¿Origen es destino?

El hijo de un dinosaurio de las TI quiere establecer el orden en las jóvenes tecnologías. Nadie de
Andrés Piedragil Gálvez

Y en el principio era el mainframe. Durante la década de los 60 y 70, estos equipos –de enormes dimensiones, costosos, técnicamente complejos y muy difíciles de operar– eran la única definición que existía para la palabra “computación”. La capacidad para procesar grandes volúmenes de información, en forma sistematizada y electrónicamente, sólo podía atribuírsele a este tipo máquinas. Las computadoras personales, las redes LAN e Internet sólo existían, hasta ese momento, en las novelas y los filmes de ciencia ficción. Como los Tyrannosaurus Rex de la prehistoria, los mainframes eran los dueños absolutos del escenario tecnológico inicial.

-

Esta condición, por supuesto, provocó que la incipiente industria de tecnologías de información (TI) se agrupara en torno a los mainframes. Las compañías de la época sólo tenían ojos para este tipo de equipos: crearon modelos más avanzados, desarrollaron programas (bases de datos, principalmente) y, en términos generales, se dedicaron a mejorar el desempeño de esta plataforma de cómputo. En el marco de este contexto, empresas como IBM, Tandem, Fujitsu, Wang, Prime y HoneywellBull –entre otras–, construyeron los cimientos de su fama.

-

Sin embargo –y para desgracia de esta comunidad TI– el tiempo siguió su marcha y la tecnología evolucionó en forma vertiginosa: para la década de los 80, las pc, los sistemas de conectividad y las aplicaciones de productividad ya eran una realidad. Poco tiempo después –principios de los 90–, Internet, el software empaquetado (tipo ERP) y las tecnologías Web aparecieron en el cuadro. Para el mundo de los “dinosáuricos” mainframes, todo esto sólo podía tener un significado: el asteroide destructor había llegado, y provocaría cambios importantes en el orden de las cosas.

-

El inicio de esta nueva etapa, se confirmó en la organización y la dinámica de la industria TI de ese momento: mientras IBM y Wang seguían viviendo bajo la sombra de las grandes máquinas, otras compañías –creadas, por lo general, durante los años 80, y fundadas por técnicos que provenían de un “pasado mainframe”– le apostaron su futuro a las nuevas tecnologías. Empresas como Microsoft, Compaq, Oracle, Apple, Novell y 3Com –y con el crecimiento de Internet, Netscape, America OnLine, Macromedia y Yahoo– se convirtieron en las figuras prominentes del sector.

-

A diferencia de los productores de tecnología para mainframe –que sólo podían venderle a instituciones económicamente poderosas–, estas organizaciones nacieron con dos grandes ventajas. La primera: un mercado más amplio y demandante. Es decir: consumidores de todo tipo y que, ya con una computadora, se convertían en compradores potenciales de diversos tipos de software (procesadores de palabras, sistemas de contabilidad, edición electrónica, etcétera) y dispositivos periféricos (impresoras, unidades zip, monitores especiales, tarjetas de red, etcétera). En segundo término: ciclos de producción más rentables (desarrollar hardware y software para mainframes es un proceso largo y costoso; en el ámbito de las pc e Internet ocurre todo lo contrario).

-

Los vientos favorables que acompañaron a las nuevas compañías, como era de esperarse, tuvieron un impacto negativo en la comunidad apegada a la tecnología mainframe: las empresas quedaron atrapadas en un nicho TI cuyas ganancias –aunque significativas– crecían poco, y que ya no atraía a la totalidad de los presupuestos empresariales. Para las corporaciones de este sector sólo había dos opciones: renovarse o morir.

-

En el panorama TI de la actualidad, los caminos elegidos son más que evidentes. He aquí unos ejemplos: IBM se reinventó a sí misma y está extendiendo sus operaciones hacia nuevos mercados –comercio electrónico, soluciones empresariales integradas, tecnología para automatización de cadena de suministros, inteligencia de negocios, productos para el mercado masivo–. Tandem ahora sólo es una parte de la división de cómputo empresarial de Compaq. Honeywellbull y Prime, cada mes de noviembre, son los personajes centrales de muchas ofrendas.

-

Hasta aquí, cualquier persona podría estarse preguntando: ¿qué importancia tiene toda esta información histórica? Para describir a una compañía TI como SAGA Software, los datos del pasado resultan particularmente valiosos.

