Un dólar amarrado

-
Joel Martínez

El tipo de cambio será una variable que seguirá sin grandes sobresaltos cuando menos el primer semestre de 2002. El precio del dólar es tema de preocupación en las comidas de ejecutivos, ya sea porque se cree que se mantiene estable artificialmente o por los efectos en muchas exportadoras.

- -

El superpeso está que no cree en nadie. Después de que en 1998 sufrió su último descalabro frente a la moneda del vecino del norte, tras la crisis rusa y al desplome en los precios del crudo, sólo ha tenido éxitos.

- -

En 1998 la meta del gobierno era tener una paridad promedio en el año de $8.74 pesos por dólar, sin embargo las corridas especulativas la empujaron a $9.16 pesos.

- -

En ese año, la devaluación acumulada fue de 23%. Después de eso todo ha sido estabilidad. En 1999 el objetivo de paridad promedio fue de $11.08 y el observado sólo alcanzó $9.56. El precio de la divisa verde subió 4%.

- -

Para 2000 la situación fue favorable: el gobierno se propuso un precio del dólar de $10.40 pesos y a duras penas se alcanzó $9.46, con una revaluación de 1.1%.

- -

Finalmente el año pasado la meta fue $10.10 pesos por dólar, alcanzando sólo $9.36. En 2002 la fortaleza del tipo de cambio sigue a prueba de todo. La meta del gobierno para este año es $10.10 y el promedio observado es de $9.15, con una revaluación de casi 1%.

- -

Sobran dólares, pero ¿dónde están? En los fondos de cobertura de Banamex, en las posiciones largas de las centrales cambiarias y en las reservas internacionales.

- -

En agosto pasado se materializó la compra de Banamex por Citibank, en $12,500 millones de dólares. La mitad se liquidó en efectivo, pero sólo entraron poco más de $3,000 millones de dólares mediante diferentes operaciones. Una cantidad similar se quedó invertida en los fondos de cobertura del banco. El valor de éstos pasó de $214 millones de dólares en julio de 2001 a $3,396 en agosto; actualmente valen $3,010 millones de dólares.

- -

Hay más de $40,000 millones de dólares de reserva como parque del banco central para abatir cualquier corrida contra el peso. Finalmente los bancos tienen inventarios de divisas cercanos a $800 millones de dólares.

- -

El precio del dólar no puede subir en forma sostenida: está amarrado. Pero la existencia de un superpeso por tres años y lo que va de 2002 tiene su parte oscura. Las exportadoras son las principales dañadas porque reciben ingresos en dólares, mientras que sus costos son mayoritariamente en pesos.

- -

En pocas palabras pierden competitividad. Una prueba es la industria maquiladora de mezclilla, que está en retirada hacia Centroamérica, donde se ofrecen mejores costos de producción en dólares.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-El autor es analista de temas económicos y financieros.

-

Ahora ve
Las dudas sobre el futuro del bitcoin crecen
No te pierdas
×