Un gasto público disciplinado

Como parte de la política de ajuste económico, el gobierno tuvo que actuar con disciplina en el ej
Alejandro Castillo

En su informe acerca de las finanzas y la deuda pública correspondiente al primer trimestre, la Secretaría de Hacienda destaca la disciplina con la que se ejerció el gasto público en ese periodo. Eso permitió, una vez cubiertos los compromisos financieros, obtener un superávit de N$8,989.5 millones de nuevos pesos, cifra superior en 80% al saldo registrado en enero-marzo de 1994.

-

Como era de esperarse, esa mejora en el superávit no se debió a un incremento en los ingresos fiscales, algo casi imposible por la contracción impuesta a la economía, sino que fue consecuencia de una drástica reducción de los gastos gubernamentales.

-

Es indudable que este comportamiento de las finanzas públicas contribuyó a controlar la inestabilidad financiera que se produjo después de la devaluación de diciembre; pero también es un indicador de la magnitud del ajuste que se aplicó al mercado interno.

-

Cambia estructura tributaria. Tal como se esperaba, la contracción económica que se vivió en el primer trimestre tuvo como consecuencia una disminución de los ingresos fiscales del gobierno.

-

De acuerdo con Hacienda, en enero-marzo la captación proporcionada por el Impuesto Sobre la Renta (ISR), el que se aplica al producto del capital (inversiones, acciones, propiedades, etcétera) y del trabajo, el que esta relacionado con la producción y la modificación del patrimonio de los factores, reportó una caída de 10.6% en términos reales. Vale señalar que en el segundo trimestre, cuando se espera una caída más fuerte en la producción, la captación mediante este impuesto podría disminuir todavía más.

-

A su vez, el ingreso resultante del Impuesto al Valor Agregado (IVA), el que se cobra al momento de intercambiar bienes o servicios, fue inferior en 13.6% al observado en el primer trimestre de 1994. A diferencia de lo que ocurrirá con el ISR, es probable que en los siguientes meses la captación por IVA aumente, ya que durante el primer trimestre este impuesto se mantuvo en una tasa de 10%, pero a partir del primero de abril se incrementó a una tasa de 15%.

-

Además, en el primer trimestre cayeron 18.7% los ingresos proporcionados por la venta de servicios públicos, en tanto que los impuestos a las importaciones disminuyeron 15.4%.

-

En cambio, aumentaron los ingresos por derechos de exportación de petróleo. Esto se debió a que el mercado internacional se comportó de una manera favorable, el precio promedio de la mezcla de crudo exportado por Pemex fue de $15.94 dólares el barril en este periodo, 37.9% más alto que el precio del primer trimestre de 1994. Por esa razón, los ingresos correspondientes crecieron 38.7%.

-

Aparte de las exportaciones de crudo, también se observó una mayor comercialización de bienes y servicios derivados del petróleo, la electricidad, el transporte ferroviario y el papel, de modo que los ingresos de las entidades bajo control directo crecieron 26.9%.

-

Aunque crecen los pagos por deudas, baja el gasto. En el primer trimestre el gasto público se contrajo en línea con los objetivos propuestos en el programa de ajuste.

-

Con ese objetivo, durante el primer trimestre el gasto neto pagado por el sector público directo presupuestal fue inferior en 7.6% en relación a 1994. Como parte de ese propósito, los grandes agregados del gasto registraron una contracción: el gasto primario cayó 15.7% y el gasto programable bajó 11.7%.

-

Si bien las autoridades gubernamentales reconocieron la necesidad de mitigar el efecto de la contracción económica en los sectores sociales más desprotegidos, lo cierto es que el mayor peso de los egresos se debió al aumento del servicio de la deuda pública.

-

Así, durante el primer trimestre el pago por intereses del sector público presupuestal creció 44.5%. Según Hacienda, el pago de intereses al exterior creció 103.2% debido al aumento de las tasas de interés internacionales y al efecto de la devaluación sobre los costos financieros de la deuda externa. En cambio, los pagos derivados de la deuda interna disminuyeron 7.5% como resultado de la menor colocación de Cetes y a que las tasas que se pagaron fueron las correspondientes a la fecha de emisión, antes de que se diera el repunte de tasas en enero.

-

¿La deuda no aumenta? Como se recordará, después de la devaluación, que era necesaria para ajustar las relaciones comerciales con el exterior, la incertidumbre provocó un alza de las tasas de interés y una gran volatilidad en el tipo de cambio.

-

El impacto de la crisis fue de gran magnitud debido a la vulnerabilidad que ofrecía la economía nacional ya que, como se ha explicado en diversos foros, el déficit en cuenta corriente se financió mediante la captación de recursos en instrumentos de deuda de corto plazo. El mayor monto, $29,206 millones de dólares, se dirigió a Tesobonos, instrumentos que están indicados al tipo de cambio.

-

La propuesta gubernamental para atacar ese problema consistió en la obtención de apoyos financieros del exterior, con el propósito de garantizar el pago de los compromisos atados al tipo de cambio. Gracias a ello, se recibieron $5,000 millones de dólares del gobierno de Estados Unidos, y $7,759 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI). Esos recursos, y los proporcionados por el logro de un superávit en la balanza comercial de $540 millones de dólares, permitieron amortizar Tesobonos por $13,041 millones de dólares en el primer trimestre.

-

No obstante, el informe que presentó Hacienda señala que la utilización de los recursos de Estados Unidos y del FMI no significó un incremento en el endeudamiento. La dependencia aclara que la modificación que sufrió la deuda pública total en el primer trimestre se debió, fundamentalmente, a dos factores: al efecto de la devaluación del peso frente al dólar y de esta divisa frente al yen y al marco; y al impacto de la inflación, ya que parte de la deuda está en instrumentos ligados al comportamiento de los precios, los Ajustabonos.

-

Ciertamente, el ajuste económico resuelve los desequilibrios del corto plazo, pero también acumula nuevos rezagos. De acuerdo con Hacienda, en este periodo la inversión física contemplada en el gasto programable presupuestal observó una reducción de 34%. De acuerdo con las metas del ajuste económico, el inicio de nuevos proyectos fue diferido y los proyectos en proceso disminuyeron su ritmo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Ante esa acumulación de necesidades es de esperar que, una vez resuelta la emergencia, se busque recuperar el tiempo perdido en el cumplimiento del compromiso que debe tener todo gobierno de utilizar eficientemente los recursos tributarios con el fin de mejorar las condiciones de bienestar y de competitividad económica.

Ahora ve
Un dron choca con un avión comercial en el cielo de Canadá
No te pierdas
×