Larga vida a Blockbuster

México es uno de los países más redituables para la firma de renta de películas; pero ahora tendrá que enfrentar la llegada de Netflix.
1074 picf014  (Foto: Adán Gutiérrez)
Leonardo Peralta

"Veo cine con mi esposa, mis hijos o, incluso, en el avión", dice Edward Argüelles en su oficina en la colonia Polanco, donde también ve películas como parte de su trabajo.

Como director general de Blockbuster en México logró lo inimaginable: hacer crecer una compañía de renta de películas en un país dominado por la piratería y bajo una creciente amenaza por la oferta de las cableras y las descargas de internet.

La renta de video en México empezó en la década de los 80 con los primeros videoclubes como Videocentro y Videovisión, que llegaron a 900 sucursales. Pero el DVD y la piratería hicieron que en 2001 con el cierre de Grupo Videovisa, holding de estas marcas, Blockbuster quedara casi como el único participante del mercado.

Blockbuster consiguió "socios", como le llaman a sus suscriptores, en tres millones de casas en 72 ciudades, lo cual representa una décima parte de los hogares nacionales, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Esta cobertura sorprende en un país donde 90% de los DVD que existen son piratas, según Federico de la Garza, director general de la Motion Picture Association.

Para el director de Blockbuster, la receta que le ha funcionado en México y lo ha convertido en uno de los países más rentables para la firma estadounidense, consiste en desarrollar una relación cercana con sus clientes.

"Los escuchamos y les damos lo que quieren al precio más razonable posible. Tenemos un día al mes donde las rentas son por 10 pesos y en otros a 15 pesos", dice Argüelles.

Además, la empresa tiene una estrategia inusual de crecimiento, pues casi todas las sucursales son propiedad de Blockbuster. "Con la franquicia pierdes un poco de control de calidad. No es que los franquiciatarios sean malos, pero nuestra fortaleza está en la forma consistente en que operamos las tiendas", explica el directivo.

El último mohicano

La bonanza de Blockbuster en México, con cinco años consecutivos de ingresos récord y la promesa de abrir una decena de tiendas más este año, contrasta con la situación de su casa matriz en Estados Unidos.

De acuerdo con el último reporte anual de la compañía a la Bolsa de Nueva York, sus ingresos en EU cayeron en un año más de 25% (hasta 2,016 millones de dólares), forzando a la empresa a entrar en un proceso de quiebra, del cual fue rescatada por la compañía de televisión restringida Dish en abril de este año.

"La competencia de Netflix acabó con Blockbuster", opina Ariel Barlaro, vicepresidente de Dataxis, una empresa de análisis. Netflix es un servicio estadounidense de renta de películas por internet y envío de DVD a través del correo postal, que desde finales de 2007 ofrece un servicio llamado Watch Instantly para ver películas en dispositivos conectados a internet con un pago mensual previo.

Los ingresos de Netflix superaron los de Blockbuster al cierre de 2010, sumando 2,160 MDD, a apenas tres años de su lanzamiento.

El pasado 5 de julio, Jessie Becker, VP de Mercadotecnia de Netflix, anunció en el blog corporativo que "en el transcurso de este año Netflix se expandirá en 43 países de América Latina y el Caribe". Pocas semanas después, Televisa y TV Azteca revelaron haber llegado a un acuerdo para usar la plataforma Netflix y comercializar en ella miles de horas de programación. Este anuncio puso de inmediato a Blockbuster México en alerta.

En México ya hay algunos proveedores de Netflix. A través de su empresa Momentum, Patricio Barragán ofrece un aparato que consigue que se le identifique como si estuviera en EU al conectarse a internet y ya el usuario contrata los servicios por sí mismo.

Pero para Barlaro, de Dataxis, Netflix no es tanta amenaza para Blockbuster México. "Las primeras víctimas son los servicios de pago por evento y luego las cableras, las cuales empiezan a perder su razón de ser contra internet", dice.

Argüelles señala como argumento a favor de Blockbuster la ventaja del DVD frente a las descargas digitales. "Un DVD contiene material adicional, y con nosotros pagas sólo lo que consumes, la suscripción no tiene costo mensual", explica. En cambio, Netflix cobra 7.99 dólares mensuales por el servicio de descargas ilimitadas en EU.

