¿Con madera de empresario?

-

Digamos que tiene alrededor de $300,000 pesos y está descontento con sus rendimientos bancarios. Y además tiene ganas de poner un negocio propio y de trabajar mucho. Entonces puede considerar como una opción instalar su propia franquicia. Desde el boom de las franquicias en la década de los 80 se ha resaltado su principal virtud: son un negocio probado que se vende junto con el know-how.

-

Claro que implican esfuerzo y preparación por parte del franquiciante. A los costos por cuotas e inversión inicial, deberán sumarse los de la renta del local, salarios y proveedores, entre otros. Pero si tiene alma empresarial no está por demás considerar algunas de las siguientes opciones.

-

Newsletter
Ahora ve
Goodyear desarrolla los neumáticos del futuro
No te pierdas