¿Desaparecer del mapa? Ya no

Esté donde esté, ahora podrá ser fácilmente localizado. Sea en una plataforma petrolera del Mar
Silvia Ansorena Coyne

Imposible pasar desapercibido. Con los servicios satelitales de telefonía inalámbrica, roaming y paging, cualquier persona puede recibir una llamada telefónica o leer un mensaje en su radiolocalizador, sin importar en que rincón del mundo se encuentre, sea en París o en el fondo de una mina de un país remoto. La compañía Iridium ofrece cobertura global en voz y radiolocalización con un solo número, y ya es posible adquirirla en México.

-

La firma de telecomunicaciones ofrece cobertura de 66 satélites que giran de Polo Norte a Polo Sur a 22,000 kilómetros por hora y 750 kilómetros de altura, dando una vuelta completa a la tierra en 100 minutos. Cuando, por ejemplo, alguien en Sonora llama a España, la señal sube a los satélites y baja a un telepuerto europeo desde donde se realiza la marcación. La llamada se registra en Monterrey, sede del centro de operaciones mexicanas.

-

Armando Valle es el director general de Iridium de México y presume de no tener contrincantes en un reto que apenas ha comenzado para este país. Lo cual, por el momento, es cierto. El uso de licencias se concedió hace un año, la comercialización se autorizó el 7 de julio pasado y es realmente desde finales de agosto cuando el teléfono portátil que hace posible este tipo de comunicación empezó a venderse entre el público.

-

“Nuestro teléfono –explica Valle– es como el hermano mayor del celular, una versión microscópica de las comunicaciones satelitales. Es el primer teléfono satelital con antena que no tiene que apuntarse hacia ningún lado para que funcione.” El aparato cuesta hoy $1,100 dólares y se tiene proyectado vender aquí unas 3,500 unidades hasta el mes de diciembre.

-

Valle diferencia dos tipos de mercado para este teléfono, bastante más aparatoso que los diminutos celulares de hoy en día. El primero de ellos es el mercado vertical, conformado por personas relacionadas con profesiones de mucha acción. Trabajadores de la construcción, minería, de plataformas petroleras, del ejército o de la policía. En definitiva, gente que necesita localizar y ser localizado desde los remotos lugares en que se encuentran. El otro es el horizontal, el de los viajeros internacionales que requieren estar en comunicación constante. En Iridium creen que al principio el mercado vertical será el que más requiera de sus servicios.

-

Para los que no requieren de ser hallados donde quiera que estén o incluso para quienes sí tienen esa necesidad, esta tecnología puede parecer incómoda y de escasa  utilidad, salvo en casos extremos. Valle recuerda cómo los primeros celulares fueron criticados porque, se argüía entonces, “es más barato llamar de cabina”. Lo evidente es que, de momento, el teléfono ha gustado más a los usuarios del mercado vertical que a los otros, ya que al ejecutivo que viaja “sí le hace más bulto nuestro teléfono comparado con los celulares de ahora”, admite el director.

-

No obstante, las perspectivas de la compañía son optimistas y este optimismo está de algún modo alentado por el hecho de que los precios han bajado considerablemente desde que la empresa iniciara operaciones, en noviembre de 1998. Las tarifas de llamadas han bajado de $7 dólares el minuto a $3 dólares como máximo. “No son tarifas baratas, claro –reconoce el directivo–, pero es que entendemos que nuestro producto siempre será un complemento de otros como el celular o el teléfono de línea.”

-

Según el sapo, la pedrada
Una llamada dentro de México puede costar unos $22.15 pesos por minuto, que se convierten en $31.35 pesos si la llamada es internacional, siendo la misma tarifa diurna que nocturna. Además de los pagos variables que dependen del volumen y destinos de las llamadas, hay que sumar un pago mensual de $490 pesos.

-

La inversión mundial de Iridium para la instalación de su infraestructura satelital y terrestre asciende a $5,000 millones de dólares. Ocho telepuertos alrededor del mundo complementan la red de satélites en China, India, Europa, África, Norteamérica y Sudamérica. Echar a andar la firma en México ha representado $30 millones de dólares.

-

El principal proveedor de tecnología para los aparatos Iridium es Motorola, aunque la empresa también ha iniciado relaciones con la firma japonesa Kyocera, como un posible proveedor complementario.

-

Más de 120 países y territorios han otorgado la licencia de operación a Iridium. Se han negociado acuerdos de distribución con más de 270 compañías, incluyendo convenios con 165 proveedores de servicio y 155 socios de roaming. En resumen, alrededor de 105 millones de suscriptores de telefonía inalámbrica en 125 países tienen acceso a este sistema.

-

Iridium ha invertido, además, $180 millones de dólares a escala mundial para publicitar su producto. La cifra mexicana no fue facilitada por la empresa, que lanzó apenas su campaña en periódicos después de comenzar con espectaculares en aeropuertos y revistas de negocios, fundamentalmente. (La publicidad por televisión no les interesa, ya que la telefonía satelital y el resto de servicios de Iridium no tienen como mercado potencial al gran público.)

-

Aunque por lo pronto Valle no ve competencia para su empresa, sí advierte ciertas dificultades. La principal: hacerse un hueco en el mercado mexicano. ¿Hasta dónde podrá convencer a los escépticos de la utilidad de sus servicios? Está por verse. La compañía esgrime a su favor un hecho que hablan por sí solo de la pertinencia de sus teléfonos: 40 de estos aparatos, dicen, “viajaron” a Centroamérica para apoyar las labores de rescate en las zonas afectadas por el huracán Mitch.

-

En cualquier caso, desaparecer del mapa por un tiempo sin temor a ser localizado se está poniendo realmente difícil.

Newsletter
Ahora ve
Periodista mexicana es asesinada a balazos en la capital del estado de Chihuahua
No te pierdas