¿Quién quiere un empujoncito?

Desde mayo está en México Endeavor, una fundación que apoya a empresas pequeñas con grandes idea
Joaquín Fernández

En Endeavor ("esfuerzo" en inglés) todo gira alrededor de un concepto: emprendedor. Esta organización sin fines de lucro, cuya fundadora, Linda Rottenberg, define como "una isla de esperanza", ha sabido entender que América Latina puede ser un lugar tan válido como Silicon Valley o Londres para la creación de compañías punteras e innovadoras. Tan sólo basta detectar el potencial y tener la paciencia de apoyarlo con el fin de que se desarrolle. Gracias a su labor en Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, y ahora en México, el organismo propició la creación de unas 70 firmas, que generaron más de $400 millones de dólares en ventas y una cifra superior a 5,700 empleos.

-

Al contrario de lo que se podría pensar, la institución no da dinero, sólo buenos consejos, pero que para muchos valen más que todo el oro del mundo. Aquellas pequeñas y medianas empresas que se consideren plenamente viables e inventivas podrán disponer en forma gratuita de la asesoría y respaldo de los mejores profesionales en cada área que requieran para realizar su proyecto. ¿Quién dijo que los duendes no existen?

-A cambio de esta ayuda, los beneficiados están obligados a perpetuar el ciclo virtuoso, con la aportación de dinero a Endeavor y dedicando una parte de su tiempo a formar y ayudar a los siguientes proyectos escogidos.

-

El emprendedor, base para el desarrollo
Todo comenzó hace nueve años, cuando Linda Rottenberg, una estadounidense recién graduada en Yale y Harvard, aceptó un trabajo en Buenos Aires para dirigir en el cono sur a Ashoka, una asociación filantrópica que otorga dinero a compañías con vocación social. Tras darse cuenta del enorme potencial emprendedor que existía en América Latina, Rottenberg y el hombre de negocios Peter Kellner decidieron crear Endeavor en 1997, con el fin de impulsar nuevas firmas en la región. Con sede en Nueva York, el proyecto fue expandiéndose por Sudamérica e inmediatamente contaron con el apoyo de los principales empresarios de cada país dónde se establecieron.

-

La fundadora de la organización define el papel de ésta como "un catalizador de emprendedores". Las cifras hablan por sí mismas: el año pasado, a pesar de la crisis por la que atravesó la región, las agrupaciones amparadas por la fundación lograron en conjunto un crecimiento promedio de 46% en sus ingresos y 18% en nuevas contrataciones. Además de apoyar a la gente, la institución imparte seminarios orientados a difundir las virtudes de la creación de empresas.

-

Su ambición no se limita a América Latina. "Ahora que se reconoce nuestro éxito en el desarrollo internacional, se nos ha pedido que expandamos el modelo a otras zonas del mundo", comentó Rottenberg durante la gala que la asociación celebra todos los años en Nueva York. Por eso, en 2003 comenzará a operar en el Cercano Oriente. "Después de los acontecimientos del 11 de septiembre, Endeavor encontró una oportunidad única para canalizar el espíritu emprendedor en un país musulmán, como Turquía."

-

Desembarco en México
Después de Sudamérica la apuesta lógica era México, donde comenzaron a operar en mayo pasado. Para iniciar su aventura en el país, Rottenberg contó con el apoyo de Lorenzo Zambrano (Cemex); Pedro Aspe (Protego); Emilio Azcárraga Jean (Televisa); Elías Cababie (GICSA); Carlos Fernández (Grupo Modelo); Marco Antonio Slim (Inbursa) y Mauricio Santillán (Microsoft).

-Para dirigir las operaciones mexicanas se eligió a César Pérez Barnés, un ingeniero con maestría en administración de empresas del MIT A sus 33 años, este joven trabajó durante un lustro como consultor estratégico y luego fundó Netjuice, un fondo de capital de riesgo basado en Madrid y especializado en empresas de tecnología, que operó en Europa, América Latina y Miami. Tras la debacle vivida en el sector, la firma cerró sus operaciones americanas para sólo seguir su labor en España.

