Un grano en la cima

Su meta es muy alta: ser como el café Illy de Italia o el Britt de Costa Rica.
Tania Lara Ortiz

PABLO GONZÁLEZ
CAFÉ PUNTA DEL CIELO

-

Punta del Cielo no es una finca de café, tampoco es un nuevo rascacielos ni un resort turístico. Es el sueño más alto de Pablo González Cid, un mexicano de 32 años que quiere abrirse un hueco entre el consumo de refrescos y el café instantáneo para vender el grano de altura más fino de México.

-

Sus cafeterías son espacios abiertos de metálica decoración que en nada se parecen a los lugares adornados con coloridos sarapes. Tampoco son la copia mexicana de Starbucks, porque él quiere enfocarse más en la educación del consumidor que en la mercadotecnia del lugar. El resultado ha sido precios 30% más bajos y márgenes de ganancia más grandes que los de la estadounidense, a pesar de que ubica sus 14 establecimientos en las mismas zonas exclusivas del área metropolitana, como Polanco, Santa Fe, Bosques de las Lomas y Satélite.

-

Su ambición es construir una marca nacional como Illy en Italia, Café Britt en Costa Rica y Second Cup en Canadá. Lograrlo será tan turbulento como arrancar el auto de carreras color gris metálico que Punta del Cielo patrocina y que recientemente ganó el primer lugar de la Copa Corona en Costa Rica. Ésta es la única estrategia de mercadotecnia que promociona las cafeterías.

-

El bajo consumo de café es un reto. Cada finlandés toma 13 kilos de café al año, mientras que los mexicanos beben menos de uno. Sin duda hay mucho por hacer en el quinto país productor de café del mundo, pero hay esperanzas: en el último año se duplicó el consumo per cápita de 400 a 800 gramos. Entrevistado en la bodega de Tacubaya, Pablo González Cid se emociona al picar la válvula de una lata de café molido de la que enseguida escapa el aroma del grano recién tostado. Se trata de un invento que patentó y que distingue su marca. “Lo que me gusta es desarrollar nuevos productos y nuevos conceptos”, confiesa este administrador de empresas al que no le gusta administrar. Además de producir y vender café, su empresa desarrolló pastillas para preparar exprés, y también dos bebidas enlatadas: capuchino helado y tipo exprés.

-

Hace cuatro años su empresa vendía $31 millones de pesos y en 2004 alcanzó $44 millones de pesos. Este crecimiento se debió a que consiguió servir las tazas de café de los vuelos de Mexicana y Aeroméxico, y de los hoteles de Grupo Posadas, Quinta Real y Mayan Palace. En 2005 espera crecer 50% con su entrada a los supermercados de Wal-Mart y Superama, aunque ya vende en Comercial Mexicana y Costco.

-

Ha sido tan exitoso que hace dos años recibió ofertas de compra de una marca extranjera de café y de un gran empresario mexicano.
Punta del Cielo necesita financiamiento por más de $5 millones de pesos para invertir en cinco nuevas tiendas y tres nuevos productos, uno de ellos, café de olla para el mercado de Estados Unidos.

-

Hoy en día vende $4.12 millones de dólares, pero aún así le toca una mínima parte del mercado, ya que los mexicanos gastan en el grano $600 millones de dólares al año. Que más consumidores prefieran Punta del Cielo es una carrera de negocios que puede llevar a esta empresa hasta Europa y Asia, donde aspira colocarse.

-

Ni más ni menos que a la punta del cielo.

Ahora ve
No te pierdas