Un país sólo para VIPs

Tailandia decidió enfocarse a los turistas cinco estrellas y creó un inédito sistema de membresí
Bárbara Anderson

El departamento de marketing del gobierno de Tailandia no deja de dar sorpresas en sus campañas de promoción turística. Hace unos meses lanzó una original propuesta: un sistema de franquicias de restaurantes tailandeses promovidas por el propio departamento de Promoción a las Exportaciones para llevar la comida y la cultura thai alrededor del mundo. La primer tanda de restaurantes será de 100 unidades, las que el gobierno considera verdaderas oficinas de promoción turística en el exterior. Algo similar a la propuesta de los cafetaleros de Colombia (con sus cadenas de tiendas Juan Valdez) pero con mucho capital y patrocinio por parte del gobierno.

- Ahora, el ministerio de Turismo de Tailandia acaba de lanzar otra propuesta innovadora en lo  referente a promoción en el exterior: un sistema de membresía llamado - Thailand Elite Privilege Club.

- Se trata ni más ni menos que de la primera membresía de un país diseñada para darle impulso a su industria turística. Los que poseen esta tarjeta bien podrían repetir aquel famoso eslogan de American Express de: “pertenecer tiene sus privilegios”.

- Ser VIP en Tailandia (y poseer este plástico en su cartera) le permite obtener beneficios en todo el país: aduana preferencial en el aeropuerto de Don Muang, fuertes descuentos en Thai Airways (compra un pasaje e inmediatamente tiene otro gratis), tarifas preferenciales en hoteles cinco estrellas, entradas gratis a los mejores campos de golf, transporte en limusina sin costo alguno del aeropuerto al hotel, servicio especial al cuarto las 24 horas, spa y chequeos médicos sin cargo, además de cinco años de renovación automática de la visa tailandesa por periodos de 90 días.

- A tal punto harán valer la exclusividad que, a partir del año que viene, la selecta cadena de hoteles Thailand Elite Boutique sólo aceptará como huéspedes a los que posean la tarjeta VIP.

- Ésta es la parte en la que la burocracia se convierte en un negocio y los planes de gobierno en acciones de marketing que unen Estado y empresas privadas.

- La membresía y el plástico cuestan entre $25,000 y $50,000 dólares al año y las autoridades esperan tener para principios del año que viene unos privilegiados 10,000 clientes.

- Según cálculos del ministerio de Turismo, existen unas 200,000 personas que habitualmente visitan Tailandia y que podrían perfectamente hacerse socias de este club, personas que las propias autoridades (muy mercadológicamente) llaman “embajadores”.

- Así, sin necesidad de ser presidente de un país, cualquier gerente de mercadeo puede usar esta excelente idea tailandesa para buscar y encontrar perfiles VIP entre sus clientes, hacerlos miembros de un club, otorgarles beneficios especiales y cobrar anualmente un - fee (cuota) que va más allá de los gastos tradicionales que un turista (o un cliente) realice.

Newsletter
Ahora ve
Una ‘casa de espejos’ irrumpe en el paisaje infinito del desierto de California
No te pierdas