¿Cómo construir una utopía?

El proyecto México Visión 2025 surge para acabar con la perspectiva &#34miope&#34 que el país ha
Pablo Raphael y Gerardo de la Madrid

No todos los patrones de desarrollo económico son compatibles con la conservación de recursos naturales, advierte Antonio Alonso Concheiro, coordinador técnico del proyecto México Visión 2025. Al frente de esta iniciativa se encargará de encontrar los caminos para que el progreso del país tenga la capacidad de sostenerse en el largo plazo. Aquí explica cómo funcionará el plan.

- -

¿En qué consiste básicamente la idea?

- -

Es un proyecto libre e independiente que pretende explorar el futuro del país en el próximo cuarto de siglo. Su objetivo es construir escenarios alternativos para la evolución posible y deseable de México entre el momento actual y el año 2025, presentando en cada uno de ellos imágenes de las trayectorias quinquenales. El propósito no es predecir o pronosticar cómo será el país, sino explorar cómo podría ser bajo diferentes hipótesis. El porvenir no está predeterminado; en parte depende de nuestra historia, pero también en buena medida de lo que queramos que sea y de lo que de ahora en adelante hagamos o dejemos de hacer. No queremos definir una utopía inalcanzable, sino, a partir de una exploración seria, comprender mejor el presente de la nación con el fin de que quienes toman decisiones tengan más elementos que les permitan actuar de manera más informada y con una visión más amplia de las posibles consecuencias de sus acciones en el largo plazo.

- -

¿Cómo surge el proyecto y con qué estructura se realizará?

- -

Apareció como respuesta a una ventana de oportunidad. A pesar de que México necesitaba ya desde hace tiempo una o varias iniciativas de esta naturaleza, evaluar sus retos y posibilidades, sólo se habían realizado algunos intentos esporádicos y limitados.

- -

Desafortunadamente el país no se ha distinguido por tener una postura ni una cultura prospectiva; ha sido más bien, como escribió Octavio Paz, miope en el tiempo, preocupándose más por lo inmediato que por sus perspectivas de largo alcance.

- -

Aunque ya existían algunos antecedentes, los estudios de este tipo nacieron formalmente en México en 1975, con la creación de la Fundación Javier Barros Sierra por un grupo de mexicanos visionarios encabezados por Emilio Rosenblueth y del que formaban parte Víctor Urquidi, Daniel Díaz, Daniel Ruiz, Jaime Constantiner, Octavio Paz y Fernando Solana, entre otros. Hace unos 15 años la agrupación realizó un estudio que denominó Foro México 2010 –con objetivos similares a los del México Visión 2025–,que desafortunadamente no tuvo el apoyo requerido. Desde entonces un número creciente de individuos y organizaciones ha realizado investigaciones prospectivas sobre diferentes sectores y regiones geográficas de nuestro país. Entre ellos pueden citarse las que ha llevado a cabo el Tecnológico de Monterrey en algunos estados de la república.

- -

Poco después de las elecciones del 2 de julio de 2000, Vicente Fox anunció su intención de concretar un tratado sobre los futuros de largo plazo del país. A un núcleo de amigos que desde tiempo atrás veníamos promoviendo una indagación tal nos pareció una oportunidad estupenda. Luego de varias conversaciones con miembros del equipo de transición fuimos conformando México Visión 2025 como un proyecto independiente de y para la sociedad mexicana. Si bien la Presidencia de la república se ha sumado y ha ofrecido su apoyo, no es un iniciativa ni del Ejecutivo, ni del gobierno, ni de ningún partido político.

- -

Para la realización del plan se ha establecido un pequeño Comité Ejecutivo, presidido por Federico Reyes Heroles e integrado por María Asunción Aramburuzabala, Manuel Arango, Alberto Bailleres, Julia Carabias, Tomás González Sada, Roberto Hernández, Clara Jusidman, Enrique Krauze, Ifigenia Martínez, Fernando Senderos, Fernando Solana y Enrique Terrazas, quienes supervisarán y enriquecerán el proyecto con sus opiniones y orientaciones.

- -

Más allá de este órgano, estamos organizando un Consejo Nacional que estará integrado por alrededor de 250 personas, todas ellas líderes de opinión en sus respectivos ámbitos y que será tan plural como podamos. Adicionalmente están por constituirse cinco Consejos Regionales y grupos de entre 10 y 15 expertos por cada uno de los temas, que aportarán sus conocimientos, información y experiencia. Estos comités y consejos serán reforzados por una pequeña unidad operativa, que a su vez se fortalecerá con un Comité Técnico, formado por especialistas en el campo de la prospectiva, como Wolfgang Michalski, de la OCDE, y Hughes de Jouvenel, de Futuribles.

- -

¿Qué papel jugarán los temas ambientales y de desarrollo sustentable?

