Vivienda. La cruzada por el crédito

En lugar de los bancos, organismos como las Sofoles son los que dan respuesta a los solicitantes de
Lucía Pérez-Moreno

Los bancos mexicanos ya no sólo quieren manejar los fondos de pensiones, sino que ahora esperan quedarse con una parte de los de vivienda de interés social. Proponen realizar reformas profundas al Infonavit y al Fondo de Operación y Financiamiento Bancario a la Vivienda (Fovi) para así manejar parte de sus recursos. “Esto permitiría a los trabajadores obtener créditos de la banca”, dice Manuel Medina Mora, director general del Grupo Financiero Banamex-Accival al lanzar esta idea. Sugirió también al próximo gobierno revisar el sistema de las Afores para que un porcentaje del ahorro de largo plazo sea canalizado al financiamiento de la vivienda.

-

Años después de haber cerrado las llaves del crédito hipotecario, los bancos tratan de  recomponer sus carteras. Si bien las condiciones del país no son aún idóneas para reanudar los préstamos de largo plazo, los tiempos exigen estrategias alternas.

-

En los últimos años, nuevos actores se han consolidado en el mercado de casa habitación, dejando fuera a los bancos. Las Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofoles) tienen gran éxito en vivienda y sus rendimientos hoy son mayores que los de los bancos. Actualmente operan en el país 19 Sofoles hipotecarias, entre las cuales Hipotecaria Nacional y Su Casita ya controlan casi la mitad de la cartera total de vivienda hipotecaria privada.

-

Por otra parte, las constructoras Ara, Geo y Hogar siguen registrando un elevado crecimiento de sus operaciones gracias a las líneas de crédito que otorgan a sus clientes. Además, nuevos actores se cuelan en este pujante mercado. Elektra formó una alianza con Banca Quadrum y con la constructora Hogar para comercializar créditos de interés social en sus establecimientos. Quadrum administrará los créditos y Hogar construirá las viviendas.

-

Ante esta situación, algunos bancos reabrieron a finales de 2000 líneas de crédito para la vivienda. Santander-Serfin ofrece un plan de financiamiento para casa habitación con valor mínimo de $700,000 pesos y Banamex dará préstamos para casas nuevas o usadas con un valor superior a $450,000 pesos. Las condiciones de los créditos no son precisamente “facilidades”, porque los bancos aún temen la incertidumbre de largo plazo. Además, todavía enfrentan cerca de 200,000 juicios con deudores hipotecarios morosos, lo que los obliga a actuar con cautela.

-

Si bien el mercado de vivienda media y residencial es atractivo, su crecimiento es  limitado. El gran interés de los bancos está en el mercado de los trabajadores de bajos recursos. El próximo gobierno se ha comprometido a construir alrededor de 700,000  viviendas anuales de interés social y si los bancos logran convencer a Vicente Fox de entregarles parte de los fondos del Infonavit  y del Fovi recuperarán su preeminencia en el sector de la vivienda, sin tener que asumir esta vez grandes riesgos.

-

Ahora ve
Cinco lesiones escalofriantes en el deporte
No te pierdas
×