Un banco te vigila

Ni el gobierno tiene tanta información de la clase baja como Elektra. Su apuesta es que eso le ayud
Bárbara Anderson

Juan C., de 30 años, llega a la ventanilla del banco, coloca su pulgar derecho en un finger reader y un rayo láser lee sus huellas dactilares. Inmediatamente toda su historia crediticia aparece en la pantalla del cajero y está actualizada al día su actividad laboral, la cantidad de integrantes de su familia y hasta los nombres de sus vecinos.

-

Esta escena no transcurre en Suiza, ni en Estados Unidos, ni en uno de los capítulos de James Bond.  Es en el Banco Azteca que se encuentra en la sucursal Villa Olímpica de Elektra.

-

“Somos el primer banco en el mundo que incorpora este sistema de certificación de clientes”, afirma Javier Sarro Cortina, director general del Grupo de Ricardo Salinas Pliego y uno de los que idearon el lanzamiento de su entidad financiera.

-

La firma ya conectó 2,590 finger readers en sus instalaciones, a un costo de $125 dólares cada uno.

-

Este es el último engranaje que se pone en marcha de un aceitado y complejo sistema tecnológico que es la base fundamental de la recientemente lanzada institución. Además de nacer con un fuerte concepto de “banca de nicho”, totalmente enfocada a la clase baja, uno de los pilares de ésta es su poder de información y la extrema utilización de los recursos cibernéticos. “La tecnología fue y es el gran diferenciador de Elektra: gracias a ella logramos un bajo costo transaccional. Nosotros no podríamos estar operando un banco, cuyo plan de negocios pretende tener cajas de ahorro que se pueden abrir con $20 pesos, si no tuviéramos un costo fijo de operación bajo. Eso lo logramos gracias a la tecnología y es lo que nos diferencia de los bancos tradicionales”, afirma el directivo.

-

“Banco Azteca da una importante lección a las corporaciones interesadas en ofrecer servicios financieros en países poco bancarizados. Lanzó la entidad con bajo costo gracias a una avanzada y agresiva estrategia tecnológica”, subraya uno de los más recientes informes de la casa de estudios de tecnología de información Gartner.

-

La agrupación contaba ya con todo lo necesario para salir al ruedo como banco: una amplia red de filiales en la cuales montar las sucursales (828), la comunicación en tiempo real entre todas (mediante enlace satelital) y un centro de manejo de datos en el corporativo.

-

A este entramado informático sumaron un sistema de administración probado por la mayoría de los grandes bancos, llamado Alnova. Se trata de una aplicación que ya poseen otras organizaciones (Banorte, Santander, Bancomer), que permite enlazar las operaciones de cada filial con el procesamiento bancario (core banking system), lo que traduce las operaciones a los términos contables y legales del país.

-

Pero una de las diferencias de Azteca con los demás bancos es el tiempo. Mientras la mayoría de ellos cobran los créditos en forma mensual a sus clientes, éste sólo opera pagos semanales. “A nosotros nos lleva sólo siete días detectar un moroso, mientras que a la competencia 30 días como mínimo”, agrega el director general del Grupo. La firma contabiliza un promedio de 1.2 millones de operaciones diarias.

Elektra realizó en una primera etapa una inversión en tecnología de $6.5 millones de dólares (sólo el sistema Alnova cuesta $1.8 millones) y faltan aún por invertir otros $6 millones para completar todos los procesos.

-

Gran hermano... bancario
“Creo que uno de los mejores capitales de la organización es el conocimiento. Nadie conoce a los clientes de este sector  mejor que nosotros”, sentencia el directivo.

-

La cadena cuenta con una base de 2’634,253 clientes, de quienes sabe no sólo sus datos personales: tiene registrados uno a uno los integrantes de su familia, ha visitado su casa, recabado opiniones de sus vecinos, sabe cuánto y cómo ganan de acuerdo al empleo y la colonia en la que viven (un dato de valor, teniendo en cuenta que 60% de su cartera vive de empleos informales).

-

Cada una de las investigaciones personales tiene un costo de $300 pesos y hay cerca de 3,000 sabuesos de Elektra recorriendo la ciudad cada día, corroborando datos y recuperando crédito.

-

El perfil de un cliente promedio de Banco Azteca es un hombre o una mujer de entre 25 y 45 años con un ingreso medio familiar de $6,000 dólares anuales; el saldo promedio que posee en Elektra es de $2,500.

-

Con toda esta información, volcada al sistema informático de la cadena a lo largo de todo el país, la recuperación crediticia es envidiable para cualquier entidad financiera: Elektra recupera $97 de cada $100 pesos que presta.

-

Con un máximo de siete días, la corporación detecta la falta de pagos en las sucursales y pone a andar su maquinaria de cobro. “Nosotros llegamos a cobrar directamente a domicilio después de una semana de atraso”, afirman en la cadena.

-

El sueño del banco propio
La principal fuente de ingresos de General Electric no son ni las turbinas ni los productos electrónicos: es el dinero. Sí, el gigante internacional recibe 45% de sus ingresos por los servicios de su división GE Capital (que financia, por ejemplo, las operaciones a  crédito de Wal-Mart). Entonces la pregunta natural  sería, ¿por qué no podría Elektra hacer lo mismo con un banco propio?

Otro tanto se preguntó Ricardo Salinas. Y lo evoca Javier Sarro: “Cuando ingresé al corporativo hace 8 años, tras haber conseguido la licencia para Banca Quantum, recuerdo que me dijo que le parecía muy bueno ya que estaba en sus planes abrir su propio banco.”

-

La idea del magnate de transformar al área crediticia en banco era simple: conocía más que nadie al segmento medio bajo de la población y sabía que los bancos no estaban interesados en esta porción del mercado. Sin duda es una gran masa de gente (70 millones de personas, según sus estudios) y con grandes necesidades de créditos.

-

“Más de 50% de los ingresos del conglomerado provienen del financiamiento, cerca de $145 millones de dólares anuales”, afirma Sarro.

-

La rentabilidad: Banco Azteca tiene tasas anuales de 50%. “No son tasas altas y no somos comparables con los demás bancos, porque ninguno toma los riesgos que tomamos nosotros.”

-

La firma cuenta con una cartera de $400 millones de dólares y el Grupo espera que en un año crezca a $500 millones.

-

Sumando Banco Azteca (que ofrecerá créditos para autos y casa) y la entrada en el negocio de las Afore, el principal ingreso del consorcio será el financiero bancario, “y en dos años más será 60% el dinero y 40% el comercial”, agrega el entrevistado.

Ahora ve
A 48 años de la llegada del hombre a la Luna en la misión Apollo 11
No te pierdas
×