¿Y el milagro?

Chile defiende sus avances económicos
Ivan Witker

Los fuertes temporales de viento y lluvia que azotan el sur de Chile estas últimas semanas y que contrastan fuertemente con la aguda sequía que vive el resto del país, parecen haber llegado a los ambientes políticos santiaguinos, dejando a su paso damnificados y víctimas, que han debido evacuar rápidamente sus oficinas de gobierno.

-

El presidente Eduardo Frei dio un golpe de timón, que dejó a varios ministros fuera de su gabinete y generó un ambiente de optimismo moderado entre políticos y empresarios.

-

Telón de fondo es el súbito deterioro que el país ha sufrido en los meses recientes. El fuerte crecimiento del PIB registrado estos últimos 18 años, la cara más visible del milagro económico chileno, pasó a la historia en tan sólo unos meses. La última estimación del Banco Central habla de un magro 0.5% para este año. Causantes del desplome son la caída del precio internacional del cobre y la pérdida de mercados en Asia, adonde se dirigían 35% de las exportaciones. El desempleo subió a 12%.

-

El cuadro se vio agravado por una aguda sequía en los principales valles agrícolas de la zona central del país, la que, a su vez, desembocó en una crisis energética que mantiene a oscuras las principales ciudades varias horas al día. La situación política también se ha deteriorado, pues tras el arresto del general Pinochet en Londres, los temas inconclusos de la transición han resucitado.

-

Para empeorar las cosas, estas últimas semanas se desataron un movimiento huelguístico universitario de dimensiones nacionales y una verdadera rebelión de indígenas en el sur del país; fenómenos que el gabinete ha abordado hasta ahora de manera indecisa y ambigua.

-

El nuevo gabinete se encargará de aplicar una serie de medidas económicas. La más fuerte es la baja de las tasas de interés, por parte del Banco Central, de 5.75 a 5%, que podría inducir a los empresarios a masificar sus inversiones y elevar el nivel del empleo. En 1997, el instituto emisor había subido las tasas para revertir el excesivo gasto que estaba llevando el déficit de cuenta corriente a niveles insostenibles, por sobre 6% del PIB.

-

Los principales dirigentes empresariales valoraron la decisión de Frei, aunque manifestaron su escepticismo de que tengan un efecto rápido, especialmente sobre el empleo. El ex ministro de Hacienda del gobierno militar Hernán Büchi, considerado un gurú del empresariado local, apoyó las medidas aunque advirtió que el fisco debe reducir sus gastos.

-

Los chilenos parecen haber quedado con la sensación de que las medidas son positivas y que la esperanza no debe diluirse. Los nuevos ministros saben también que deberán esforzarse, pues el tiempo corre en contra de ellos. El país aguarda elecciones presidenciales para diciembre de este año y si bien la coalición gobernante es favorita, sus líderes saben que un ambiente de deterioro es caldo de cultivo para sorpresas desagradables.

-

Newsletter
Ahora ve
¿Qué es lo que necesita una persona para trabajar en Facebook?
No te pierdas