- -

Sin ninguna duda varios de los problemas más urgentes e importantes del país tienen que ver con asuntos ecológicos. Hoy sabemos que no todos los patrones de progreso económico son sustentables y que la conservación y el buen uso de los recursos naturales son fundamentales. No se trata de la vieja y falsa disyuntiva entre crecer y conservar el ambiente. Se trata más bien de definir el tipo de desarrollo económico, de tal forma que el entorno conserve su capacidad de reproducción.

- -

Con gran rapidez el impacto de las actividades productivas sobre el medio natural se ha convertido incluso en factor de competitividad. En el futuro podría serlo aún más. La intención no sólo es analizar las posibilidades de reducir las consecuencias negativas sino de explorar hasta dónde México podrá basar su prosperidad en industrias limpias (o sin chimeneas). Hasta ahora apenas se ha logrado, en algunos casos, que los impactos ambientales sean considerados algo externo a la economía. Cabe preguntarse si ello no cambiará en el futuro. De no ocurrir transformaciones importantes, la disponibilidad de agua, por ejemplo, podría ser no sólo una limitante para el crecimiento, sino causa de conflictos sociales relevantes. La competencia por el fluido entre usos urbanos y agrícolas, o entre regiones geopolíticas, podría crear poderosas tensiones.

- -

La conservación de la biodiversidad, por otra parte, plantea grandes problemas a futuro. La genómica y la biotecnología modernas podrían llegar a ser notables motores de la economía mundial, y ambas descansan en la variedad biológica. La protección de los ecosistemas seguramente terminará siendo necesidad económica. A pesas de los avances recientes, las tasas de deforestación y pérdida de selvas en el país son aún muy elevadas. Conviene plantear qué se necesita para reducirlas de manera drástica.

- -

México ha realizado ya esfuerzos importantes en materia de ordenamiento territorial, analizando la vocación, estado y carga potencial que pueden sostener diferentes áreas de nuestro territorio. Pero en dicho tema aún se está lejos de haber dicho la última palabra. Queda mucho por hacer y los posibles eventos futuros tanto en política ambiental como en educación, legislación y normatividad, que podrían afectar los desarrollos en la materia, son muy numerosos.

- -

El crecimiento energético tendrá también un impacto notable sobre el ambiente, lo mismo que la distribución geográfica de la población, el desarrollo urbano y los medios de transporte. Prácticamente no hay pregunta alguna que podamos formular sobre los futuros del país que no toque de manera directa o indirecta estos temas.

- -

¿A quién corresponderá en el futuro el peso de la responsabilidad para que México pueda lograr un desarrollo sustentable?

- -

La pregunta se antoja para una respuesta categórica: a todos. Sin duda al gobierno le tocará la parte de definición de políticas públicas, pero no puede ser el único comprometido. El asunto es más profundo y extenso. La sociedad mexicana entera requerirá replantearse su sistema de valores con el fin de decidir si incluye o no entre sus reglas de preferencia social las de conservación ambiental y sustentabilidad. Requiere, entre muchas otras cosas, valorar más el largo plazo y menos los procesos de retribución inmediata. Los problemas ecológicos y su solución son asuntos de amplio aliento e intergeneracionales. Mientras sólo importe la creación rápida de riqueza será difícil que actuemos con sensatez en este terreno.

- -

Los empresarios tendrán también una responsabilidad importante. La conciencia del entorno que requiere la producción masiva de satisfactores y bienes de consumo obligará a los industriales a actuar con visión amplia y a futuro. No parece improbable tampoco que la sociedad en general y grupos de consumidores organizados ejerzan cada vez más presión sobre los fabricantes para que éstos reduzcan su impacto sobre el ambiente; por ejemplo, prefiriendo los artículos más amigables con éste o vetando a los más dañinos.

- -

Parte de los cambios podrían provenir de manera creciente de otras sociedades. La mundialización de la economía, de seguir profundizándose en los próximos años, hará que los productores nacionales respondan no sólo a la preferencia de los compradores nacionales sino también, cada vez en mayor medida, a los de los mercados del exterior. En contraparte, la clientela local tendrá acceso progresivo a mercancías pensadas para otras sociedades en las que la preocupación por la sustentabilidad es mayor.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por otra parte, resulta difícil pensar en un cambio mientras en México existan grupos importantes de la población que viven en condiciones de pobreza y pobreza extrema. Quienes explotan su entorno de manera intensiva en condiciones de supervivencia y con bajo o nulo acceso a nuevas posibilidades tecnológicas, difícilmente podrán preocuparse por el ambiente. Así, la futura solución a los problemas ecológicos del país quedará parcialmente vinculada al éxito o fracaso que la sociedad mexicana tenga en lograr una mejor distribución del ingreso. Todas estas y muchas otras preguntas seguramente formarán parte del proyecto México Visión 2025. Las interacciones entre temas, regiones y entre temas y regiones serán parte de nuestros intereses.

-

Ahora ve
Diversas ciudades mexicanas festejaron el campeonato número 12 de Chivas
No te pierdas
×