¿Servicio al cuarto?

-

Después de haberse concentrado en la arquitectura espectacular, los restaurantes, el servicio personalizado, los centros de negocios, gimnasios y otros servicios, los hoteles han empezado a enfocarse en lo que sus huéspedes desean en verdad: una buena noche de sueño.

-

En el Meliá Reforma de la Ciudad de México, por ejemplo, los clientes pueden escoger su almohada de un menú de 11 tipos distintos. Uno se pregunta si algún huésped pasará la noche despierto, ante la duda de no haber hecho la elección correcta.

-

Westin Hotels, por su parte, va más allá de las almohadas e instala “camas celestiales”. Un colchón rematado en almohada con tres sábanas, edredón y almohadas de plumas. Este lujo no se ofrece todavía en México, pero pronto estará disponible.

-

Hilton va aún más allá con sus cuartos “Sleep Tight” (para dormir bien) en algunos de sus hoteles. Colchones rematados en almohada, junto con lo que llaman Heart and sound soothers (tranquilizadores de corazón y sonido), aparatos que crean “sonidos blancos” propicios para la somnolencia. Es posible sellar las cortinas con una tira magnética para no dejar pasar la luz mañanera. Además se proporcionan antifaces y tapones para los oídos.

-

Aquí en México, el tamaño parece ser lo más importante. En los hoteles de primera clase y de lujo han desaparecido las camas sencillas y las matrimoniales. El huésped puede elegir un cuarto ya sea con dos camas queen size o una cama king-size. Alrededor de 70% de los cuartos están amueblados con lo que la industria denomina double queens. Prepárese para una noche de sueño en su próximo viaje.

Ahora ve
No te pierdas