-

El dinosaurio sigue ahí
En el árbol genealógico de SAGA Systems, las raíces se localizan en el “periodo mainframe” de la historia de la computación. Desde 1973 y hasta antes de marzo de 1997, la compañía –conocida, durante esos años, como Software AG Américas– operaba como la filial en el continente americano de Software ag, empresa TI alemana que desarrolla software para mainframes (bases de datos y lenguajes de programación).

-

Hace 22 meses, la administración de la oficina estadounidense, apoyada por el dinero de Thayer Capital Partners, tomó el control de la filial y la convirtió en una organización independiente: saga Systems. La nueva compañía, por cierto, también se quedó con las operaciones que la empresa germana poseía en Latinoamérica, Asia y Medio Oriente.

-

La separación, según Daniel Gillis, director ejecutivo de SAGA Systems, era una necesidad apremiante: “Los ejecutivos alemanes no tomaron en cuenta a las nuevas tendencias tecnológicas. Creyeron que no sobrevivirían por mucho tiempo. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario y, en poco tiempo, Software AG empezó a manifestar un muy lento crecimiento. Para 1995, la firma ya estaba reportando pérdidas”.

-

Sin embargo, y en primera instancia, se podría decir que el nombre de la nueva compañía, SAGA Systems, no refleja muchos ímpetus “independentistas”; sin embargo, es congruente con la visión de negocios que ha definido la firma: no romper los vínculos con el pasado.

-

Si se toman en cuenta las lecciones que la historia TI nos ha legado –Prime y compañía–, una apuesta de este tipo parecería demasiado arriesgada (equivocada, incluso). No obstante, SAGA Systems posee un argumento muy concreto: aunque Bill Gates y Larry Ellison digan lo contrario, la tecnología del pasado todavía existe, se mantiene activa, y sigue ocupando una posición importante dentro de las empresas (el llamado Y2K y países como México, son una prueba de lo anterior). De hecho, un estudio de Meta Group le confiere cierta validez a la afirmación: de acuerdo con esta firma de investigación de mercados, 70% de los datos corporativos –en el ámbito mundial– todavía residen en sistemas mainframe. Además, algunas compañías siguen fabricando “enormes máquinas” (aunque no en grandes cantidades).

-

De tal forma, y para no descuidar a esa base instalada de usuarios, la compañía ha decidido que seguirá comercializando –en Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica, Japón e Israel– los productos de la alemana Software AG. Los más conocidos: Adabas, una base de datos para grandes volúmenes de información; y Natural, un lenguaje de programación.

-

Sin embargo, esta iniciativa –distribuir los productos de Software AG– sólo corresponde a una parte de la estrategia de SAGA Systems: aprovechar las ganancias que todavía generan los mercados del mainframe.

-

Con relación a esto, Timothy L. Hill, vicepresidente de mercadotecnia y operaciones Internacionales de SAGA  Systems, apunta: “Adabas y Natural seguirán siendo exitosos en el mercado. Los clientes todavía los solicitan, y están complacidos con su desempeño y calidad. Sin embargo, sólo hay que verlos como productos –que aunque pagan una buena parte de las facturas– que son complementarios a la oferta total de SAGA Systems”.

-

El perfil de la nueva compañía, en realidad, se manifiesta en el mencionado aspecto complementario: integrar a los sistemas mainframe al nuevo escenario TI. Para cumplir con esta premisa que parece imposible –unir a lo viejo con lo nuevo–, SAGA Systems ha entrado a los terrenos del middleware. Este tipo de software –a grandes rasgos– permite que a través de un equipo de escritorio (desktop) se pueda tener acceso a información almacenada en un mainframe.

-

¿En términos de la vida real? Utilizando una PC, el director de una empresa podrá observar –a través de una interfase Windows o de Web– todos los datos corporativos que, desde hace mucho tiempo, se han estado guardando en un mainframe.

-

¿Esto no le sorprende demasiado? Es cierto, la comunicación entre dispositivos de escritorio y mainframes no es nueva. Sin embargo, el proceso para establecerla era demasiado complicado: desarrollo interno de software para el lado de los clientes –tarea, por lo general, lenta y muy costosa–; emulación de terminales; integración de diversos protocolos y arquitecturas tecnológicas; etcétera. En ese sentido, los productos de SAGA Systems brindan una ventaja específica: la integración se realiza a través de soluciones empaquetadas y diseñadas para asegurar la interoperabilidad (factores que eliminan muchas de las dificultades habituales).

