¿Protección celular?

-

Los robos de teléfonos celulares se han vuelto tan frecuentes que muchas compañías de seguros exploran este nuevo nicho de mercado. A la fecha, están conectados en México cerca de seis millones de estos aparatos, y cada mes se activan entre 400,000 y 500,000 nuevas líneas.

- El problema es que, por ahora, las coberturas contra los ilícitos son parciales y costosas. Por lo general, las compañías sólo aseguran aquellos celulares que están dentro de un plan de renta fija, protegidos por una tarjeta de crédito. En cambio, los que son activados con un sistema de prepago –y que son la mayoría– no tienen posibilidades de contar con un seguro, pues resultan mucho más atractivos para los ladrones. Desactivar y activar un celular con sistema de prepago es mucho más fácil y, por ende, significa mayor riesgo para las compañías.

- Además, los celulares adquiridos en la calle, y no en establecimientos autorizados, difícilmente pueden ser asegurados. Las compañías exigen tener otro tipo de seguros (como médico, de auto o daños, etcétera…) para vender esta póliza. El servicio tampoco funciona si el aparato fue extraviado, o si se trató de un robo discreto. Sólo se puede cobrar la póliza si hay un acta del Ministerio Público certificando que se perdió en un asalto con violencia.

- Otra desventaja es el costo del deducible, que puede llegar a representar casi la mitad del valor de aparato. Para asegurar un celular de $2,000 pesos, es necesario desembolsar cerca de $110 pesos en la prima y, en caso de robo, otros $700 en el deducible. Además, si finalmente se logra hacer valer la póliza, las aseguradoras pueden tardar hasta dos meses en reponerlo. ¿Vale la pena asegurar estos pequeños aparatos? Saque sus propias conclusiones.

Newsletter
Ahora ve
La historia del bebé que nació con 4 piernas y 2 columnas vertebrales
No te pierdas