Una visión automática

La automatización industrial avanza en México y un puñado de corporaciones multinacionales se rep
Maurizio Guerrero M.

La apuesta de las compañías dedicadas a ofrecer equipos y procesos de - automatización industrial va sobre seguro. Las tendencias comerciales globales - y los estándares de calidad mundial le han marcado un camino irreversible a - las industrias manufactureras y de servicios: o invierten en tecnología o - desaparecen. México no es la excepción.

- “De las 500 empresas más grandes catalogadas por Expansión, la - gran mayoría están automatizadas. No al 100%, pero sí por arriba de 50%. En - todas las grandes corporaciones existe algún tipo de automatización, porque - la mayoría de ellas opera con estándares globales. Además, 100% de las - transnacionales que operan en México están automatizadas, a diferentes - niveles”, asegura Joel Chait, gerente de canales de distribución de Rockwell - Automation de México.

- En México, Rockwell se especializa en las industrias automotriz, de - celulosa y papel, petroquímica, cementera, metalúrgica y de productos para el - consumidor final. Su producto estelar son los controles industriales: botones, - terminales, relevadores, arrancadores. Pero los controles lógicos programables - (PLCS, por sus siglas en inglés), son la bandera, el producto de punta, - porque, dice Chait, llevan la vanguardia tecnológica.

- Una de las ventajas que en Rockwell afirman tener con respecto a sus - competidores –General Electric, Siemens, Schneider y ABB, entre otros– es - el soporte local. Aseguran que no son sólo vendedores de equipo, sino que - establecen una sociedad tecnológica con el cliente, para que el equipo - adquirido pueda seguirse renovando.

- La compañía ha establecido también una red de distribución con 16 - compañías pequeñas que son distribuidores, y cuya fuerza de ventas se - constituye por ingenieros que recibieron capacitación por seis meses en el - centro de operaciones de Rockwell Automation, en Milwaukee, Estados Unidos. - Rockwell prefiere que su fuerza de ventas esté capacitada y entre sus - objetivos no está librar una batalla de precios. El diferencial con la - competencia debe ser el servicio y los valores agregados del producto.

- “La competencia es buena –acepta Chait–, tiene buena tecnología y por - lo general es más barata. Pero los clientes que buscan el mejor servicio nos - compran a nosotros. Un empresario no se debe preocupar por automatizar, sino - por sacar el mejor producto al menor tiempo posible.”

- A Rockwell le conviene destacar la calidad técnica de sus productos y no - tanto el aspecto comercial, pues aquí están en desventaja. “Somos conocidos - en la industria; el inconveniente es que no tenemos productos que lleguen al - consumidor final, como algunos de nuestros competidores”, opina Amanda - Fellows, gerente de comunicaciones estratégicas.

- No obstante, Rockwell ha registrado en México un desarrollo mayor al - esperado. Si en el país existen muchas plantas de multinacionales que - incorporan naturalmente procesos de automatización, hoy incluso la pequeña - empresa invierte en controles industriales mecánicos.

- ¿Máquinas vs obreros?
-
Cierto: en el mercado nacional aún falta experiencia, aunque según Fellows - el principal impedimento para invertir en tecnología es económico. La - automatización puede mejorar la calidad del producto y la inversión no es - barata. En todo caso, el gasto puede justificarse por las ventas a futuro y por - la reducción inmediata de mano de obra. Del mismo modo que muchos obreros - salen sobrando tras implantar un proceso automatizado, el nivel de - calificación de la mano de obra aumenta. No siempre se necesitan ingenieros o - técnicos para operar los equipos, pues un obrero capacitado puede hacerse - cargo. Si la automatización elimina oportunidades de empleo en el corto plazo, - en el mediano y en el largo las genera. “Esa es la tendencia”, sostiene - Chait.

- Entre las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías de automatización se - cuenta que, en pantallas de computadoras industriales, y por medio de gráficas - dinámicas o de un software específico, el operador ve exactamente que está - pasando durante el proceso productivo, en tiempo real. Ya no hay que relacionar - números, gráficas o esquemas; los sistemas son tan amigables que, incluso, se - pueden programar desde una PC.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Gracias a la inteligencia artificial las máquinas “toman decisiones”, - simplificando muchos procesos industriales. Rockwell y muchos de sus - competidores han desarrollado sistemas abiertos y compatibles con otras - plataformas; sólo hay que obtener las licencias necesarias para desarrollar el - protocolo. Chait acepta que de IBM y de Microsoft aprendieron la estrategia de - otorgar licencias gratuitas para aumentar su participación de mercado.

- En el negocio de la automatización no todo se reduce a valores - tecnológicos; también es necesario detectar hacia dónde se mueve un mercado. - Rockwell quiere capitalizar esta experiencia.

Ahora ve
Estos son los números de mayo, el mes más violento del gobierno de Peña Nieto
No te pierdas
ç
×