Generación Yo

Cómo crear un ambiente de trabajo para la fuerza laboral del mañana: los nativos digitales.
Karsten Jonsen, Stephanie Weg y Rafael Martín / IMD

Los nativos digitales, también conocidos como miembros de la generación 'Yo', están ingresando al mercado laboral o están a punto de hacerlo. Sus hábitos y comportamientos personales, moldeados por el mundo digital en el que han crecido, tendrán implicaciones en el futuro de los negocios y en las interacciones entre empleados y patrones.

Con la finalidad de ayudar a responder estas preguntas, exploramos algunas de las principales características de los nativos digitales.

Juguetones

La generación Yo ha crecido en tiempos de abundancia. La disponibilidad de recursos y la seguridad que experimentaron durante la niñez y la adolescencia han creado una forma de pensar que se enfoca menos en las obligaciones y más en la diversión.

A estos jóvenes les gusta establecer sus propias reglas, gozar la libertad y evitar, en lo posible, las tareas desagradables. Este enfoque en 'divertirse' puede dificultar la dirección de este grupo, que suele distraerse con facilidad y no está tan orientado a los procesos como podrían desearlo sus jefes.

El ángulo positivo es que esta nueva generación aporta una clase distinta de energía al lugar de trabajo, al que ven como algo más que una simple obligación.

Merecedores

Los miembros de la generación Yo asumen que tienen derecho a determinadas cosas, que el mundo les debe algo. El sentido de merecimiento ha creado una generación cuyos integrantes llegan a trabajar sintiendo que ellos son el proyecto.

Al mismo tiempo, forjan sus carreras de manera independiente. Les encantan los ‘tratos a la medida’ y se preocupan por los beneficios más que por el dinero. Están deseosos de tomar nuevos rumbos en su carrera y de desarrollar habilidades personales y versátiles para hacer crecer la única marca a la que son leales: Yo.

Instantáneos

La generación Yo suele tener la información en la punta de los dedos, en cualquier momento y en cualquier lugar. Dado que crecieron con la computadora, estos jóvenes han desarrollado mentes de hipertexto y prefieren el acceso rápido y aleatorio.

En cuanto al lugar de trabajo, la generación Yo puede aburrirse muy fácilmente y necesita mantenerse comprometida con la gratificación al instante y con la interacción constante. Si bien es cierto que los tramos de atención son cada vez más cortos y que el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) ha alcanzado niveles sin precedente, eso no significa que no puedan poner atención. Más bien, deciden no poner atención si el contenido no despierta su interés.

Una vez que el reto de atraer su atención es vencido, esta generación puede reaccionar y hacerse cargo de las cosas rápidamente; se adapta al cambio con facilidad y es mejor que las generaciones anteriores para manejar y asimilar el cúmulo de información, a menudo abrumador, con el que hay que lidiar en el mundo actual.

Digitalmente dependientes

La generación Yo consta de nativos digitales que hablan el idioma digital. Consideran que estar ‘fuera de línea’ es una limitación para operar. En el trabajo se les dificulta manejar las interrupciones provocadas por sus múltiples dispositivos. Invierten incalculables cantidades de tiempo navegando en línea, lo cual puede resultar en menos productividad y menos eficiencia.

En contraste, ninguna fuerza laboral ha sido más flexible, más conectada y más fácil de localizar como la que conforman los jóvenes de 20 a 30 años de edad.

Participativos

Los nativos digitales tienen opiniones y muchas ideas. Acostumbran generar y compartir información en vez de simplemente consumirla de manera reactiva y pasiva. Tienden a ser abiertos y honestos acerca de sus sentimientos. En el lugar de trabajo, la generación Yo desea que sus opiniones sean escuchadas y demanda poder, a menudo más allá de su estructura real de habilidades. En ocasiones, cuando se les pide que hagan un trabajo comentan y comparten sus opiniones con mayor frecuencia que las generaciones anteriores.

Esta generación se distingue por ser colaboradora y por sentirse cómoda trabajando en equipo; esto aporta a la empresa acceso a recursos que, normalmente, estarían fuera de su alcance. Las redes externas son cada vez más importantes para la innovación, y nadie las domina mejor que los nativos digitales.

Cómo abordar el reto

Para 2018 se espera que la generación Yo constituya 50% de la población en edad de trabajar en los países desarrollados. Los directores, muchos de los cuales pertenecen a generaciones anteriores, tienen que lidiar con las conductas y expectativas de esta nueva generación, además de acortar la brecha entre las distintas formas de pensar y, al mismo tiempo, obtener el máximo de productividad y satisfacción mutua.

Considera estos consejos para retener como empleados a los demandantes, juguetones y obstinados nativos digitales:

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Reconoce el desempeño de todos mediante recompensas (y sanciones) inmediatas por los resultados. Procura que haya transparencia alrededor de las responsabilidades y la compensación, y deja en claro que es ¡un privilegio y un honor trabajar en tu empresa!

Cuando se trate de la generación Yo, los líderes de negocios deben ser conscientes de los tiempos y de cambiar con ellos para no quedarse en el pasado. Aquellas empresas que entienden y valoran el poder de los nativos digitales tendrán una ventaja competitiva en el futuro. Sin embargo, los directores tendrán que usar métodos y comportamientos nuevos y, a menudo, sutiles al tratar con esta generación, que no es nada sencilla. Esto no significa que todo lo que hemos hecho en el pasado para atraer y retener el talento sea obsoleto.  El poder ha cambiado y 'nosotros' podemos aprender de los más jóvenes tanto como 'ellos' pueden aprender de nosotros y de la gerencia que se adapta a los nuevos desafíos.

APROVECHAMIENTO
Considera estos cuatro pasos al momento de ejercer tu liderazgo con los llamados nativos digitales:
1. Dales libertad
Trata de ser tan flexible como te sea posible. Implementa el ALSR (Ambiente Laboral sólo por Resultados) de manera que todos tengan la libertad de ser como quieran ser mientras el trabajo se realice.
2. Genera un sentido de propiedad
Especifica objetivos precisos y establece límites de manera explícita con objeto de que conozcan las reglas y el resultado que se espera. Esto les brinda el espacio para desarrollar su creatividad y verdaderamente sentir la propiedad respecto de una tarea.
3. Prepáralos (y permite que te preparen)
Tutelaje y coaching son aquí las palabras mágicas. Después es importante empoderar a los empleados de la generación Yo, así como dejarles que enseñen al resto del equipo (y a ti).
4. Recompénsalos todos los días
Los miembros de la generación Yo quieren cosas y las quieren ahora; procura mostrarles los beneficios a corto plazo, manteniendo al mismo tiempo una visión de conjunto.
Ahora ve
Esta empresa quiere hacer realidad el auto volador en el año 2019
No te pierdas
×