Otro factor juega en favor de Blockbuster. Para Luis Roberto Martínez, director de Telecomunicaciones en la consultora PricewaterhouseCoopers (PWC), "si no hay un servicio de internet con velocidad mayor a 10 megabits por segundo (Mbps), es difícil que los servicios de video en línea puedan operar eficientemente", y en México, la velocidad de conexión promedio es de 4.95 Mbps, según el Net Index recopilado por la empresa Ookla.

Competencia en línea

Blockbuster México tiene poco tiempo para reaccionar y diversificar sus productos, pues internet no tiene freno.

Andrés Dorcé, académico en la Universidad Autónoma Metropolitana, advierte que "en los últimos años mucha gente ha optado por diversificar su plataforma tecnológica de consumo audiovisual y por usar también la computadora e internet para entretenerse". Y Martínez, de PWC, dice que, "aunque es difícil conocer las tendencias del consumo de video por internet, el hecho es que su consumo está aumentando, propiciado por sitios como YouTube y portales de descarga ilegal de video".

Por si fuera poco, las empresas de telecomunicaciones se están subiendo al barco de la entrega de películas. Con el nombre de Cablevisión On Demand, la cablera del centro de México ofrece películas a un costo de entre 10 y 40 pesos cada una. De acuerdo con Cristina Garza, directora de Programación en Canana Films, una productora de cine que colabora con Cablevisión, "la empresa distribuye contenido nuestro y nos estamos convirtiendo en curadores de cine de arte para Cablevisión". Según Barlaro, hay cerca de 1 millón de suscriptores a servicios de video bajo demanda en México.

Ante la batalla que se avecina, Blockbuster México ya se prepara. Desde 2006, algunas de sus sucursales incluyen una tienda de videojuegos llamada GameRush que les ha servido como una manera de agregar un mercado de jóvenes ávidos por nuevas formas de entretenimiento, explica Argüelles. También, en el primer semestre de este año empezaron a probar un servicio de entrega de video a domicilio en Guadalajara y preparan su propio servicio de entrega de películas vía digital, que quizá vea la luz cuando Netflix cruce la frontera norte.

Incluso podrían tener sinergias con Dish en México. "Dish es dueño de Blockbuster en EU, y aunque aquí no hay una relación de propiedad directa, seguramente aparecerán oportunidades", señala Argüelles.

Pero el camino será tortuoso. Barlaro, de Dataxis, señala que, "el video en línea será cada vez más popular ante la demanda de los usuarios por ver películas en cualquier dispositivo". Afortunadamente para Blockbuster México, situaciones como la negativa de las autoridades a Telmex para dar video y la petición de los proveedores de internet de que Netflix pague el ancho de banda que empleará su servicio, le dan tiempo extra para actualizarse y mantenerse como proveedor de entretenimiento para el hogar.

Quizás entonces Argüelles tendrá más tiempo, y tranquilidad, para jugar en casa Gears of War, su última obsesión de entretenimiento.

DIVERSIÓN A DOMICILIO
Según la Encuesta Nacional de Hábitos, Prácticas y Consumo Culturales de Conaculta, la TV y el DVD son los reyes del entretenimiento en los hogares mexicanos.
Porcentaje de hogares
97%
tiene televisor.
64%
cuenta con lector de DVD.
32%
posee computadora.
38%
tiene un reproductor de MP3.
22%
tiene consola de videojuegos.
16%
posee pantalla LCD o de plasma.

DE LA CINTA AL SERVIDOR

De acuerdo con Leo Cordero y Cristina Garza, de Canana Films, éstos son los pasos para convertir una película en video on demand (VOD).

1. El director de cine proporciona a Canana Filmsu otra empresa un máster de su filme (cinta en 35 mm, o un archivo en un CD o disco duro).

2. Canana digitaliza la cinta, cuando es necesario, y crea pequeños comerciales y cortos de video con los que la película se promocionará dentro del sistema de Cablevisión.

3. Al mismo tiempo, el equipo legal de Canana revisa, junto con el cineasta, los derechos legales de la película, para asegurar que ésta se pueda exhibir en la red de Cablevisión.

4. Si los derechos son correctos, el video digitalizado se entrega a Cablevisión junto con los cortos para subirlos a su sistema y programarlos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

5. A las cuatro semanas, los cortos aparecen en los canales ‘mosaico’ de Cablevisión y la película queda disponible en los servidores de la empresa para su descarga en el sistema VOD.

FUENTE: Canana Films.

Ahora ve
El 2017 comienza a despedirse con una lluvia de estrellas gemínidas
No te pierdas
×