¿Quién es Albita la cubana?

-

En cada presentación en México, Albita Rodríguez pone a bailar a sus espectadores: su ritmo y su carismática actuación contagian a todos. Con siete álbumes en el mercado –el primero grabado en Cuba en 1988–, la intérprete residente en Miami es una estrella que lo mismo canta en Estocolmo que en una islita del Caribe.

- -

¿Cómo nació en Albita lo musical?
-Desde que tomé una guitarra en mis manos, a los 15 años, sentí la magia y empecé a arrancarle historias, a fundir verso y melodía, canto y poesía; crecí envuelta en versos, por lo que los textos de las canciones me resultan tan importantes.

- -

¿Compones para darle gusto a los demás?
-A mí me gobierna la inspiración e incluso me cuesta crear algo por encargo.

- -

¿Cómo definirías tu música?
-Es cubana mezclada con diversas influencias, pero sin apartarme de las raíces en las que me formé, una inquietud que prevalece desde mis inicios. En la actualidad Francisco Repilado –más conocido como Compay Segundo– es toda una novedad, pero cuando yo cumplí 18 años y grabé su viejo éxito "Chan Chán" me consideraron una especie de loca, luchando contra el embate de lo moderno.

- -

¿Tradicional o moderna?
-Me gusta experimentar, innovar mucho y, al mismo tiempo, hurgar en el pasado, porque creo firmemente que la música es una, la buena, la que perdura.

- -

¿Qué prefieres, un escenario pequeño o un gran estadio?
-Disfruto todos por igual, pues brindan placeres diferentes. Es como el amor mismo, cuya magia radica en las variaciones. Además, me considero afortunada: lo que más me gusta es cantar, componer, tocar la guitarra y bailar, y por fortuna me pagan por hacerlo. Así que donde lo haga, igual en un inmenso teatro que en un pequeño bar, me impulsan la misma fuerza y amor.

- -

¿Cuál es el mejor regalo cotidiano?
-Amanecer con los míos, con una sonrisa, con las flores, amando y cantándole a la vida.

- -

¿Qué ha sido lo más difícil desde tu salida de Cuba?
-Precisamente vivir fuera de mi país, lo que al mismo tiempo –aunque parezca contradictorio– ha sido enriquecedor y me ha brindado una visión más amplia del mundo. Por eso, ando con mi isla en el corazón, mostrándosela a miles de amigos.

-

Newsletter
Ahora ve
Kate del Castillo, una voz para alentar la denuncia
No te pierdas