Un empujoncito

Bancomext alivia a corporativos agobiados por la deuda.

El año pasado Iusa enfrentó una disyuntiva: el plazo para pagar $160 millones de dólares se agotaba y las alternativas eran escasas. Incluso la promoción de una nueva emisión de deuda fue suspendida por la inestabilidad de los mercados internacionales. Meses después las condiciones de financiamiento corporativo en México reportaban menores tasas y el fortalecimiento de inversionistas institucionales. La empresa sabía que esta era la oportunidad de solventar sus compromisos, pero estaba imposibilitada para hacerlo. El desempeño de la compañía –que exporta 55% de su producción– era seguido de cerca por el Banco de Comercio Exterior (Bancomext), que en una operación de ingeniería financiera, en la que además participó Invex, garantizó una colocación por $800 millones de pesos, mismos que aliviaron el agobio de Iusa.

-

Fue la primera experiencia de la institución en apoyar a empresas que no poseen la calificación mínima requerida, la cual otorgan las evaluadoras internacionales, para que su deuda sea adquirida por inversionistas como las Afore. Bancomext garantiza parcialmente la emisión bajo la promesa de hacer frente al pago en caso de incumplimiento. “Lo único que hacemos es dar un empujoncito”, dice Gabriel Leyva, director de Banca Empresarial Metropolitana.

La institución exige que la firma que busca su soporte tenga fortaleza financiera, proyectos viables y que participe en el comercio exterior. A cambio del aval el banco cobra una comisión y se protege con garantías del emisor. Este año el programa financiero del organismo consta de $6,000 millones de dólares.
Ahora ve
No te pierdas