¿Un camino sin final?

-
Andrés Piedragil Gálvez

“Mientras más grave sea la crisis, más radicales serán los cambios, y para bien”, así respondía un empresario mexicano a una de las preguntas del Indicador empresarial de Expansión. Esta investigación, artículo de portada de la edición número 434 de la revista (febrero 19 de 1986), reunía las opiniones de 250 hombres de negocios en torno al futuro económico y político del país.

-

De acuerdo con los juicios emitidos en ese momento, el porvenir era un tema que no producía frases cargadas de optimismo. “El gobierno tiene que recuperar la confianza del sector productivo, como condición para empezar a solucionar la crisis económica”, decía uno de los consultados. Otro consideraba que cualquier mejoría era prácticamente imposible: “Mientras no ocurra un cambio político importante, estaremos peor.” Y había algunos francamente desesperanzados: “Dudo de la inteligencia, así como de la buena voluntad de los dirigentes de todos los sectores, inclinados a atender sólo sus intereses.”

-

Ya pasaron 17 años desde la publicación de ese ejemplar. Probablemente muchos de los empresarios que respondieron a la convocatoria de Expansión nunca se imaginaron un país como el actual: un Presidente de filiación panista, un regente capitalino izquierdista, el priísmo como oposición política, entre otras situaciones que desde la perspectiva de 1986 parecían dignas de una novela de ciencia-ficción.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Sin embargo, también valdría la pena preguntarse: ¿el camino político y económico del país cambió para bien? ¿Las crisis económicas padecidas resultaron útiles para tomar decisiones difíciles y mejorar el rumbo de la nación?

Ahora ve
Esta fue la reacción de Mark Zuckerberg al saber que estudiaría en Harvard
No te pierdas
×