene que entrar en diálogo con las manifestaciones artísticas de otros lugares. No ha sido bien entendida porque no se ha estudiado lo suficiente. En términos históricos, a mediados del siglo XVII hay una transformación fundamental en la vida política, económica y religiosa de Occidente. Me parece que José Juárez expresa con mucha claridad ese cambio en sus cuadros.

-

El mayor desafío
Traer el cuadro de El Calvario desde la iglesia de La Profesa, por su tamaño (4.30 x 5.55 metros). Costó mucho trabajo sacarlo de donde estaba, a 20 metros de altura, montarlo y meterlo en la sala. Mover una pintura de tales dimensiones no se había hecho antes, fue un gran reto para todo el equipo de museografía.

-

El descubrimiento
En la exposición se encuentran tres obras de gran tamaño, una de ellas en semicírculo, que son parte de la decoración de la Catedral metropolitana. Por siglos se consideraron de autor anónimo, hasta que Sigaut las identificó como obra de Juárez. “Se las atribuí porque las estudié y me pareció que se acercaban a este pintor. Al momento de restaurar apareció su firma y la fecha. Cuando los restauradores me avisaron, fui corriendo al taller: fue una emoción fantástica.

Es que supones cosas, pero cuando eso se concreta, cuando ves que lo que imaginabas es cierto, sientes que estás ejerciendo el oficio de historiadora del arte”.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Un regalo para Nelly
“José Juárez me enseñó a tener paciencia, fue un hombre que ejerció su profesión con enorme amor. Aplicaba las capas de color hasta lograr aquella con la que había soñado, luchando porque se le reconociera como artista frente al poder de un virrey. Tenía mucha conciencia de él como individuo, y yo creo que poseyó una enorme facultad para reflexionar sobre su propio quehacer”.

Ahora ve
Los humanos no son los únicos que luchan contra el cáncer de mama
No te pierdas
×