Uno, dos, tres:<br>Las urnas de la incer

Todo cambia. O casi todo: habrá comicios para renovar diputados federales, seis gobernadores, más

“Hasta las elecciones de diputados de julio no nos atrevemos a dar pronósticos ni a arriesgar una inversión. Luego, sólo quedan seis cortos meses para ver si las reformas se producen. La verdad es que es un año de vigilia más que de acción”, comentaba un empresario en la cena de fin de año de su compañía.

-

Esta sentencia no es aislada, es recurrente en reuniones de negocios y charlas empresariales. No son pocos los ejecutivos que ya han hecho sus planes para 2004 en adelante, descontando de plano todo el electoral año en curso.

-

Y no es sólo en los consejos de las organizaciones donde se percibe el clima de indefinición. También en Los Pinos. “2003 será un año difícil, con luces y sombras. Tendremos una elección federal que va a definir el rumbo de la transición”, afirmaba semanas atrás Vicente Fox.

En 12 meses se renueva completamente la Cámara de Diputados, hay elecciones en 13 entidades de la república (en seis se renuevan gobernaturas y en todos ellas los congresos locales), sin dejar de contar presidentes municipales.

-En resumen: cuatro de cada 10 políticos dejarán su puesto este año.

-

Comicios federales
Las dos fuerzas mayoritarias, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN) se han planteado como principal estrategia alcanzar la mayoría absoluta de la Cámara de Diputados para tener la sartén por el mango en las futuras reformas legislativas que tanto espera el sector privado (la eléctrica, fundamentalmente).

-

La elección del 6 de julio (en la que estarán centradas muchas expectativas del empresariado) involucra el cambio de 300 diputados federales elegidos por mayoría relativa y 200 por representación proporcional.

-

Para este proceso estarán involucrados 2’684,000 representantes partidistas y cerca de dos millones de ciudadanos actuarán en casillas y como vigilantes.

-

En las intenciones de voto, el PRI siente sus fuerzas renovadas. El PAN ha perdido en 17 meses 18% de sus votantes mientras que aquél partido saltó de 22% a 39%.

-

Extrapolando estos datos, si el PAN tiene 35% de los votos, se quedaría con 170 escaños (contra 207 en  2000) en tanto que su principal rival pasaría (si la tendencia se mantiene) de 211 a 235 curules.

-

Más allá de San Lázaro, este año estarán en campaña los estados de México, Campeche, Colima, Guanajuato, Morelos, Nuevo León, Querétaro, Sonora, San Luis Potosí, Veracruz, Tabasco y Jalisco. Además serán disputados 762 ayuntamientos y la Asamblea del Distrito Federal.

-

Pasando las urnas a frías estadísticas, en los próximos meses habrá 19.3% gobernaturas nuevas, 30.5% ayuntamientos estrenarán autoridades, más de 38% de los congresos locales tendrán miembros flamantes y el país contará con 46% de su Poder Legislativo renovado.

-

“La verdad es que los políticos hoy ya están trabajando para 2006. Es un error creer que las compulsas actuales son para 2003 o 2004. La idea es sólo crecer hasta las presidenciales”, afirma el ex funcionario Rogelio Gasca.

-

Tres posibles escenarios
Según los sondeos recientes sobre la intención de voto, y comparando el desempeño de cada fuerza política en los últimos 22 procesos electorales (de 2000 a la fecha), ninguno de los partidos alcanzaría la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados.

-

Escenario I
Gobernabilidad
El PAN mejora su posición en la Cámara de Diputados (obteniendo mayoría). Esta situación generaría inmediatamente alianzas en torno al gobierno de Vicente Fox.

-

Con más escaños oficialistas aumentaría la credibilidad ciudadana en la administración foxista, un termómetro que indicaría que la población le da un espaldarazo más al Presidente.

-

Los efectos más importantes serían un crecimiento en la certidumbre, tanto en el ámbito económico como financiero, así como en todos los indicadores macro. Con mayor control de poder, saldrían sin dudas las reformas prometidas: la eléctrica, la laboral y se avanzaría en la desregulación del Estado.

-

Tales cambios y los movimientos sociales bajo control aumentarían las posibilidades de que el PAN repita en la Presidencia.

-

Escenario II
Gobernabilidad acotada
En las elecciones ningún partido mejora su posición relativa en la Cámara Baja. Esto derivaría en fuertes escisiones partidistas con miras a las siguientes elecciones.

-

Las consecuencias inmediatas podrían ser: violencia política, estancamiento de los asuntos de interés nacional e ineficiencia gubernamental.

-

Sin contrapoderes marcados, crece la incertidumbre económica y financiera y se produce un desencuentro entre Fox y el Congreso, el propio PAN y otros grupos de poder.

-Sin duda un resultado “de empate” sería una prueba real de desencanto ciudadano y rechazo a las acciones del gobierno actual.

-Con fuerte descontento en la población, los diputados no buscarán acentuar los ánimos con reformas estructurales y sólo se aprobarán leyes neutras en el Poder Legislativo.

-

Escenario III
Ingobernabilidad
Ningún partido alcanzaría la mayoría, pero el PAN, además, retrocede muchos escaños en la Cámara de Diputados.

-

Algunas de las causas de este resultado serían: las disputas internas en los partidos políticos, la inseguridad, la falta de avances gubernamentales y la pérdida de confianza en el gobierno.

-

Los efectos más resonantes en este escenario serían: crecientes crisis de carácter político que afecten la agenda nacional; se estrecha más aún el margen de maniobra de la administración foxista y una fuerte pérdida de confianza en la gestión presidencial.

-

Dentro del PAN crecerán las crisis y fuera del partido se saldrían de control los indicadores macroeconómicos en un momento tan crucial como el actual, donde el entorno internacional es cada vez más complejo y recesivo.

Newsletter
Ahora ve
México, uno de los países más peligrosos para los periodistas
No te pierdas