-Después de ocho años fuera de su tierra natal, Pérez Barnés decidió regresar a México y aceptar el ofrecimiento de Pedro Aspe para dirigir Endeavor. "Lo que me llamó mucho la atención es que la institución funciona como un fondo de capital de riesgo, salvo que la inversión directa no viene de nosotros. Podemos ayudar a fondear y ofrecer asesoría a través  de consultoras, bancos de inversión o selección de ejecutivos. Una vez elegida la empresa, identificamos tres o cuatro metas que tengan mucho impacto y ayudamos a que se cumplan."

-

Líderes bajo la lupa
La agrupación busca a dirigentes natos y los somete a un riguroso proceso de eliminación. "Me dieron un formulario que tardé tres semanas en llenar por todos los datos que pedían –cuenta Martha Debayle, presidenta de Bbmundo, una de las primeras emprendedoras elegidas por Endeavor México–. Empezamos 40 candidatos y quedamos tres. Vinieron de Nueva York a entrevistarnos y luego nos llevaron a Buenos Aires, a otra selección."

-

Desde que fue elegida en mayo, la empresaria describe su trayectoria como "seis meses de luna de miel". En la organización identificaron las grandes posibilidades de su compañía –dedicada a generar contenido para mujeres embarazadas y padres de niños de hasta seis años mediante programas de televisión, radio, internet– como un poderoso medio de difusión para marcas multinacionales.

-

"Endeavor me brinda un enorme valor agregado. Yo no tengo formación de escuela de negocios y su labor de consultoría no tiene precio. Este verano me visitaron dos MBA de la Universidad de Berkeley para delinear estrategias a plazo de la marca", comenta. Además, pudo recurrir sin costo alguno a una importante firma de contratación de ejecutivos para reclutar al nuevo CEO.

-

Además de Debayle, ya hay otros tres mexicanos elegidos. Javier Arredondo, director de Editorial Mapas, es uno de ellos. Su compañía edita la revista Travesías y la edición mexicana de Gatopardo, y acaba de comenzar a desarrollar guías de viaje. "Nos va  bien y estamos creciendo demasiado rápido –dice–. Nos preocupa mucho la velocidad y creemos que Endeavor nos puede orientar para no cometer errores."

-

No todos los proyectos están vinculados con los medios de comunicación: el tercer empresario seleccionado es Alain Favier, cuya empresa –Exaqt– fabrica equipos de seguridad para grandes superficies.

-

El cuarto es Jorge González Gasque, director de Adam Technologies, quien desarrolla software para recursos humanos. "Nacimos en 1988 y tenemos 150 empleados, con oficinas en México, Monterrey, Caracas, España y representantes en toda América Latina. Endeavor nos puede auxiliar para desarrollar todo nuestro potencial", explica el empresario.

-

Y esto es sólo el principio. Pérez Barnés espera verse inundado de proyectos en los meses que vienen para seleccionar a nuevas firmas y así diseminar las virtudes de la cultura emprendedora en las cuatro esquinas de la república. "La agrupación ayudará a que se creen las condiciones para que comience a prosperar el capital de riesgo", agrega.

-

También están los que se ofrecen a colaborar de forma gratuita con la organización, como José Alberto Denogean Botaya, socio de la casa de contratación de ejecutivos Heidrick & Struggles. Gracias a él, Debayle encontró al CEO que estaba buscando sin pagar los $40,000 dólares que normalmente cuesta esa asesoría. ¿Qué interés tiene en regalar sus servicios? "Da buena imagen y, más adelante, cuando la compañía siga creciendo, esperamos que se acuerden de nosotros al contratar nuevos directivos."

-

Está claro que, desde sus administradores hasta sus beneficiados, todos los que rodean a Endeavor tienen la saludable costumbre de pensar a largo plazo. Y eso, de por sí, ya es todo un novedoso factor de desarrollo en América Latina.

Ahora ve
El decálogo de Peña Nieto sobre la implementación de reformas estructurales
No te pierdas
×