Viejos y nuevos recorridos

-
Tanius Karam*

Insurgentes es la avenida más extensa de la ciudad, casi 30 kilómetros. Lo -que pocas veces se menciona es que la identidad de esta lanza que atraviesa la -ciudad es en realidad mucho más que una sola calle. Insurgentes es varias -avenidas, algunas de las cuales no tienen nada que ver entre sí.

- La avenida se anuda a través de nodos, corredores o usos que permiten -reconocerla mientras se le transita: Su primer núcleo de articulación es la -Zona Rosa y las habitacionales franqueadas entre las colonias Roma y el otrora -hipódromo de La Condesa, sobre la que pesan no pocas leyendas. Este aire -residencial pervivió desde los primeros fraccionamientos a principios del siglo -XX hasta 20 ó 30 años después, cuando lenta e imperceptiblemente se inició -la migración hacia el poniente de la ciudad. Para los años 50 la colonia Roma -y con ella Insurgentes deja de ser un área residencial y cambia por un -laberinto de oficios y haceres propios de una ciudad industrial y en expansión. -El arribo del Metro y su glorieta modificó la forma de vivir y recorrer -Insurgentes: el cambio radical es inminente; la Juárez deja de ser la colonia -gloriosa y trastoca su esencia afrancesada por un barrio de oficinas, -restaurantes, escuelas. Quedaba formada la imagen de este primer nodo que -responde a los embates del crecimiento, el cambio del uso del suelo, el -incremento de los vehículos (en modo y forma) y la desaparición del tranvía, -entre otros cambios.

- Hacia el sur, el siguiente hito fue la construcción de Ciudad Universitaria, -que era el horizonte sureño para Insurgentes. En los años 80 un paso más se -une a esta imagen: los grandes centros comerciales que desdibujan lo que puede -ser la “esquina más antigua del mundo” (la zona de Cuicuilco, el -asentamiento más antiguo que se tiene en la zona metropolitana, data del -preclásico, 10 siglos AC) y sobre lo cual habría que añadir otro filón de -algunos kilómetros sobre esa red de restaurantes, universidades, tiendas y -clubes deportivos que despiden al visitante que abandona la ciudad hacia el Sur.

- Hacia el norte la historia es distinta: el nodo que empieza en la antigua -estación de trenes y que se abre sin más y de manera extensa hacia la -estación de Indios Verdes, que pone una frontera imaginaria entre quienes viven -“mas allá” de la tímida cadena montañosa que se eleva en la zona -industrial de la ciudad. Más que una zona comercial, Insurgentes Norte es una -compleja suma de fábricas y zonas residenciales que guardan una historia más -discreta pero no menos interesantes. Su característica principal es la de una -enorme garganta que se abre a lo que es la zona de más afluencia en la avenida.

- Se ha anunciado un proyecto que sin duda modificará y es probable que abra -otro periodo en la historia de esta avenida. La nueva visión de la ciudad verá -un novedoso sistema de transporte público (Metrobús). El problema de este -sistema es que su construcción supondrá tomar un carril de la congestionada -avenida a partir de octubre próximo, aun cuando se espera que el servicio -funcione a partir de enero. Insurgentes fue elegida para que corra por su -columna este proyecto que será el primer “metro terrestre” de la ciudad, -que unirá a Indios Verdes (terminal norte) con el “Relox” (terminal sur) en -San Ángel.

- Entre sus bondades las autoridades de la ciudad han dicho que este sistema -aumentará la velocidad promedio de circulación del transporte público y que -reducirá el riesgo de asaltos al controlar los vehículos a través de un -centro de monitoreo y anular el manejo de dinero en efectivo por los -conductores.

- El paisaje urbano va a cambiar, tal vez se vea más que hermosa, diferente. -Surgen sin embargo preguntas: ¿Podrá resolver este sistema los 27 cruces -problemáticos que hay en la avenida?, ¿beneficiará en algún sentido al -peatón?, ¿será un sistema inmune a la corrupción, la delincuencia y las -legiones de patrulleros y policías que hacen de Insurgentes agasajos a su libre -interpretación del reglamento de tránsito? Y sobre todo, ¿no será más duro -el remedio que la enfermedad, por las consecuencias de los dos carriles que se -van a cerrar?

- Ante la ciudad puede haber dos actitudes: la primera, cuya apología fue el -desarrollismo alemán de los años 50, que ve en la evolución bondad en sí -misma. Esta actitud es optimista en ocasiones, sobrevalora algunas conquistas -por encima de las escandalosas contradicciones. Del otro polo, más que -pesimismo hay desazón, la desesperanza que ve en la ciudad la imposibilidad de -cualquier calidad. El escritor Carlos Monsiváis (ver por ejemplo Los rituales -del caos) ha sido uno de los apologistas de esta dimensión; es la ciudad -posapocalíptica que vive las consecuencias de su destrucción y se regodea con -las ruinas en su desamparo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Habrá, más por costumbre que convicción, conceder el privilegio de la -duda, aun cuando es difícil pensar la idea de un transporte masivo con -planeación y coordinación en la zona más extensa y de las más concurridas, -sin consecuencias no sólo en la propia avenida sino en toda las colonias y -avenidas aledañas.

- * El autor es profesor de Comunicación e investigador sobre la crónica -urbana de la ciudad de México.

Ahora ve
Historias de abuso sexual que han sacudido al mundo del entretenimiento
No te pierdas
×