¿Qué se hace con el ahorro en México?

-
Héctor Chávez

En México, los bancos son los principales receptores del ahorro financiero, al captar casi tres cuartas partes. A diferencia de otras naciones en donde existen fondos de pensiones importantes, cajas de ahorro u otras instituciones, la banca mexicana prácticamente compite sólo con el sector público (valores) y las empresas privadas (emisiones de deuda) en la captación del ahorro financiero, sin contar los recursos invertidos en el exterior.

-

Desde la devaluación de 1994, la banca se ha mantenido en una crisis que le ha impedido cumplir con su función de intermediación al no poder destinar el ahorro que capta a financiar al sector privado. Por su parte, las empresas enfrentaron una severa recesión durante 1995 y 1996, que junto con las altas tasas de interés que prevalecieron en estos años, les impidieron tener acceso a los mercados de deuda mexicanos. La participación de las empresas privadas en el ahorro total cayó al 2.5% en los años posteriores a la devaluación, desde niveles del 5% que alcanzaron en los años previos a la crisis.

-

Aunque las condiciones de la economía mejoraron en 97 y 98, las empresas siguieron sin tener acceso al ahorro nacional, por el incremento en las necesidades de financiamiento del gobierno y las altas tasas de interés que prevalecieron durante el segundo semestre de 1998. En estos dos años las finanzas públicas registraron déficit, por lo que el gobierno tuvo que incrementar la emisión de valores gubernamentales. La mayor competencia por fondos, junto con un entorno adverso en los mercados financieros internacionales, elevaron las tasas de interés domésticas, generando un ambiente desfavorable para el financiamiento de las empresas. El sector público incrementó su participación en la captación de ahorro, desplazando principalmente al sector bancario, siendo un importante obstáculo para que las empresas tuvieran acceso a financiamiento en los mercados de deuda domésticos. Durante este período, el gobierno absorbió el 27% del ahorro, mientras que la banca redujo su participación al 70%.

-

A pesar de que el gobierno argumenta que los déficit públicos programados para 1999 y 2000 son pequeños y “manejables” utilizando criterios internacionales, la evidencia anterior muestra que un déficit público, aunque sea pequeño, en combinación con un sistema financiero inoperante en cuanto a la intermediación se refiere, representan limitantes serias para que las empresas puedan beneficiarse del ahorro de los mexicanos. Por ello, no debe sorprender que las grandes empresas sigan prefiriendo utilizar el ahorro externo, endeudándose en los mercados internacionales.

-

No sólo es necesario que el ahorro interno se incremente para reducir la dependencia de nuestro país del exterior. También se requiere que dicho ahorro sea destinado a financiar la inversión productiva y no que el ahorro de los mexicanos quede atrapado en un sistema financiero paralizado o que se utilice para financiar al gobierno, por más “pequeño y manejable” que sea el déficit público.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El autor es economista en Jefe de Santander Investment México.

Ahora ve
Botellas recicladas dan vida a tablas de surf para todos en Brasil
No te pierdas
×