¿Cómo invierten los CFO su dinero?

Más conservadores que ayer, los directores de finanzas investigan mucho antes de comprar, apuestan

Como muchos inversionistas, Ed Goldfinger –director de Finanzas en Empirix, de Waltham, Massachusetts–, “se emocionó más de la cuenta” durante el frenesí de las punto com. Y aunque considera no haber sido “quemado de manera muy grave”, dice que la experiencia le enseñó varias lecciones. Ahora, por ejemplo, evita las acciones individuales y maneja sus inversiones él mismo en lugar de hacerlo a través de un corredor. El directivo –quien cree en “colocar buenas apuestas y mantenerlas”– está concentrado en el largo plazo. Con tal fin mantiene la mayor parte de su cartera individual en una clasificación diversificada de fondos de sociedades de inversión, y en la actualidad conserva menos de 10% en efectivo.

-

Pero Goldfinger todavía es un poco como los inversionistas que buscan las ganancias actuando al revés que la mayoría. En marzo, antes de la guerra en Irak, movió una parte sustancial del saldo de su cartera, del mercado de dinero y fondos de ingreso fijo, a colocaciones mucho más agresivas, incluyendo vastos capitales y fondos internacionales. El resultado: “El porcentaje de mi cartera total aumentó casi la mitad de lo que lo hizo el mercado en general”, afirma. Algunas veces, el mejor tiempo para comprar es cuando “la confianza del consumidor alcanza el nivel más bajo hasta el presente”, asegura.

-

Como él, muchos directores financieros afirman que las quiebras de internet los han vuelto más conservadores. Otros permanecen ansiosos de realizar movimientos agresivos si surge la oportunidad; y una pequeña minoría se ha recortado hasta el punto en el que sólo invierten en lo que conocen. Por ejemplo, Bob Leahy –CFO de Brooktrout– asegura que las únicas inversiones que hará serán en su compañía de telecomunicaciones de Massachusetts: “Me voy a enfocar en aquello en lo que puedo tener influencia. Y si voy a hacer una apuesta, voy a apostar en mí.”

-

Más desconfiados e informados
Los directores financieros que sí invierten tienden a realizar más investigación y a usar los conocimientos obtenidos en sus propias empresas para medir la dirección de la economía y las acciones individuales. Por ejemplo BJ Rone, CFO asociado a Tatum Partners, se especializa en cambios súbitos y tiende a poner en la mira las acciones “que tienen el potencial de regresar”, en especial en las industrias que él conoce, como las de alta tecnología y salud. En su pantalla de radar se encuentran en estos días Nortel Networks, Atmel, Sun Microsystems y Texas Instruments.

-

Sin embargo, para protegerse contra los caprichos del mercado, ahora invierte sólo cerca de 15% de su cartera disponible en acciones. Y aunque realiza de dos a tres negociaciones a la semana, ha disminuido sus expectativas. “No estoy tratando de ser codicioso” , dice, y agrega que es feliz si gana “de $1 a $2 dólares por título”.

-

La manera en que Rone mide dicho potencial se ha vuelto mucho más específica:  le dio a su firma una matriz que perfila sus criterios. Él quiere saber tres cosas: a) cuál ha sido la escala de precios de las acciones en los últimos 12 meses; b) cuál es el calibre del equipo gerencial; y c) qué tan fuerte es la posición de efectivo de la empresa. El procedimiento también toma en cuenta el índice del precio de un título en el mercado con relación a su valor en libros, así como el ingreso y el flujo de efectivo por acción, comparados con los de los competidores. “No me importa cuál sea tu posición de utilidad –señala–: si tienes flujo de efectivo negativo, finalmente te vas a ir a la bancarrota.”

-

Kelly Parsons, director financiero en Accenture HR Services, asevera que  investiga mucho más en estos días, gastando de cinco a 10 horas al mes explorando reportes de análisis, documentos de valores y comisión cambiaria, y nuevos artículos en inversiones potenciales. La ejecutiva le pone atención a la composición de los integrantes del equipo gerencial, evaluando incluso “dónde han estado y cómo dejaron sus firmas anteriores”.
No importa cuán exhaustivas sean las evaluaciones que realizan previamente, incluso los CFOS toman decisiones basados en razones personales.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Goldfinger, por ejemplo, mantiene una acción individual en su cartera (una cantidad considerable de PepsiCo), donde trabajó durante nueve años. Después de retirarse en 1998, dice que retuvo los títulos “como un respaldo contra la posibilidad de que más adelante me arrepintiera del movimiento”.

Ahora ve
Para no quedarse atrás, así se abrió paso Donald Trump entre miembros de la OTAN
No te pierdas
×