Carlos Slim: el enigma de la sucesión

El hombre más rico del mundo no ha revelado su plan pero ha trabajado en el relevo generacional; ha dado poder de decisión a su familia y sus tres hijos varones lideran las firmas más importantes.
carlos slim  (Foto: AP)
María Luisa Aguilar

¿Cuál es el plan de sucesión del hombre más rico del mundo? Carlos Slim aún no lo divulga, pero lo cierto es que desde hace más de una década ha construido con cuidado un relevo generacional para su reemplazo en los negocios y ha puesto a la cabeza de sus firmas más importantes a sus tres hijos varones: Carlos, Marco Antonio y Patrick.

El tema de la sucesión, de hecho, no preocupa a los accionistas pues las empresas de Slim, cuya fortuna ronda los 54,836 millones de dólares (mdd), están resguardadas en un fideicomiso familiar en el que sus siete miembros (el empresario y sus seis hijos) comparten y deciden sobre la misma fortuna.

Según expertos en gobierno corporativo el proyecto de sucesión lleva 15 años gestándose y la operación actual de las empresas ya deja ver dicho plan, aunque la figura del patriarca siga dominando la toma de decisiones.

"Así como sigue las estadísticas de beisbol (al cual es aficionado), Slim debe tener un panel de control o, cuando menos, un mapa en su mente de cada movimiento que realiza", dice Adalberto Palma, especialista en gobierno corporativo.

El empresario de 71 años les ha enseñado a sus descendientes que la experiencia se adquiere con la práctica y busca que con su relevo aumente el valor de sus siete empresas públicas.

"Les dice que hay que manejar los negocios como si fueran una tienda de abarrotes: desde el mostrador", dice José Martínez, autor del libro Carlos Slim, retrato inédito.

Todos son dueños...

La figura legal que eligió Carlos Slim para administrar su fortuna es un fideicomiso familiar mayoritario, que busca que haya orden en el patrimonio familiar.

"Se trata de garantizar una sucesión estable y ordenada que no ponga en juego la inversión de otros accionistas ni el futuro de la empresa", dice Roberto Danel, presidente del Comité de Mejores Prácticas Corporativas del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Con este modelo, Slim y sus seis descendientes son dueños de 19.03% de las acciones de América Móvil. Algo similar sucede en el resto de las compañías. Sin embargo, en el día a día de las empresas no todos deciden sobre el rumbo de su patrimonio.

Si bien cada uno de sus seis hijos posee una tenencia accionaria similar en las distintas empresas de Carlos Slim, el patriarca eligió sólo a sus hijos varones para comandarlas. El destino de la fortuna más grande del mundo está en las decisiones de Carlos, Marco Antonio y Patrick.

... pero sólo unos deciden

En la familia Slim difícilmente se cumplirá la teoría de padre ahorrador, hijo derrochador. "Ellos saben que tienen trabajo para varias generaciones", asegura José Martínez.

Contrario a la práctica común de que el hijo mayor asume la mayor responsabilidad del negocio, Slim designó a Patrick, su tercer hijo varón, al frente de América Móvil desde 2004, la empresa con más potencial del imperio Slim.

Fue hasta la fusión con Telmex en 2011 cuando Slim le dio a Carlos, el primogénito, la misma responsabilidad que a su hermano como copresidente del consejo de administración del gigante de las telecomunicaciones.

"Patrick ha vivido la modernización de las telecomunicaciones desde antes de la creación de América Móvil, mientras que Carlos estuvo muy concentrado en la expansión de Grupo Carso", asegura Martínez.

El segundo hijo varón de Slim, Marco Antonio, fue el primero en sumarse al negocio familiar en el año 1992, y también el primero en recibir el encargo de su padre de dirigir y presidir una de sus compañías, Grupo Financiero Inbursa.

Estos movimientos coinciden con un plan de sucesión preventivo, aunque sujeto a la eventualidad, como cualquier actividad humana, comenta Ricardo Aparicio, director del Centro de Investigación para Familias de Empresarios del IPADE.

"Si quiero que un hijo dirija el negocio, lo tengo que formar desde temprana edad. Una cosa es tener vocación empresarial y otra es asumirse como dueño. El tema es que el apellido por sí solo no capacita, ni en un terreno ni en otro", agrega.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El complemento perfecto de la estrategia de sucesión de Slim ha sido integrar equipos gerenciales muy efectivos y tener la asesoría de un grupo de profesionales no consanguíneos, dice Palma.

Entre los miembros involucrados en los negocios de Carlos Slim están sus yernos, Arturo Elías Ayub, Daniel Hajj y Fernando Romero. El primero, actualmente es director de Alianzas Estratégicas de Teléfonos de México, mientras que Hajj es director general de América Móvil. Por su parte, Romero estuvo a cargo de la reciente construcción del museo Soumaya.

Ahora ve
China y Trump ponen la tensión en la reunión de la OMC en Argentina
No te pierdas
×