¿Se consolidará la recuperación?

El despegue económico de este nuevo año –amenazado por factores de diversa índole– dependerá s
Alejandro Castillo

De acuerdo con la estrategia económica de esta administración, el año que inicia deberá arrojar los primeros frutos del crecimiento después del drástico ajuste que se impuso al país a partir de diciembre de 1994. No obstante, además de factores intrínsecos, hay otros externos o ajenos al ámbito económico que podrían reducir la firmeza de ese crecimiento.

-

Según los Criterios Generales de Política Económica para 1997, la economía deberá crecer por lo menos 4%. Si se alcanza ese objetivo, al término del tercer año del gobierno del presidente Ernesto Zedillo el PIB del país se encontrará apenas 1.9% arriba del que se registró en 1994.

-

Entre los elementos que posibilitarán el desarrollo se menciona a las exportaciones, que deberán crecer a una tasa de 13%, muy inferior al ritmo de 20% registrado en 1996. No obstante, se calcula que el aporte de éstas al crecimiento de la demanda agregada será de 3.5 puntos.

-

Asimismo, se espera que la inversión total crezca 12.55%, a pesar de lo cual su nivel se ubicará 13.6% abajo del registrado en 1994. Por su origen, se proyecta que la inversión pública se incremente 6.58% y la privada 14.41%. De cumplirse las expectativas, la contribución de las inversiones al crecimiento de la demanda agregada será de 1.91 puntos.

-

El otro factor de crecimiento será la recuperación del consumo. Se calcula que, debido al efecto de la inflación sobre los ingresos, a la caída del empleo, la contracción del gasto y la restricción del crédito, en 1995 el consumo disminuyó 6.85%. Para 1997 se espera que aumente 2.2%, a medida que crezca el empleo, disminuya el endeudamiento de las familias y se recupere el salario real. La contribución del consumo a la demanda agregada se estima en 1.78 puntos.

-

Considerando esos factores y un crecimiento de 28.8% en el renglón de variación de existencias, el objetivo gubernamental es lograr un incremento de 7.4% en la demanda agregada. En otro orden, se espera que el PIB aporte 4.0 puntos y las importaciones 3.4 puntos al crecimiento de la oferta agregada.

-

¿Preparados para los sustos?
-
A partir de la gran capacidad de recuperación mostrada por la economía nacional, podría ser factible alcanzar el objetivo de crecimiento establecido en los Criterios. Sin embargo, los avances que se logren serán más o menos sólidos en función de cómo se combinen los diferentes instrumentos de política económica.

-

En un contexto en el que se espera un déficit público de 0.5% del PIB, priorizar el objetivo de frenar la inflación en un nivel de 15% obligará a aplicar una política monetaria restrictiva y a contener las variaciones en el tipo de cambio. En tanto que esas medidas frenan la demanda interna y restan competitividad a las exportaciones, también podrían poner en riesgo el propósito de lograr un crecimiento de 4%.

-

Pero además, hay otros elementos que dificultarán la aplicación de la estrategia gubernamental.

-

El primero es de carácter político. Este año se realizarán elecciones de diputados federales y de gobernadores en varias entidades (incluida, por primera vez, el Distrito Federal). Aunque la sociedad mexicana parece estar madura para llevar adelante esos procesos, pudieran enfrentarse algunas resistencias que generen inestabilidad. Asimismo, la posibilidad de una mayoría opositora en el Congreso podría frenar algunas iniciativas impulsadas por la administración zedillista.

-

Sin duda, un sistema con contrapesos, que obligue a buscar consensos, dará más solidez a cada paso que dé México hacia su verdadera modernización. Sin embargo, también podría dar lugar a que los capitales especulativos aprovecharan la ocasión para obtener del Banco de México mejores tasas, aunque ello encarezca el financiamiento.

-

Cabe señalar que de $19,110 millones de dólares que se captaron por concepto de inversión extranjera durante enero–septiembre de 1996, 75% correspondió a inversiones en cartera. Además, en ese periodo hubo un pago neto de intereses por $7,805 millones de dólares.

-

Otro factor que podría generar problemas se relaciona con el entorno mundial. Hasta ahora las tendencias han favorecido el crecimiento de la economía estadounidense, pero ya se advierten algunos factores que podrían afectarla, como el desempleo en Europa –región que cada vez se acerca más a su compleja y problemática integración– o la competencia de Asia. A ello se agrega un sistema financiero mundial que, en su aparente fortaleza –todas las bolsas del mundo crecen desaforadamente–, no alcanza a medir su debilidad. En este sentido, el acelerado crecimiento de Wall Street ya es motivo más de preocupación que de confianza y sus momentos de nerviosismo podrían ser cada vez más frecuentes, con el consiguiente efecto sobre las tasas de interés y la inflación mundial.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

No es posible señalar con exactitud cuando se producirá el ajuste. De cualquier manera, una vez que ocurra éste tendrá implicaciones para la economía nacional y, quizá, para la doctrina económica en boga.

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×