Un cambio hacia la era del conocimiento

La transición que tenemos en México se debe reflejar en diferentes áreas que, en forma puntual, e
Julio A. Millán

Una de las grandes esperanzas es la de incrementar el capital humano a través de dos mecanismos: 1) Dotarlo de mayores recursos económicos y 2) Una organización más eficaz con orientaciones precisas hacia dónde vamos y cuáles son los umbrales del saber a los que tenemos que llegar dentro de los próximos 25 años.

-

No entender el cambio y la velocidad del mismo en este siglo del conocimiento, sería tanto como condenar al país a un retraso injusto que incluso puede considerarse perverso. Por ello estimo de interés las discusiones de la última reunión de la World Future Society, en su conferencia anual del pasado mes de julio, en torno a las nuevas carreras profesionales y las posibles oportunidades de trabajo para el próximo cuarto de siglo en los países desarrollados y emergentes. En forma enunciativa podemos advertir la creciente importancia de la educación en acuacultura, programación digital, técnico en comunicaciones electrónicas, técnico en fibra óptica, consultor en tiempo libre, gerente  de centros de información, director de club de software, arqueólogo submarino, especialista en calidad del agua, técnico en robótica y mecánico espacial, entre otros.

-

Las innovaciones de la próxima década contemplan productos como la genecomédica, que significa un tratamiento combinado entre la investigación genética y los fármacos; por otra parte están las computadoras personalizadas que se adaptan a la manera de trabajar del usuario, automóviles que puedan combinar electricidad, gasolina reformulada y gas natural. Televisores next generation de alta definición super delgados para información, comunicación y entretenimiento, a su vez monitores de salud caseros que realizan análisis automáticos de los signos vitales, sensores que detectan stress en puentes y edificios, remedios genéticos, frutas y vegetales para controlar el peso y retardar el envejecimiento, y muchos productos más que nos sorprenderán, tanto por el factor del cambio como por su expansión en el mercado globalizado.

-

Esto nos obliga a ver la cantidad de ajustes que hay que realizar en nuestros sistemas educativos, aunados a los que significan las tecnologías emergentes, que nos llevan a concluir que no solamente será necesario entender el cambio para la educación y la capacitación, sino la combinación de programas de desarrollo e inversión que hagan posible la formación de una juventud preparada para la nueva realidad global.

-

Para el año 2007 podríamos ver que las computadoras personales reconocerán la voz, escritura y fisonomía del usuario; en el año 2009 habrá navegadores inteligentes de software, filtrando y rescatando información estratégica. Para el 2010  los sistemas expertos serán de uso rutinario para ayudar a la toma de decisiones en administración, medicina, ingeniería y otros campos. Las computadoras podrán hacer traducciones en todos los idiomas con la precisión y velocidad necesarias para una efectiva comunicación.

-

Para el 2013 los automóviles utilizarán motores de cerámica que soportarán el calor y el desgaste mejor que el acero. En ese mismo año los tratamientos genéticos serán comunes para prevenir y curar enfermedades hereditarias. Para el 2014 habrá computadoras ópticas que utilizando fotones, más que electrones, podrán codificar y enviar información a los mercados comerciales a la velocidad de la luz.

-

Mucha gente se puede sorprender con esta información, pero ya están aquí estos procesos y lo que no se vale es que ante tanta información no actuemos de inmediato, pues construir el futuro no es cosa fácil.

Newsletter
Ahora ve
“Se ve progreso en las variaciones mensuales de inflación”: Carstens
No te pierdas