¿Qué sabes de Citigroup?

Cada vez sale a la luz más información sobre cómo algunas instituciones financieras manipularon s
Jonathan Weil

El 14 de febrero de 2008, la Oficina del Controlador Monetario (OCM) envió una carta a Vikram Pandit, director ejecutivo de Citigroup, resumiendo los resultados de un informe especial de supervisión que habían finalizado sus examinadores. El resumen de los hallazgos: los controles internos de Citigroup eran un desastre. Lo mismo sucedía con sus métodos de valuación de los bonos vinculados a las hipotecas de alto riesgo (subprime). Entre otras cosas, “se detectaron debilidades en la supervisión del modelo de documentación, validación y grupo de control”, decía el documento. El principal modelo de valuación que el banco estaba empleando “no estaba considerado en un ambiente controlado”, en otras palabras, era poco confiable.

- Ocho días después Citigroup presentó su reporte anual, en el cual expresaba que “la dirección cree que, al 31 de diciembre de 2007, es efectivo el control interno de la compañía y su información financiera”. Pandit certificó el reporte. Y lo mismo hizo Gary Crittenden, entonces director financiero de Citigroup. También se incluyó una carta del 22 de febrero del auditor externo de KPMG, dando fe de la efectividad de los controles de la compañía.

- En ninguna parte del reporte de Citigroup o de KPMG se recordó mencionar los problemas citados por la OCM. La consultora también debería haber notado estos problemas. William O’Mara, socio líder de la auditoría de KPMG a Citigroup, fue parte de la lista de personas copiadas en el e-mail  con la carta de la OCM del 14 de febrero. Entonces, ¿qué era lo que sabían Citigroup y KPMG?, ¿y cuándo lo supieron? La Comisión de Investigación de la Crisis Financiera debió haber respondido a estas preguntas, pero no lo hizo.

- La carta de la OCM a Pandit fue uno de los cientos de documentos publicados por la Comisión de Investigación de la Crisis Financiera en su sitio web antes de terminar su investigación en febrero. En mi entender, no hay ningún indicio de que la comisión le pidiera a los responsables de Citigroup o de KPMG que les explicara cómo justificaban sus declaraciones sobre los controles internos del banco.

- Los jugadores clave permanecen en silencio. Pandit, Crittenden y O’Mara no respondieron a las llamadas telefónicas. El vocero de KPMG George Ledwith se negó a hacer algún comentario con respecto al tema, al igual que Kevin Mukri, vocero de la OCM. La vocera de Citigroup, Shannon Bell, se negó a hablar sobre los hallazgos de la OCM, aunque en un e-mail declaró que las certificaciones de Pandit y Crittenden eran “totalmente apropiadas”.

- El 17 de enero de 2008, en un memo interno dirigido a John Lyons, el examinador a cargo de la revisión, dos miembros del personal de la OCM, Michael Sullivan y Ron Frake, se referían a esta situación de manera clara: “No funcionaron los procesos de control del modelo”. La valuación del modelo de Citigroup para las obligaciones de deudas colateralizadas, decían, “fue realizada a corto plazo y, en gran medida, logró sortear las políticas y procedimientos de control”.

- De alguna manera KPMG y Citigroup decidieron que no necesitaban mencionar esas debilidades. Quizás para ellos se trataba simplemente de una diferencia de opinión.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Cualquiera que haya sido su razonamiento, nueve meses después, Citigroup había recibido 45,000 millones de dólares (MDD) de rescate financiado por los contribuyentes, luciendo aún un balance que hacía parecer que se estaba al frente de una compañía saludable. Una de las empresas que recibió una nota de advertencia por parte de su auditor fue American International Group (AIG). En febrero de 2008, PricewaterhouseCoopers advirtió sobre una debilidad material en las valuaciones de AIG para las coberturas por riesgo crediticio. Por lo tanto, al menos se les anunció a los inversionistas que probablemente los números de AIG estaban equivocados. Esto en realidad resultó ser una tenue descripción de la situación real. Pero en el caso de Citigroup no hubo  advertencia alguna. El público merece saber por qué.

- El autor es columnista de Bloomberg News en Nueva York.
Comentarios: opinion@expansion.com.mx

Ahora ve
Momentos de terror y caos tras ataque terrorista en Barcelona
No te pierdas
×