-

Para el mercado del middleware –nicho en el que también compiten empresas como IBM, Neon, bea y Microsoft–, SAGA Systems ya está ofreciendo productos como EntireX (solución que permite integrar tecnologías heredadas, equipos de escritorio y aplicaciones de Web) e iXpress (herramienta para acceso a información empresarial vía Web).

-

“En México, existen alrededor de 100 mainframes; en 24 de ellos –aproximadamente– se utiliza el software de la compañía. Estos clientes, al utilizar los nuevos productos de SAGA, van a poseer equipos que les permiten adaptarse a las actuales condiciones tecnológicas”, comenta Gustavo Fandiño, director general de SAGA Systems México.

-

Bienvenido el futuro
La aparición de diversas soluciones de cómputo, colocó a la tecnología mainframe en una posición de desventaja. Los usuarios ya no buscaban máquinas gigantescas ni gran poder de procesamiento; por el contrario, invirtieron su capital en sistemas –más accesibles– que resolvían problemas operativos comunes: herramientas ERP o MRP, redes WAN y LAN, servidores de Web, suites de aplicaciones, etcétera.

-

Aunque para muchas empresas del mundo “mainframe” esto ha significado la muerte o la total reconstrucción, SAGA Systems pretende convertir a la amenaza en una nueva oportunidad de negocios. ¿Cómo? Tendiendo puentes entre las islas informáticas que se han creado en las empresas: hoy en día, la infraestructura TI de una organización podría estar conformada por sistemas ERP y MRP; soluciones empaquetadas; aplicaciones desarrolladas en casa; tecnologías heredadas (mainframes y programas asociados); etcétera.

-

Aunque áreas específicas de la compañía (como contabilidad, administración y recursos humanos) pueden estar satisfechas con el desempeño ofrecido por estas herramientas, la diversidad encierra un problema diferente: los sistemas actuales, en términos generales, no fueron diseñados para comunicarse entre sí. Es decir: el ERP no puede “hablar” con el programa que reside en el mainframe y éste, a su vez, no puede entrar en contacto con el software de contabilidad que la organización desarrolló internamente. Consolidar todos los datos empresariales en un solo sistema, es una labor que –aunque factible– oscila entre el gasto excesivo y lo virtualmente imposible.

-

Para solucionar esta problemática de incomunicación, SAGA Systems ha desarrollado el producto Sagavista. Esta solución de middleware –y el nuevo producto estandarte de la firma– permite integrar diversos sistemas empresariales (ERP, bases de datos, aplicaciones empaquetadas, heredadas, etcétera) en un solo ambiente de trabajo. Como en el caso de EntireX e iXpress, la integración se construye a través de una solución empaquetada. Al establecer una vía de comunicación, la empresa obtiene dos capacidades: intercambiar datos entre distintas tecnologías, y acceso a todas las fuentes de información empresarial.

-

Desde una perspectiva corporativa, Sagavista es el producto que define, con mayor claridad, los objetivos renovadores de la nueva compañía: entrar a un nuevo mercado; en este caso, el de la integración de aplicaciones empresariales. Para Daniel Gillis, director ejecutivo de saga Systems, este nicho TI fue uno de los factores que impulsó la renovación de la compañía: “Cuando la administración estadounidense tomó el control de la compañía y empezó a analizar nuevas oportunidades, se establecieron dos conclusiones: en primer término, que Internet, la tecnología cliente/servidor y las aplicaciones empaquetadas, ya conformaban una sólida realidad. En segunda instancia: que las compañías sufrían para conectar a estos elementos entre sí. En ese sentido, SAGA Systems está atendiendo una necesidad de mercado real. No inventamos el nicho, el problema de la integración existía desde hace tiempo”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

¿Qué mente podría haberlo imaginado? El hijo de un dinosaurio TI quiere establecer el orden en el mundo de las jóvenes tecnologías. Que nadie descarte al pasado de la computación.

Ahora ve
México se prepara para el round 5 del TLCAN
No te pierdas
×